- Associated Press - Thursday, September 11, 2014

Preocupadas por una aceleración aún mayor de lo que ya es la inflación más alta del mundo, las autoridades monetarias del régimen de Nicolás Maduro decidieron maquillar sus datos estadísticos para tratar de mostrar una imagen económica distinta a la realidad, afirmaron analistas.

El gobierno, afirmaron, presentó una tasa de inflación calculada en base a una nueva fórmula, cuya modificación no ha anunciado al país pero que brinda una lectura mucho más favorable.

“Allí lo que ha habido es una gran manipulación. Estas cifras están manipuladas”, declaró José Guerra, un profesor de Economía de la Universidad Central de Venezuela y ex gerente de investigación económica del Banco Central de Venezuela (BCV), organismo que presentó los últimos datos de inflación.

“Están destruyendo la credibilidad del Banco Central de Venezuela”, agregó Guerra. “Es la primera vez que esto pasa aquí”.

Las decisión del régimen de modificar secretamente la fórmula de cálculo para mostrar una tasa de inflación más baja ya había sido revelada por medios venezolanos citando fuentes cercanas al proceso.

Pero fue por un descuido de los funcionarios del banco central que la ejecución de la nueva fórmula quedó en evidencia, luego que el dato de inflación anualizada de 62.2 por ciento presentado el martes no cuadrara con la tasa de 4.4 por ciento anunciada para junio.

Según Guerra, la inflación de junio debió ser de 5.5 por ciento para alcanzar el dato de 62.2 por ciento.

“Ellos tenía una tabla preparada con la información vieja, y le agregaron nuevos números, pero se les olvidó corregir la verdadera cifra que no publicaron. Allí hubo una manipulación que por primera vez se detecta en el país”, dijo Guerra.

El miércoles, el BCV reconoció la incongruencia entre las dos tasas y corrigió la tasa de inflación anualizada a 60.5 por ciento, para que cuadrara con el 4.4 por ciento anunciado para junio.

Pero los números aún muestran un cambio de metodología cuya fórmula no ha sido anunciada, dijo el economista Luis Oliveros en declaraciones transmitidas por Radio Caracas Radio.

“Ellos hicieron un cambio de metodología, pero en el informe no lo están anunciando. Eso es realmente grave”, comentó Oliveros.

Los economistas también criticaron la politización del equipo técnico del Banco Central que en su comunicado atribuyó la tasa de inflación a la denominada “guerra económica”, haciéndose eco del argumento utilizado por el régimen de Maduro para tratar de desvincularse de la responsabilidad de la grave crisis económica del país, atribuyéndola a operaciones de sabotaje económico emprendidas por la oposición.

Esos argumentos han tenido hasta el momento muy poco calado en la población, con la más del 70 por ciento de los venezolanos atribuyendo la crisis a un mal manejo económico por parte de Maduro, según las últimas encuestas.

Y los economistas dijeron creer que los esfuerzos por manipular los datos de inflación tampoco van a engañar a los venezolanos, quienes son los primeros en detectar los efectos del encarecimiento de la vida en el país.

“Esto no va a frenar, ni mucho menos, la realidad inflacionaria, y el drama que viven los venezolanos a diario”, comentó desde Nueva York Francisco Ibarra, director de la firma Econométrica.

“Y la inflación solo está empezando a dispararse”, advirtió.

El pronóstico adverso se produce ante un pronunciado incremento del “ahorro forzado” en Venezuela, vinculado a los fondos en bolívares que permanecen depositados en los bancos debido a que sus dueños no encuentran en qué gastarlos.

“El ahorro forzado está llegando a niveles que apuntan a una inflación represada substancial”, advirtió Ibarra.

“El venezolano se ha visto forzado a acumular un dinero en los bancos que no puede ir ni a perseguir dólares ni a perseguir productos porque no hay manera en qué gastarlos [por el problema de la escasez de productos]. Ese dinero se está quedando preso ahí en las cuentas bancarias languideciendo, obteniendo una tasa de interés negativa, al ser muy inferior a la tasa de inflación”, explicó.

Pero ese dinero va a salir a la calle eventualmente y le dará un nuevo empujón a la tasa de inflación, que para el próximo año va a estar registrando tasas anualizadas por encima del 100 por ciento.

Además de esto, hay una porción oculta de la inflación que ya lleva algún tiempo que no está siendo recogida por los datos divulgados por el Banco Central de Venezuela.

“La inflación oculta, es la inflación mal leída, derivada de las trampitas que se hacen con el índice, donde entraría este tema del cambio de fórmula, pero que también se está produciendo con el tema de la escasez de productos”, comentó Ibarra.

Esto se da cuando el personal que está recogiendo los datos para el índice visita los locales y no encuentra los productos utilizados en la medición.

En ese caso, el valor del producto utilizado es el último registrado en el índice, que en algunos casos pudo haber sido anotado meses atrás, explicó.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide