- Associated Press - Saturday, November 1, 2014

La prueba más reciente sobre las operaciones de la Planta de Tratamiento de Agua de Hialeah debió ser detenida la semana pasada debido a un escape de agua ácida en terreno abierto, según documentos revelados el viernes por el ayuntamiento de esa ciudad.

La fuga del agua ácida ocurrió el lunes 20 debido a una falla en los filtros biológicos de la planta, de acuerdo con un informe enviado por Armando Vidal, director del Departamento de Obras Públicas de Hialeah, a William Johnson, director del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade.

Sin embargo, la falla fue corregida y tres días después se reiniciaron las pruebas, indica el documento. Vidal dijo el viernes que las pruebas deberán culminar el próximo viernes 7 de noviembre.

“La prueba debe realizarse durante 14 días seguidos”, dijo Vidal a el Nuevo Herald.

La evaluación interrumpida por la fuga estaba planificada para ser culminada a fines de octubre y sus resultados determinarían si al fin la planta podría iniciar la distribución de agua a Hialeah y al condado Miami-Dade.

Una fuente con conocimiento del caso entregó a el Nuevo Herald varias fotografías del derrame de agua ácida en la millonaria planta, la cual fue inaugurada hace un año por el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, una semana antes de su reelección en el cargo.

Moisés Pariente, gerente de Inima, la empresa que opera el proyecto, rehusó hacer comentarios sobre el tema.

El Nuevo Herald reveló el lunes que Inima también construyó una planta de tratamiento de agua para la ciudad de Brockton, en Massachusetts, la cual enfrentó un sinnúmero de problemas, desde retrasos para obtener los permisos de construcción hasta la detección de bacterias coliformes en el 2010.

Ahora las autoridades de Brockton están considerando comprar la planta por $88 millones, y así librarse de un contrato que obliga a la municipalidad a pagar $6 millones anuales por agua no distribuida.

La construcción de la planta de Hialeah fue impulsada por la administración del anterior alcalde de Hialeah, Julio Robaina, a un costo de $100 millones. La mitad fue financiada con fondos del Condado Miami-Dade y el otro 50 por ciento con bonos de endeudamiento gestionados por la Ciudad de Hialeah.

Un reporte previo elaborado en agosto por Vidal, reveló numerosas fallas en una evaluación de la calidad del agua de la planta de Hialeah. El Nuevo Herald dio a conocer ese caso y por primera vez el alcalde Hernández expresó su frustración con el proyecto y alegó que el acto de inauguración de hace un año correspondía solo a la culminación de la construcción de la infraestructura. Es decir, que la planta fue inaugurada sin que estuviera distribuyendo agua de calidad aprobada por las autoridades sanitarias.

El reporte de agosto indica, por ejemplo, que a principios de julio la planta experimentó una falla mecánica mayor en una de sus bombas. Días después la planta sufrió otra falla por una tormenta eléctrica, además de problemas mecánicos que afectaron el sistema de filtros biológicos. A eso se sumaron los resultados de las pruebas que detectaron la presencia de bacterias coliformes en el agua de esa planta, por lo que las conexiones a los sistemas de distribución se mantienen cerradas.

El nuevo reporte, señala que el 11 de septiembre se produjo un derrame de químicos en las instalaciones de la planta. La desinfección del material derramado, tal como soda cáustica, fue realizada cinco días después.

El reporte también revela que durante las operaciones de tratamiento de agua, tres bombas continuaban experimentando excesivas vibraciones y altas temperaturas, por lo que se planeaba contratar a un especialista para examinar esos problemas. Inima pagaría por esos servicios, según el documento.

De acuerdo con el reporte, las pruebas de laboratorio realizadas a principios de octubre muestran que la calidad de agua cumple con los parámetros establecidos en el contrato.

Además, el reporte indica que Inima y la Ciudad de Hialeah mantienen una disputa sobre el reclamo de multas por parte de las autoridades municipales. De acuerdo con Vidal, Inima deberá pagar $10,000 diarios en penalidades por incumplir con la puesta en marcha de la planta en las fechas establecidas en el contrato.

Puede seguir a Brenda Medina y Enrique Flor a través de Twitter en @BrendaMedinar y @kikeflor

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide