- Associated Press - Thursday, August 27, 2015

El año pasado, el director médico de una cadena de clínicas mentales de Miami-Dade y tres terapeutas llegaron al equivalente de un empate legal cuando un jurado federal se vio incapaz de decidir sobre cargos que los acusaban de confabularse para estafar al Medicare en millones de dólares.

Pero esta semana no tuvieron tanta fortuna, pues un nuevo jurado encontró culpables al Dr. Roger Rousseau, de 73 años y residente en Miami, y a tres terapeutas con licencia del estado de la Florida: Doris Crabtree, de 62 años y residente en Miami; Angela Salafia, de 68 y residente en Miami Beach; y Liliana Marks, de 48 y residente en Homestead, de conspirar para defraudar al Medicare.

Rousseau, un psiquiatra, también fue encontrado culpable de dos cargos relacionados de fraude.

Todos los cuatro acusados, que trabajaban para el ahora cerrado Healthcare Solutions Network, enfrentan hasta 10 años en prisión cuando se les sentencie en noviembre por sus papeles en la confabulación para desplumar en más de $63 millones al programa Medicare financiado por los contribuyentes.

Los fiscales del Departamento de Justicia armaron su caso sobre pruebas de registros médicos fabricados, pacientes suministrados sobornados y reclamos falsificados por servicios que eran innecesarios o no se suministraban. El jurado federal de 12 personas con sede en Miami presentó el lunes tarde sus veredictos.

El caso surgió de una investigación federal de un empresario local: Armando “Manny” González, un convicto de tráfico de cocaína que se unió a mediados de la década del 2000 a los fraudes al Medicare, al abrir tres clínicas mentales en las áreas de Kendall y Cutler Bay. Para el 2008. González se había mudado él y su negocio a Carolina del Norte para estar un paso delante de los agentes federales. Pero ellos lo alcanzaron.

En el 2013, González fue sentenciado a 14 años de prisión. El se declaró culpable de defraudar al Medicare y lavar los beneficios para tener un estilo de vida afluente - incluyendo casi $1 millón confiscados después de su arresto en el 2012, así como una casa de un acre, vehículos y otras propiedades en Hendersonville, Carolina del Norte.

Además de González, más de otros 12 acusados se declararon culpables o resultaron convictos en el juicio. Ellos o trabajaban para su negocio de terapia u operaban instalaciones de vida asistida (ALF, por sus siglas en inglés) que suministraban pacientes a sus clínicas.

Los operadores de ALF recibían sobornos de González a cambio de suministrar un flujo constante de pacientes, muchos de los cuales sufrían de demencia y la enfermedad de Alzheimer. Ellos no podían beneficiarse del tratamiento en Healthcare Solutions, dijeron fiscales del Departamento de Justicia.

Las clínicas de González entretenían a los pacientes con programas de televisión y películas en vez de suministrarles verdaderas sesiones de psicoterapia de grupos, mientras su negocio ilícito recaudaba $28 millones en pagos del Medicare desde el 2004 al 2011.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide