- Associated Press - Saturday, October 11, 2014

En todo el Estado del Sol, un número récord de hospitales –148 en total– están recibiendo un castigo de millones de dólares en multas de Medicare por hacer regresar a demasiados pacientes en el plazo de un mes para tratamientos adicionales, según muestran documentos federales dados a conocer este mes.

La multa promedio a los hospitales de la Florida por readmitir pacientes aumentó casi al doble desde el año pasado, de alrededor de un cuarto del 1 por ciento de los pagos de Medicare a más de la mitad del 1 por ciento, de acuerdo con datos analizados por Kaiser Health News (KHN).

Este mes empezaron nuevas penalidades. La mayoría de los hospitales - 115 de los 167 investigados - pagarán penalidades mayores que el año anterior.

En Miami-Dade y Broward, al menos 32 hospitales pagarán penalidades el año que viene por readmitir pacientes en proporciones que exceden los estándares del gobierno, incluyendo el Centro Médico Kendall Regional, el cual pagará la tasa de penalidad más alta del área, al 1.71 por ciento.

A nivel local,la penalidad promedio en el 2015 es del 0.56 por ciento, por encima de la de 0.39 por ciento del año anterior, de acuerdo con el análisis de KHN.

Lo que está en juego para los hospitales de la Florida son millones de dólares en reducciones de pagos de Medicare, a partir de este mes, y la capacidad de nadar o hundirse en un ambiente de salud pública en rápido cambio, transformado por la Ley de Atención Asequible (ACA).

Conjuntamente con otras reformas relacionadas con ACA, los esfuerzos del gobierno federal por reducir las readmisiones de pacientes de Medicare son parte de un plan a gran escala para cambiar la cultura de los servicios de salud de tratar a los pacientes cuando están enfermos a mantenerlos sanos y fuera de los hospitales.

En todo el país, los directivos de hospitales están siendo obligados por Medicare y ACA a rectificar problemas de seguridad del paciente y calidad de atención médica, y los requisitos, medidas y penalidades por incumplimiento han estado aumentado cada año desde el 2010, dijo Sue MacInnes, jefa de soluciones de mercado de Medline Industries, empresa fabricante de suministros médicos y consultora de gestión de costos de salud.

“Hay muchas cosas diferentes que están teniendo lugar al mismo tiempo”, afirmó MacInnes, “y va a ser extremadamente difícil mejorar algunos centros”.

Como la mayor agencia gubernamental de pago en el sistema de atención médica de la nación, Medicare tiene mucho poder para llevar a los hospitales a pagar atención a lo que pasa a sus pacientes durante un ingreso y después de que se les da de alta.

En todo el país, muchos hospitales están reemplazando planes rutinarios de alta - tales como entregar a los pacientes instrucciones por escrito - con una mayor participación, asegurando que médicos fuera del mismo hagan seguimiento a su recuperación y abastezcan de medicinas a los pacientes que no puedan pagarlas.

Otros están todavía pasando trabajo para cumplir con las nuevas expectativas, y algunos hospitales se resisten a los esfuerzos de reforma porque se beneficiaban financieramente con el regreso del paciente.

A nivel nacional en el 2013, casi el 18 por ciento de los pacientes de Medicare que habían sido hospitalizados fueron readmitidos en un plazo de un mes. Aunque esa cifra es inferior a la de años anteriores, alrededor de 2 millones de pacientes regresan al año, lo cual cuesta al Medicare $26,000 millones. Funcionarios estiman que, de esos, $17,000 millones provienen de readmisiones potencialmente evitables.

Bajo el Programa de Reducción de Readmisiones Hospitalarias (Hospital Readmissions Reduction Program), tres cuartos de los hospitales de todo el país sujetos al programa están siendo penalizados. Eso significa que del 1 de octubre al 30 de septiembre recibirán pagos más bajos por cada ingreso de un paciente de Medicare, y no sólo por aquellos pacientes que sean readmitidos.

En el transcurso del año, las multas alcanzarán un total de unos $428 millones, según estima Medicare, en lo que un número récord de hospitales en todo el país - 2,610 - tienen penalidades para el 2015.

Aunque algunas penalidades son de apenas una centésima de por ciento, los hospitales con las tasas de readmisión más altas pierden el 3 por ciento de cada pago, un aumento del castigo máximo de 2 por ciento el pasado año. El aumento lleva las penalidades más altas al máximo autorizado por la ley federal de salud.

Una razón de las multas más altas y más generalizadas es que este año Medicare comenzó a evaluar las readmisiones de dos nuevas categorías de pacientes: aquellos admitidos inicialmente para reemplazo electivo de rodilla o cadera, y aquellos que sufren padecimientos pulmonares tales como bronquitis crónica. Estos pacientes fueron evaluados conjuntamente con los pacientes de insuficiencia cardíaca, ataque al corazón y neumonía que Medicare ha estado examinando desde que se impusieron las penalidades en octubre del 2012.

Se multaba a un hospital si tenía tasas de readmisión más altas de lo esperado en cualquier categoría. De este modo, una serie de hospitales especializados en reemplazo de cadera y rodilla recibieron penalidades por primera vez porque ahora se está evaluando la readmisión de esos pacientes, concluyó el análisis de KHN. Las multas aumentaron por cada condición en que las tasas estuvieran por encima de las expectativas de Medicare.

“Cada vez que ellos añaden condiciones nuevas, las penalidades aumentan”, dijo Nancy Foster, experta de calidad de la Asociación Americana de Hospitales (American Hospital Association).

En toda la Florida, 167 hospitales fueron evaluados por Medicare, de los cuales sólo 11 no recibieron penalidades para el 2015. La mayoría, 115 hospitales, vieron aumentar su penalidad con respecto a la del año anterior.

En el sur de la Florida, 32 hospitales pagaran una penalidad, cuyo promedio será de 0.56 por ciento. Eso es comparable con al menos 33 hospitales en el área de Tampa que enfrentan penalidades - cuyo promedio será de 0.52 por ciento - y nueve que serán penalizados en el área de Orlando área, cuyo promedio será de 0.83 por ciento.

Jackson Health System, la red de hospitales públicos de Miami-Dade, bajó su penalidad de readmisión por el tercer año consecutivo, de 0.73 por ciento en el 2014 a 0.53 por ciento en el 2015.

Pero a diferencia del año pasado, cuando la mayoría de los hospitales del sur de la Florida redujeron sus penalidades de readmisión, la mayoría de los hospitales en Miami-Dade y Broward ten drán que pagar penalidades más altas en el 2015, de acuerdo con los datos de KHN.

Kendall Regional, propiedad de HCA, una de las principales cadenas hospitalarias con ánimo de lucro del país, está a la cabeza de los hospitales de Miami-Dade.

South Florida readmissions can be costly for hospitales

32 hospitales en Miami-Dade y Broward counties will be penalized by Medicare en 2015 for excessive readmissions.

2 hospitales en Miami-Dade y Broward counties will receive no readmission penality from Medicare en 2015.

23 hospitales received increased penalties from 2014 to 2015.

8 hospitales received decreased penalties from 2014 to 2015.

3 hospitales had no change en their penalties from 2014 to 2015.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide