- Associated Press - Sunday, October 26, 2014

La misma compañía que construyó la Planta de Tratamiento de Agua en Hialeah es parte de otra controversia a unas 1,500 millas al norte del país, en Massachusetts, también por una planta construida en el 2008 que no distribuye agua a la comunidad.

Inima, una corporación española que desarrolló la planta de Hialeah que no opera a pesar de que fue inaugurada hace un año, construyó una planta de tratamiento de agua para la ciudad de Brockton que enfrentó un sinnúmero de restos, desde retrasos para obtener los permisos de construcción hasta la detección de bacterias coliformes en el 2010.

Ahora las autoridades de Brockton están considerando comprar la planta por $88 millones, y así librarse de un contrato que obliga a la municipalidad a pagar $6 millones anuales por agua no distribuida.

Autoridades municipales de Hialeah dijeron que desconocían de la situación de la planta en Massachusetts.

“Personalmente no estoy informado [sobre el caso de la planta de Brockton]”, respondió Armando Vidal, director del Departamento de Obras Públicas de Hialeah, al ser preguntado sobre el tema.

La planta de Brockton fue la primera construida por Inima en Estados Unidos y Hialeah otorgó a la empresa apenas el segundo contrato en el país. La multinacional ha construido plantas de desalinización en Europa y el Medio Oriente. En el caso de Hialeah, las negociaciones con Inima ocurrieron durante la administración del ex alcalde Julio Robaina.

Una empleada de la planta en Massachusetts dijo que cualquier información debía ser solicitada a Moisés Pariente, gerente general de Inima en Estados Unidos.

Contactado telefónicamente el miércoles, Pariente dijo a un reportero de el Nuevo Herald que no ofrecería declaraciones sobre el caso hasta que retornara de viaje esta semana.

¿Planta innecesaria?

En el medio de una grave sequía que amenazaba el futuro de la municipalidad, los líderes de Brockton firmaron en el 2002 un contrato con Aquaria LLC, una asociación creada por Inima y la compañía estadounidense Bluestone Energy Services, para construir la planta de desalinización, la cual procesaría el agua del río Taunton.

La planta ––cuya construcción costó $75 millones y fue financiada con fondos privados–– tiene capacidad para producir hasta 5 millones de galones de agua al día, pero hasta ahora solo produce suficiente para mantener el sistema funcionando, y la descarga al desagüe.

Originalmente la planta debía ser inaugurada en el 2005, pero el proceso para obtener los permisos de construcción tardó cinco años, de acuerdo con reportes de The Enterprise, un periódico de Brockton. En el 2008, un gerente de Aquaria dijo al diario que la demora en obtener los permisos se debió a que las agencias de medio ambiente estatales no estaban familiarizadas con el procesos de desalinización ––que convierte el agua salada en potable a través de filtros especiales.

Aquaria inició la construcción en el 2006 y la planta fue inaugurada en el 2008.

Sin embargo, para el tiempo de la apertura, los servicios no eran tan necesarios como se había proyectado originalmente, ya que la ciudad implementó medidas de conservación que previnieron la escasez de agua ante probables sequías, según un reporte de la revista Boston Magazine. Además, la compañía proyectó un desarrollo en el área que no ocurrió debido a la recesión.

En el 2010 The Enterprise reportó que Aquaria violaba un estándar federal del agua para consumo humano, cuando algunas muestras revelaron la presencia de bacterias coliformes. En ese entonces una funcionaria de la planta dijo que podría haberse tratado de un error en las muestras, de acuerdo con la publicación. No está claro cómo o cuándo se corrigió el problema.

La planta dejó de distribuir agua a Brockton en el 2011 y hasta ahora no ha encontrado otro cliente.

El jueves, el vicepresidente del Concejo de Hialeah, Luis González, dijo que hace una semana empezó a escuchar versiones de que Inima también enfrentaba problemas con una planta de agua que construyó en otro estado del país.

Oposición al proyecto

En el 2010, González junto con el entonces presidente del Concejo de Hialeah y ahora alcalde de esa ciudad, Carlos Hernández, no respaldó en segunda lectura la aprobación del contrato con Inima para construir la planta en el oeste de Hialeah.

“Yo no estaba informado sobre esa otra controversia en Massachusetts”, dijo González a el Nuevo Herald. “En aquella oportunidad [la sesión de Concejo del 2010] yo no voté a favor de contratar a la empresa [Inima, en segunda lectura] porque quería un poco más de tiempo, un plazo más amplio para analizar el caso, más aún tratándose de un tema tan importante”.

El alcalde Hernández no respondió varias llamadas de el Nuevo Herald para recoger su versión. Sin embargo, hace una semana expresó a este medio su frustración por las demoras para poner en marcha la planta de Hialeah.

En Massachusetts, el contrato firmado hace más de una década entre Brockton y Aquaria estipula que la ciudad debe pagar $120 millones en 20 años a la compañía, aunque no esté distribuyendo agua.

John Condon, jefe de finanzas de Brockton, explicó a el Nuevo Herald el jueves que la municipalidad paga la millonaria suma por la exclusividad del servicio de agua en caso de que sea necesaria durante una potencial sequía.

“Es como una reservación. Tenemos que estar seguros de que el agua esté disponible en cualquier momento que la necesitemos”, dijo Condon.

El alcalde de Brockton, Bill Carpenter, propuso recientemente comprar la planta a la compañía, si un estudio financiero que se está realizando determina que la ciudad se ahorraría dinero encargándose de la operación. Algunos critican la propuesta de Carpenter, argumentando que los costos de operación representarían más gastos para la municipalidad.

Condon dijo que Inima también registra perdidas económicas al no poder vender agua a otras comunidades, posiblemente debido a limitaciones impuestas por el contrato con Brockton.

“Nuestro interés en comprar la planta tiene que ver con la naturaleza del contrato, y no con el desempeño de Inima bajo el contrato”, dijo Condon. “[Inima] ha hecho lo mejor que ha podido”.

Inaugurada sin terminar

A un año de haberse inaugurado la planta de Hialeah, Hernández admitió por primera vez que aquella ceremonia de inauguración obedecía en realidad a la culminación de la construcción de la infraestructura, pero no a la aprobación de la calidad del agua por parte de las autoridades sanitarias.

Durante la ceremonia de inauguración realizada una semana antes de las elecciones para la reelección de Hernández como alcalde, numerosos políticos condales y de Hialeah aparentaban brindar con agua procesada en la planta, pero en realidad se trataba de agua embotellada.

La construcción de la planta de $100 millones fue financiada en un 50 por ciento con fondos del Condado Miami Dade y la otra mitad con bonos de endeudamiento gestionados por la Ciudad de Hialeah. Al respecto, Vidal destacó que la ciudad ha sido bien evaluada por parte de una agencia de calificación de riesgo en cuanto a los bonos emitidos, de acuerdo con un reporte financiero emitido el lunes pasado.

Según Hernández, la segunda etapa de desarrollo de la Planta de Agua -que comprende la aprobación de la calidad del agua para consumo humano-, debía tardar de cuatro a cinco meses. Sin embargo, el proyecto enfrentó numerosos problemas como la detección de bacterias coliformes y varios problemas en los sistemas mecánicos y eléctricos, de acuerdo con un reporte elaborado por Vidal en agosto.

Ante esta situación, tanto Hernández como Vidal han enfatizado que Inima enfrenta el pago de penalidades de $10,000 diarios por incumplir con la puesta en marcha de las operaciones de la planta dentro de los plazos establecidos en el contrato. Vidal indicó que las penalidades serían aplicadas desde julio pasado.

Vidal agregó que esta semana se hará público el resultado de una nueva evaluación de la planta de Hialeah para determinar si finalmente el agua allí tratada es apta para el consumo humano.

Puede seguir @kikeflor y @BrendaMedinar en Twitter.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide