- Associated Press - Thursday, August 13, 2015

Tras responder a una llamada por una pelea en una casa del noroeste de Miami-Dade el miércoles por la tarde, la policía de Miami-Dade encontró a un joven de 15 años muerto con una herida de bala en la parte superior del torso.

El miércoles por la noche, la policía anunció el arresto de Malcolm Antonio Lumpkin, de 14 años, quien fue acusado de un cargo de homicidio culposo con un arma de fuego.

Cuando llegó a la casa, ubicada en el 5321 NW 27 place, la policía pudo saber que cuatro adolescentes, entre los 12 y los 18 años, se encontraban en la vivienda antes de las 11:30 a.m., cuando el jovencito recibió el balazo. Los otros tres adolescentes -dos muchachos y una chica- fueron interrogados posteriormente en la estación de policía.

El cadáver de la víctima, identificado como Jakyri Fleurimar, permaneció horas dentro de la casa, que tiene un césped muy bien cuidado, flores amarillas y una bandera norteamericana que ondea en el jardín.

Una vecina, Marchill Maxwell, dijo que no escuchó ningún disparo pero se sobresaltó cuando alguien golpeó con fuerza la puerta de su casa.

“Pensé que alguien trataba de entrar a la fuerza”, dijo, agregando que tuvo miedo de abrir la puerta. “Ahora me doy cuenta que tal vez buscaban ayuda”.

A pesar del arresto, la policía no ha revelado si la víctima era un blanco o murió de forma accidental.

El miércoles, Marjorie Eloi, detective de la policía de Miami-Dade, dijo que en la casa se encontró una pistola y que todos los que estaban en el lugar de los hechos fueron interrogados por detectives asignados al caso. Eloi agregó que los detectives no pensaban que nadie más estuviera envuelto en lo ocurrido.

Todavía no se sabe con certeza en qué casa sucedió el incidente. Jakyri vivía en la cuadra 6400 de Mayo Street en Hollywood.

Con la calle bloqueada con la habitual cinta amarilla de la policía y varios autos patrulleros que acudieron a la cuadra, muchas personas se congregaron en la acera y frente al cercano Brownsville Town Village Apartments.

Edward Pecke dijo que ver a alguien muerto en el barrio era “simplemente algo triste”.

“Hace 20 años, algo así era asombroso, pero desgraciadamente en esta época no es extraño”, dijo Pecke, que se mudó a la barriada hace cuatro años. “Tenemos que hacer algo para cambiar la mente de la comunidad”.

Eloi dijo que el incidente debe recordarle a los padres que deben guardar de forma apropiada las armas.

“Sin duda alguna, se trata de una tragedia”, dijo Eloi. “Queremos recordarle a nuestros padres que mantengan sus armas de fuego lejos del alcance de los niños. Tenerlas en un sitio en que los menores no tengan acceso a ellas”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide