- Associated Press - Thursday, April 9, 2015

El nuevo director del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade, Lester Sola, expresó el miércoles su preocupación por el estado de la Planta de Agua de Hialeah, cuyas operaciones fueron paralizadas hace un mes al detectarse una treintena de problemas en su infraestructura.

Sola dijo que poco después de asumir el cargo el pasado 2 de marzo recorrió la planta de Hialeah y aseguró haberse quedado sorprendido por el deterioro de equipos en una instalación inaugurada hace menos de año y medio.

“Esa planta ha tenido problemas […] y hoy en día el Condado está preocupado porque la planta [de Hialeah] no está trabajando”, dijo Sola a el Nuevo Herald. “Pero el contrato con la compañía tiene ciertas protecciones para estar seguros de que no corramos el riesgo de perder esa inversión”.

Es la primera vez que un funcionario de la administración condal habla ampliamente sobre el mal estado de la planta, la cual fue construida con una inversión de $100 millones financiados en partes iguales por el Condado Miami-Dade y la Ciudad de Hialeah.

El proyecto fue desarrollado por la empresa española Inima en sociedad con la estadounidense Aecom.

Sola enfatizó que la planta será sometida a una nueva evaluación que culminaría el 2 de mayo. Si los resultados de la prueba no cumplen con los estándares establecidos en el contrato, el Condado y la Ciudad discutirán cuales serán los próximos pasos, entre ellos llevar el caso a la corte y pedir la ejecución de la garantía contractual.

Desde el año pasado se han detectado numerosos problemas en la planta de Hialeah: desde el hallazgo de bacterias coliformes en el agua hasta desperfectos en los pozos causados por una tormenta eléctrica.

A finales de marzo el Nuevo Herald reveló que inspectores municipales hallaron que una inmensa tubería del tanque del sector oeste de la planta se había rajado en la base, lo que produjo la propagación de sedimentos de cal y la turbidez del agua. Ese problema fue detectado el jueves 12 de marzo, por lo que una semana después se trabajaba en el cambio de la tubería, mediante el uso de una enorme grúa.

También se han advertido desperfectos en el llamado sistema de neutralización de ácidos, así como en el sistema computarizado que permite el funcionamiento automático de la planta, conocido como Scada.

“No es normal que los tanques tengan ese tipo de problemas con tan pocos años”, dijo Sola.

La Planta de Agua fue inaugurada el 28 de octubre del 2013, una semana antes de que el alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, aspirara a la reelección. Durante la ceremonia varios políticos condales y de Hialeah aparentaban brindar con agua procesada en la planta, pero en realidad se trataba de agua embotellada.

La decisión de celebrar un acto de inauguración antes de que la planta estuviera funcionando, ha sido ampliamente criticada como una medida política con la que se buscaba promover la campaña del alcalde Hernández. Al respecto, Sola dijo que él no habría organizado la ceremonia de inauguración en ese momento.

“No sé quién o quiénes tomaron la decisión de tener esa ceremonia”, dijo Sola. “Yo no estoy aquí para juzgar”.

Sola, un administrador que anteriormente fue director de Servicios Generales del condado y también del Departamento de Elecciones de Miami-Dade, aseguró que ahora su prioridad es que la planta pueda brindar servicio a un nivel óptimo.

De acuerdo con Sola, la planta de Hialeah debió ser culminada hace un año y no pudo precisar cuales serían las penalidades por un presunto incumplimiento en la entrega del proyecto. Tampoco quiso comentar sobre el papel que jugó el Condado en la supervisión del desarrollo de la obra.

“Es difícil juzgar si se cometió algún tipo de error”, opinó. “Yo he visitado la planta, pero también hay que entender que […] la Ciudad de Hialeah es la que tiene la responsabilidad de administrar ese contrato”.

En el 2010, cuando Hialeah otorgó el contrato a Inima, la compañía española se encontraba lidiando con problemas detectados en un proyecto anterior construido en Brockton, Massachusetts, en el 2008. La planta de Brockton era la primera que Inima desarrollaba en Estados Unidos.

Luego de que el Nuevo Herald revelara en octubre ese caso, las autoridades de Hialeah dijeron que no estaban al tanto de esos antecedentes cuando otorgaron el contrato a Inima. La planta de Brockton, de casi $90 millones, continúa sin funcionar apropiadamente, de acuerdo con medios de esa ciudad.

Sobre la polémica experiencia con la planta de Hialeah, Sola opinó que podría servir de lección para que el gobierno revise con mayor rigurosidad los antecedentes de las empresas a las que se les otorga contratos millonarios.

El año pasado el Condado otorgó un multimillonario contrato a la compañía Aecom, socia de Inima en el proyecto de Hialeah, para la reparación del sistema de alcantarillado de Miami-Dade.

Siga a Enrique Flor y Brenda Medina en Twitter en @kikeflor y @BrendaMedinar

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide