- Associated Press - Tuesday, December 23, 2014

El lunes el Departamento de Educación dio marcha atrás a una política que ponía a las escuelas y a los maestros -sobre todo en el sur de la Florida- en una situación difícil por las calificaciones de exámenes de estudiantes que están en su primer año de aprender inglés.

Para algunos, podría parecer una pequeña victoria, ya que los estudiantes de Inglés (conocidos como ELLs) tendrán ahora dos años en vez de uno antes de que sus calificaciones de exámenes cuenten en medidas de responsabilidad, sin embargo, en un distrito donde 77,000 aprenden Inglés, Alberto Carvalho, superintendente de las escuelas del Condado Miami-Dade declaró que se sentía “inmensamente entusiasmado”.

“Tendremos más estudiantes ELLs en Miami-Dade que en la gran mayoría de los distritos tienen como población total”, expresó Carvalho. “Esperar que tengan un rendimiento tan rápido o tan eficiente como el de los estudiantes nacidos en el país, probablemente no es algo razonable”.

La decisión es especialmente oportuna. Una gran cantidad de menores de edad sin acompañantes ha llegado al sur de la Florida procedente de Centroamérica durante el último año. Más de 2,000 niños han sido ubicados con familias en los condados Miami-Dade y Broward.

Las calificaciones de exámenes de estos estudiantes se utilizan a la hora de tomar decisiones de importancia. Se tienen en cuenta cuando se dan las notas, algo que puede darle a una escuela un poco de dinero extra o, de lo contrario, obligarla a cerrar sus puertas. Las evaluaciones de los maestros -que se pueden emplear tanto para despedirlo como para darle un aumento de salario- también cuentan.

“El año adicional será de una ayuda tremenda”, dijo Robert Runcie, superintendente de las escuelas de Broward. “Imaginemos que alguien de este país va a otro y que, en sólo un año, se espera se ajuste al nuevo lugar. Estaríamos poniendo a un grupo de niños en una desventaja muy grande, y eso no es justo”.

Carvalho dijo que las cifras de Miami-Dade muestran que el porcentaje de estudiantes de Inglés que comienzan a estudiar la lengua aumenta en 28 puntos durante el segundo año.

Dado que el gobierno federal está de acuerdo en suavizar las normas, la Florida tiene que continuar con la manera en que mide el progreso de los estudiantes, quienes serían examinados, pero solamente su aprendizaje -no la capacidad que demuestren tener en una prueba determinada- se tomará en cuenta en las medidas de responsabilidad.

A principios de este año, el gobierno federal rechazó una solicitud que hizo la Florida para tener un margen mayor en los exámenes. En agosto, Carvalho se unió al gobernador Rick Scott y a Pam Stewart, comisionada de Educación de la Florida, para pedir más tiempo para trabajar con los estudiantes de inglés.

Los educadores de Miami-Dade la dieron la bienvenida a la decisión pero dijeron que hace falta más cambios para poder evaluar acertadamente el progreso de los muchachos. Por ejemplo, a los estudiantes se les exigiría que aprueben ciertas pruebas para poder graduarse de secundaria.

“No me parece que sea un cambio grande para el estudiante”, dijo Yvette Pino, consejera de la secundaria Hialeah Gardens. “Tenemos casos donde los niños se sienten tan desanimados que quieren abandonar la escuela”. Luego, Pino agregó: “Es algo muy frustrante. Usan todos sus créditos. Quieren ir a la universidad pero no pueden porque no logran aprobar la prueba de Lectura”.

Dannielle Boyer es maestra bilingue de Estudios Sociales en la secundaria North Miami Senior High. Todos sus alumnos están aprendiendo inglés, y algunos son analfabetos también en su idioma materno.

Boyer señala que existen estudios donde se muestra que los estudiantes necesitan varios años para aprender un nuevo idioma.

“Trabajamos mucho. Con la Gramática, con la pronunciación’’, dijo Boyer. “Les enseñamos todo lo que se pueda imaginar. Y la realidad es que no van a aprender todo eso en un año o dos”.

Sin embargo, los maestros serán evaluados en función de las calificaciones de sus estudiantes al cabo de dos años.

“Eso es algo que me pone nerviosa”, dijo Annette Quintero, maestra de Estudios Sociales de la secundaria North Miami.

Siga a@Cveiga por Twitter.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide