- Associated Press - Wednesday, October 22, 2014

Después de quejas y disparos controversiales, la policía de Miami-Dade no investigará por sí misma la búsqueda de delitos penales en tiroteos mortales. Esas investigaciones pasarán ahora bajo la vigilancia del Departamento de Cumplimiento de la Ley de la Florida (FDLE, por sus siglas en inglés).

Los dirigentes del Condado elogian como una lección de objetividad la medida de la mayor agencia policial en el sureste de EEUU, que raramente acusa a uno de los suyos de uso excesivo de la fuerza en una muerte a balazos.

Grupos locales de los derechos civiles, que durante años han pedido que el Departamento se distancie de investigarse a sí mismo, aceptaron cautelosamente la medida. El sindicato de la policía se queja de no haber estado envuelto en el proceso de negociación.

“Es realmente un esfuerzo para darle al público un sentido de la objetividad de una tercera parte”, dijo el jefe de la Policía de Miami-Dade, J.D. Patterson. “Siempre es una buena idea tener de tiempo en tiempo una tercera parte objetiva si se custiona su integridad”.

El alcalde del Condado, Carlos Giménez, quien presionó por el cambio, dijo que esto hará más transparente el Departamento y fortalece la confianza de la comunidad.

“No creo que las agencias deban investigarse a sí mismas”, agregó el alcalde.

Nathaniel Wilcox, quien dirige Pueblo Unido para Encabezar la Lucha por la Igualdad, lo calificó como un paso en la direcciión correcta. Pero se mostró cauteloso en darle un apoyo completo, porque la decisión final de cualquier investigación criminal aún está en manos del procurador estatal.

“Agradezco que cree algo más de transparencia”, dijo Wilcox. “Pero quiero ver cómo funciona el proceso. Históricamente, el procurador estatal siempre se pone de parte de la policía. Y ¿cuán honesto puede ser el FDLE?”

Los comisionados de Miami-Dade votaron el martes 9-2 para respaldar el acuerdo entre el FDLE y la policía de Miami-Dade. Durante una tensa discusión, el comisionado José “Pepe” Díaz dijo que se apresuró el tema. Solamente los comisonados Díaz y Esteban “Steve” Bobo votaron no.

El presidente del sindicato de la policía, John Rivera, un enemigo de Giménez, emitió una carta el mismo día más tarde en que critica a la administración por no permitir que el sindicato participara en las negociaciones, y por esconder el acuerdo hasta el último momento. Rivera calificó la decisión como “nada más que pura política”.

Al repetir un tema que trajo a coalición en enero, cuando el cambio en la policía salió por primero a la luz, Rivera lo calificó como una continuación del intento del alcalde de limpiar un Departamento que miraba en el supuesto fraude de las boletas ausentes en el momento de su última elección en el 20012.

El año pasado, el alcalde apoyó una medida para desmantelar parcialmente el muy ovacionado escuadrón de corrupción pública. El sindicato de la policía criticó la decisión, que dejó hirviendo a los agentes veteranos del Condado. La administración dijo que estaba molesta con costosas investigaciones que dejaban pequeños resultados.

Son los “investigadores del MDPD los que enseñan y entrenan a otras entidades del mundo cómo llevar a cabo investigaciones sobre tiroteos”, escribió Rivera. “Esto no es más que pura política y solamente sirve para desmoralizar más a mis miembros”.

El cambio en la policía también ocurre después de dos controvertidas balaceras de alto perfil - una que resultó en que los fiscales estatales culparon al Departamento y otra que provocó una demanda contra el Condado y el agente de la policía que disparó su arma.

La más reciente ocurrió en marzo del 2012, cuando más de una docena de agentes se abrieron paso a la fuerza a través de la puerta delantera de la casa de Michael Santana en Miami Lakes. Los agentes sospechaban en ese momento que Santana, de 27 años, vendía marihuana. Un policía vestido con un equipo de protección le disparó tres veces y lo mató en su recibidor mientras él lo enfrentaba con una pistola.

Su novia, una mesera de Hooters y modelo, fue testigo del tiroteo y dijo a las autoridades que pensaba que los estaban robando. En marzo, el padre de Santana presentó una demanda de derechos civiles por homicidio culposo contra Miami-Dade y el agente German Alech, quien disparó contra Santana. Los fiscales de Miami-Dade determinaron que el tiroteo estuvo justificado y declinaron presentar cargos.

Alech es también uno de los agentes tácticos que disparó su arma en el 2001 en Redland y que mató a cuatro ladrones. Los delincuentes estaban armados, pero nunca dispararon sus armas. Se les hizo creer que estaban allí para robar un embarque de marihuana. Uno de los hombres muertos fue un informante que se había rendido y yacía tendido en el piso.

Los fiscales emitieron un mordaz informe sobre el incidente, calificándolo de “preocupante”. Sin embargo, no pudieron encontrar suficientes pruebas, dijeron, para presentar cargos criminales contra los agentes. La policía de Miami-Dade aún lleva a cabo revisiones administrativas de ambos incidentes.

La Policía de Miami-Dade le disparó a 17 personas en el 2013, y otras dos muireron cuando se encontraban en custodia. Este año, la Policía del Condado le ha disparado a 11 personas con un saldo de cuatro víctimas mortales. También han muerto ocho personas en custodia.

Gretl Plesinger, quien encabeza las comunicaciones del FDLE. dijo que su agencia firmó el acuerdo luego de una solicitud de agentes locales. Agregó que el FDLE tiene los recursos para llevar a cabo las investigaciones, pero que lo reevaluará si es necesario.

La FDLE tiene experiencia en manejar balaceras en que estuvo involucrada la policía. Actualmente supervisa investigaciones de más de 20 Departamentos de Policía. Actualmente supervisa las pesquisas de más de 20 de estos departamentos en todo el estado, incluyendo en los condados de Orlando, Orange y Escambia.

El Memorando de Entendimiento entre Miami-Dade y el FDLE que se ratificó el martes hace que la agencia estatal determine si se cometió un crimen durante un tiroteo o murió en custodia, entonces le entrega sus hallazgos al fiscal estatal.

Bajo esta cambio de política, el FDLE investigará a todo agente de policía en actividad envuelto en un tiroteo, y cualquier muerte de quien la policía de Miami-Dade colocó bajo su custodia.

Los acuerdos piden al agente de mayor rango en la escena de una muerte que asegure que se suministren los servicios médicos y se aisle la escena. El oficial de mayor rango tambien debe ser responsable de detener a cualquiera bajo arresto en la escena hasta que llegue el FDLE.

Aunque el FDLE tomará control de cualquier investigación criminal, la policía de Miami-Dade retendrá aún el derecho a emitir las notas de prensa iniciales. Cuando se complete un informe del FDLE, este entregará sus hallazgos a la Fiscalía Estatal, que tomará una determinación final sobre cualquier actividad sospechosa de ir contra la ley.

uw wl bajo ualquier investigació(

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide