- Associated Press - Friday, September 12, 2014

Armando Colón insistió que él fue de su efficiency al destartalado apartamento vecino de Miami donde vivían los ancianos padres de su novia simplemente a pedir un vaso de agua.

Pero cuando escuchó un gorgoteo, dijo Colón a la policía de Miami en un interrogatorio cuya grabación de video ha sido recién dada a conocer, él derribó la puerta. Dentro, afirmó Colón, él vio a Rodolfo Pavón, con la garganta cortada, sentado en el sofá, y a su esposa, María Carrillo, en la cama con una herida mortal de cuchillo en el costado de la cabeza.

Colón afirmó que “me friquié” – una manera de decir en Spanglish que se aterrorizó – y salió huyendo, cubriéndose la cabeza con una camisa para que los vecinos no lo vieran y le echaran la culpa.

“Yo creía que me podía volver Supermán, pero me volví una gallina”, dijo Colón en una entrevista con el sargento de la policía de Miami Confesor González.

Colón juró que no había tenido nada que ver con el cruel doble asesinato cometido este verano. Pero los detectives y la fiscalía de Miami no creen su historia.

Los investigadores creen que videos de vigilancia, dados a conocer recientemente como evidencia del caso criminal, lo muestran entrando dos veces en el edificio de apartamentos de sus suegros, en la cuadra de los 1550 de North River Drive cerca del juzgado criminal de Miami. Las dos veces que se dio a la fuga del mismo, Colón llevaba una prenda de ropa sobre la cabeza para cubrir su distintivo cabello largo y cobrizo.

También hubo testigos que vieron al hombre que se cree era Colón huir del apartamento en la mañana del 16 de julio, momentos antes de que se descubriera los cadáveres. Otro hallazgo clave: uno de sus cigarrillos marca Newport encima del cadáver de Carrillo, una mujer de 68 años confinada a su cama que no fumaba, según documentos policiales.

La novia de Colón – quien fue arrestado el jueves acusada de complicidad por ayudarlo supuestamente a encubrir su intervención en el caso – dijo asimismo a la policía que su novio admitió haber “hecho algo estúpido” y que su familia lo iba a odiar por eso.

La evidencia arroja nueva luz sobre el caso circunstancial en contra de Colón, quien está ahora en la cárcel en espera de juicio por dos cuentas de homicidio de segundo grado. El se ha declarado inocente.

Su abogada, la defensora pública adjunta de Miami-Dade Liesbeth Boots, calificó el caso de “una tragedia para las víctimas, sus familias y todos los demás”.

“No obstante, el señor Colón niega haber cometido este crimen y se ha declarado inocente”, dijo Boots. “Nosotros investigaremos este caso y representaremos a nuestro cliente durante el proceso judicial”.

El motivo del asesinato sigue siendo un misterio. Era común que Colón o su novia visitaran el diminuto apartamento de los abuelos de ella. Ellos vivían del otro lado de la calle frente a su efficiency.

Colón, en su entrevista con detectives de homicidios de Miami el día de los asesinatos, admitió que él era adicto a la cocaína y había usado la droga esa mañana. Colón, de 24 años, admitió primero que había ido a pie al apartamento de los ancianos a pedir agua antes de las 8 a.m. Ellos estaban vivos en ese momento, alegó.

El video de vigilancia lo muestra saliendo de la escena con la caña de pescar de Pavón en la mano. La caña de pescar fue encontrada luego en casa de Colón.

Colón alegó que se había ido a casa y que luego regresó a casa de Pavón por segunda vez, de nuevo a pedir un vaso de agua. El fue en el van de su novia. Cuando notó la puerta cerrada y un gorgoteo, él forzó la puerta con el hombro, dijo Colón al sargento González.

“Nunca había visto nada así en mi vida”, dijo Colón, llorando.

El sonido de la puerta al ser forzada llamó la atención de los vecinos, quienes llamaron a la policía. Pavón fue encontrado muerto, también con varias heridas punzantes en el pecho. Carrillo, quien ya estaba delicada de salud, fue llevada de urgencia al hospital, donde falleció.

El video de vigilancia muestra que Colón trató de irse manejando, pero el van se rompió. El salió corriendo y saltó una cerca. La policía lo encontró más tarde en casa de un amigo suyo.

Colón dijo que había dicho a su novia, Jacqueline Smith, que sus abuelos habían sido asesinados y que ella tenía que ir a buscar el minivan “antes de que me culpen de algo que yo no hice”.

Momentos después de que se descubrieran los cadáveres, la policía de Miami encontró a Smith en el minivan averiado tratando de encenderlo.

Cuando los detectives entrevistaron a Smith, ella dijo inicialmente que Colón nunca le dijo que había encontrado los cadáveres, sino que él había estado en casa toda la mañana. Smith afirmó además que ella había encontrado por casualidad el van averiado cuando se dirigía a pie a la bodega.

Según la policía, Smith admitió al día siguiente que había mentido a los investigadores.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide