- Associated Press - Saturday, November 1, 2014

Una de las batallas congresuales más costosas de la Florida –con un costo de casi $14 millones hasta el viernes– se está llevando a cabo en Miami entre el representante federal Joe García y su oponente Carlos Curbelo. Pero ninguno de los dos candidatos puede decir que ha gastado la mayor parte de ese dinero.

Eso se debe a que los mayores gastos han sido hechos por fuerzas fuera de su control: grupos políticos independientes, los cuales han invertido alrededor de $8.5 millones en la campaña.

Olvídense de que toda la política era local. Toda la política se ha hecho nacional.

Ese portentoso cambio puede beneficiar a retadores como Curbelo, republicano que ha recaudado menos fondos por su cuenta que García, el titular demócrata. Los fondos independientes han ayudado a Curbelo en la batalla, pero él afirma que no se siente del todo cómodo con eso.

“En general, me parece poco afortunado, porque uno no controla el mensaje”, dijo “Aunque creo que aquellos que se postulan para un cargo agradecen todo el apoyo que se les brinde, debería haber una manera mejor. Los candidatos son –y deben ser– los protagonistas”.

Se ha gastado más dinero este año en la campaña por el 26 distrito congresual que en el 2012 y el 2010 combinados. Dos años atrás, la campaña entre García y el entonces representante David Rivera costó unos $2.3 millones, de acuerdo con el Centro por una Política Reactiva (Center for Responsive Politics), agencia no afiliada a partidos. Hace cuatro años, cuando republicanos y demócratas se enfrentaron por un raro escaño vacío, la campaña costó alrededor de $5.8 millones, lo cual en ese momento resultó sorprendente.

En conjunto, esas campañas suman un total de $8.1 millones: unos $6 millones menos que este año. Y el Día de Elecciones no es hasta el martes.

Toda cuenta que se lleve de gastos independientes en la campaña es imperfecta, y probablemente subestima el total verdadero por toda una serie de razones. Parte de ese dinero, especialmente del lado republicano que tuvo una primaria reñida, se gastó antes de agosto. No todos los grupos políticos tienen que reportar los gastos que han hecho con mucha antelación al Día de Elecciones.

El resultado del torrente de gastos independientes, no obstante, está claro. Las campañas se adhieren a los mensajes nacionales, lo quieran o no los candidatos locales, y la mayoría de esos mensajes son negativos. Los partidarios de García critican a Curbelo con respecto al Seguro Social. Los partidarios de Curbelo critican a García con relación al Obamacare.

“Los gastos independientes permiten a los candidatos exportar la negatividad, y los gastos independientes, que son en gran medida negativos, son financiados por personas que, en gran medida, no viven en el distrito”, dijo Kathy Kiely, jefa de redacción de Sunlight Foundation, no afiliada a partido, la cual sigue la pista a los gastos políticos. “Eso va a afectar el tono de la campaña. Puede afectar el entusiasmo de los votantes por acudir a las urnas. Y los dos lados lo hacen”.

Los comités de acción política conocidos como “súper PACs” y las agencias de activismo sin ánimo de lucro adquirieron un papel más importante en la política luego de que el fallo del Tribunal Supremo de EEUU en el caso de Citizens United del 2010 permitió a corporaciones y sindicatos hacer donaciones ilimitadas a esos grupos. Las campañas de los candidatos siguen teniendo que limitar las contribuciones a $2,600 por persona por cada elección. Las agencias sin ánimo de lucro, las cuales están exentas de impuestos, no tiene que revelar sus donantes; su recaudación de fondos es llamada a veces “dinero oscuro”.

Los tribunales han facilitado a los donantes ricos entregar cheques más gruesos, lo cual hace menos importante que los candidatos busquen una mayor cantidad de contribuyentes para postularse, afirmó Kiely.

“Eso crea una especie de falsa equivalencia”, dijo ella. “Ya los candidatos no necesitan tener una base amplia de donaciones. Ellos pueden simplemente confiar en una o dos personas que mantengan a sus campañas a flote, y eso no es nada bueno para la democracia”.

No se permite a los grupos independientes ni a los partidos políticos coordinar sus gastos con las campañas de los candidatos. Pero raras veces los votantes pueden distinguir entre un anuncio hecho por el candidato y un anuncio hecho por uno de esos grupos. Eso se hace adrede: las campañas y los partidos publican en Internet temas de discusión y videos adicionales, los cuales están disponibles a sus aliados sin costo. Hacer anuncios negativos es muy fácil.

Es revelador que los únicos anuncios mayormente positivos en los cuales los candidatos hablan directamente a la cámara han provenido de los mismos Curbelo y García.

García ha superado fácilmente en la recaudación de fondos a Curbelo, miembro de la Junta Escolar de Miami-Dade, y gastó alrededor del doble que él. En el pasado, eso hubiera dado la ventaja a García. Pero Curbelo se ha beneficiado sustancialmente de los fondos independientes.

Partidos políticos y otros grupos han gastado alrededor de $2.3 millones en oposición a Curbelo y unos $615,000 en apoyarlo, por un total neto de $1.7 millones en contra, de acuerdo con Sunlight Foundation.

¿El total neto de García? $5.2 millones en contra.

“Los hermanos Koch están gastando más dinero en mi contra de lo que yo he podido recaudar”, declaró García el mes pasado.

Fue una referencia a los multimillonarios industrialistas conservadores Charles y David Koch, quienes son criticados con frecuencia por los demócratas, aun cuando la izquierda política ha estado tratando de crear una red similar de recaudación de fondos.

En la realidad, ningún afiliado de los Koch ha superado la recaudación de fondos de García. En conjunto, las organizaciones de los Koch tales como Americans for Prosperity (una agencia sin ánimo de lucro) y Freedom Action Partners Fund (un súper PAC) han gastado alrededor de $312,000 en oposición a García, según la cuenta de Sunlight Foundation, lo cual no es nada en comparación con los $3.5 millones que él ha recaudado por su cuenta.

Pero esos grupos también han contribuido directamente a Curbelo y a republicanos nacionales que están haciendo campaña a favor suyo. Como resultado, la participación total de los Koch en la campaña se hace difícil. Otra agencia sin ánimo de lucro respaldada por los Koch, Libre Initiative, ha sacado anuncios dos veces en contra de García, aunque lo bastante temprano en la campaña que no tuvo que reportar sus gastos.

La campaña de García mencionó a los afiliados de los Koch que están ayudando a Curbelo en un anuncio televisivo, y el representante dijo que, de ser electo, Curbelo estaría en deuda con esas organizaciones, las cuales en muchos casos toman posiciones más conservadoras.

“Carlos dice ahora que quiere reformar Obamacare”, dijo García. “Pero la gente que está pagando por su campaña está en contra de Obamacare y quiere eliminarla. Al final, ¿qué va a hacer él si sale electo a Washington? El acabará en deuda con esa gente”.

Curbelo insiste en que él no lo estará.

“En efecto, esos grupos me han apoyado, pero yo no los he apoyado a ellos”, dijo Curbelo. “Si ellos me están apoyando, yo supongo que ellos han leído todas mis posiciones y saben lo que yo represento. Yo voy a ser la misma persona que siempre he sido”.

El grupo que más está gastando en contra de García es el Comité Congresual Nacional Republicano, el cual ha gastado $3.6 millones en oposición al demócrata, seguido por American Action Network (AAN), agencia conservadora sin ánimo de lucro que respalda a los republicanos que estén a favor de la reforma de inmigración. AAN ha gastado más de $1.2 millones.

“Vimos una oportunidad de hacer un verdadero impacto, y estamos aquí para vencer”, dijo la portavoz de AAN Emily Davis en un correo electrónico.

Y, como los grupos republicanos están invirtiendo a manos llenas, también lo están haciendo los demócratas.

El Comité Congresual Nacional Demócrata ha gastado aproximadamente $1 millón en contra de Curbelo. House Majority PAC ha gastado unos $849,000 y lista la campaña entre las cinco a nivel nacional en las que ha gastado más por concepto de anuncios televisivos.

“Este es ciertamente un distrito competitivo, en el cual tenemos un titular contra el cual se ha gastado muchísimo dinero, de modo que estamos haciendo lo posible por responder a esos ataques”, declaró el portavoz de PAC Matt Thornton.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide