- Associated Press - Thursday, December 25, 2014

Cuando Miami Dade College tenía aún “Community” en su nombre, y su política de admisión era por lo general bastante generosa, su presidente Robert H. McCabe, defensor de los estudiantes con pobre preparación, insistió en que había que hacer pruebas de refuerzos de artes del lenguaje y matemática a los estudiantes entrantes de primer año.

“A él le preocupaba mucho que todo el mundo podía entrar y luego suspenderse en seguida”, dijo la esposa de McCabe, la historiadora Arva Moore Parks. “Ellos tenían que tomar este examen, y estos cursos, y cuando era hora de graduarse sus notas eran altísimas. Fue una idea original en el momento, y uno de sus mayores logros”.

Durante los 15 años que él dirigió la escuela, McCabe encabezó reformas educacionales, abrió los recintos de Kendall y Homestead, así como varias otras sucursales, y revolucionó la manera en que se recompensaba a los maestros dando aumentos de sueldo por su desempeño en el salón de clase, no sus diplomas e investigaciones.

McCabe, quien convirtió al Miami Dade College de un recinto único a uno de los mayores colleges comunitarios del país con recintos en todo el sur de la Florida, falleció en la noche del martes, su cumpleaños 86, de cáncer.

Cuando él se retiró en 1995 después de 32 años en el colegio, más de 1,000 personas comparecieron en el Crowne Plaza Hotel para desearle buena suerte y escuchar sus cuentos, entre ellos el de cómo una vez desenterraron un camello muerto en el North Campus.

“No es fácil que yo me sienta abrumado, pero me siento abrumado”, dijo McCabe en ese momento. Aquellos que lo querían dijeron que él no era amante de la fanfarronería. El restaba importancia a los elogios. Pero incluso McCabe no podía ignorar lo que él había conseguido en el Miami Dade College llegado el momento de su retiro. “Estoy orgulloso de muchas de las cosas que se han logrado durante el tiempo que llevo trabajando aquí”.

“El era un ser humano excelente, y alguien que amaba de verdad a Miami y entregó mucha de su energía y su amor y su pasión al Miami Dade College, y alguien que siempre se dedicó a construir cosas y que ayudó a muchos por el camino”, dijo el presidente actual del colegio, Eduardo Padrón.

Parks, quien se casó con McCabe, entonces viuda y sin hijos, hace 21 años, considera que el libro de él publicado en el 2000 por Community College Press, No One to Waste: A Report to Public Decision-Makers y Community College Leaders (No desperdiciar a nadie: un informe a aquellos que toman decisiones públicas y líderes de colleges comunitarios), es un aporte duradero a la educación superior comunitaria.

En el libro, McCabe insiste en que la educación de refuerzo tiene que ser una prioridad mayor, no sólo porque es “inseparable” de la filosofía de libre acceso de los colleges comunitarios, sino porque además esa inclusión es una necesidad nacional para asegurar un flujo constante de personas dignas de empleo. Para ser competitivo en el siglo XXI, más de un tercio de jóvenes estadounidenses necesitarán desarrollo de destrezas de información de nivel postsecundario, incluyendo educación de refuerzo, escribió. Los hispanos y los inmigrantes con pobre preparación son desproporcionadamente pobres, lo cual se correlaciona con una preparación pobre a todo nivel de educación, incluso superior.

“Ese era su concepto, en pocas palabras. Tenemos que educar a todos, especialmente en nuestra comunidad”, dijo Parks.

“El se preocupaba mucho por los estudiantes, y se esforzaba incansablemente por asegurar que ellos tuvieran la oportunidad de alcanzar el éxito”, afirmó Padrón de la iniciativa de cursos de refuerzo de McCabe.

McCabe, nacido el 23 de diciembre de 1928 en Nueva York, se graduó en 1952 en la Universidad de Miami y empezó como maestro de educación física en Redland School. El entró al entonces Miami-Dade Community College en 1963, recién salido de un programa de doctorado en Texas. Peter Masiko, el presidente del MDCC, contrató a McCabe como su asistente. Su sueldo de entrada: $10,000 al año.

En esa época las cosas eran simples. Había un solo edificio, en una antigua estación aérea de la Marina de Guerra cerca del aeropuerto de Opa-locka, en el cual se albergaba la escuela entera. Miami Dade creció luego a siete recintos universitarios.

McCabe siempre bromeaba que él llegó “antes de que hubiera polvo”. No estaba muy lejos de la verdad. En un inicio, los estudiantes no tenían dónde estudiar carreras relacionadas con la medicina, y no existían recintos en Kendall, Homestead o el downtown de Miami.

Kendall, en esa época antes de la construcción, estaba al borde de los Everglades. El enorme Kendall Campus abriría en 1967 en SW 104 Street y apoyó muchos de los programas deportivos de la escuela, incluyendo natación, campo y pista, tenis, baloncesto y voleibol. McCabe abrió el Wolfson Campus, en el downtown de Miami, que es ahora la sede anual de la Feria Internacional del Libro de Miami, el Centro Médico (Medical Center) y Homestead.

En1969, a McCabe le fue ofrecido el puesto de vicepresidente ejecutivo, tras un breve período como presidente de Essex Community College en Newark, Nueva Jersey. El continuó como vicepresidente ejecutivo durante 11 años hasta que Masiko se retiró en 1980. McCabe fue nombrado como el segundo presidente del college.

David Lawrence Jr., director retirado del Miami Herald y conocido a nivel nacional por su labor por la “preparación escolar”, calificó a McCabe de “uno de los grandes constructores” de la moderna Miami.

“Es difícil pensar en una institución mas importante para el futuro de nuestra comunidad que la que se conoce hoy día como Miami Dade College, y Bob McCabe fue el líder que la lanzó al camino de la excelencia”, afirmó Lawrence.

Con sus ideas inusuales para el mejoramiento de la educación, McCabe fue capaz de convertir la escuela en el mayor college de dos años y ayudar a crear lo que es ahora el Centro de Wolfson de Historia de Multimedia.

“Muchas personas en la escuela me decían a menudo: ‘Te van a despedir en menos de seis meses’”, dijo McCabe al Herald cuando se retiró.

A lo largo del mandato de McCabe, la población de la escuela cambió. Cuando McCabe empezó en la escuela, era 80 por ciento anglosajona, y académicamente sólida. Pero cuando él se retiró, era 80 por ciento perteneciente a minorías, y más del 75 por ciento de los estudiantes entrantes de primer año tenían que tomar clases de refuerzo.

En 2007, McCabe, quien era presidente emérito del Miami Dade College y ex presidente de la Junta de Colleges, escribió una columna que se publicó en el Miami Herald expresando su preocupación sobre los exámenes estandarizados estatales.

“El sistema de educación de la Florida tiene que mejorar para ayudar a que nuestros estudiantes alcancen el éxito”, escribió. “Nuestro futuro depende de ello”.

Aparte de su esposa, a McCabe lo sobrevivieron sus hijastros Robert y Gregory Parks y Carey Guerra; sus nietos Alex, William e Isabelle; y sus queridos perros. Se planea una celebración de su vida para el 9 de enero en el Wolfson Campus. La información sobre su servicio funerario se anunciará el miércoles.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide