- Associated Press - Tuesday, October 21, 2014

Expertos en huracanes dijeron que un sistema meteorológico localizado en la Bahía de Campeche podría convertirse en perturbación ciclónica en las próximas 48 horas, lo que traería copiosos aguaceros e inundaciones para el sur de la Florida.

Un sistema meteorológico que en la actualidad ha llevado fuertes tormentas a la Península de Yucatán quizás traiga mucha lluvia para el sur de la Florida a finales de esta semana.

Aunque los meteorólogos no creen que la tormenta llegue a convertirse en huracán, dijeron que tal vez se vuelva perturbación ciclónica en las siguientes 48 horas en la Bahía de Campeche antes de atravesar el Golfo de México y afectar el sur de la Florida o Cuba. El Centro Nacional de Huracanes tiene planeado enviar el martes un avión cazahuracanes para investigar, dijo Stacy Stewart, especialista en huracanes.

“Es típico que estas tormentas de otoño traigan mucha lluvia”, dijo Stewart.

La temporada de huracanes del Atlántico, que comienza en junio y termina oficialmente el 30 de noviembre, históricamente alcanza su momento más alto a finales del verano, y las tormentas más severas tienen lugar entre agosto y septiembre. En el 2005, una semana antes de Halloween, el huracán Wilma se formó cerca de Jamaica y se convirtió en un feroz huracán de Categoría 5 que arrasó con la Península de Yucatán antes de llegar a la Florida como un huracán más pequeño, pero de todos modos costoso. En la Florida sola, Wilma causó daños que alcanzaron casi los $17,000 millones.

En el 2012, el huracán Sandy afectó ligeramente la Florida en su camino hacia el noreste, llegando a New Jersey el 29 de octubre para convertirse en el segundo huracán más costoso en la historia de Estados Unidos.

Los altos vientos atmosféricos que han evitado que la mayoría de las tormentas se intensifiquen durante toda la temporada del 2014 se estima que mantengan a raya este último sistema, señaló Stewart. Sin embargo, los vientos altos no podrán impedir que la tormenta se alimente de humedad de las tibias aguas del golfo y la conviertan en lluvia. Los meteorólogos tendrán una mejor información sobre la tormenta mañana, cuando puedan recoger datos de otro sistema cerca de la costa oeste del país que se cree se encamina hacia allí.

Por el momento, dijo Stewart, lluvia, inundaciones costeras y corrientes de resaca parecen ser la amenaza más grande.

“De modo que para todas esas personas que trabajan en la construcción, ahora no parece ser el mejor momento de empezar”, dijo la experta.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide