- Associated Press - Wednesday, February 4, 2015

En medio de planes para rezonificar un área del este de La Pequeña Habana y así incentivar el desarrollo urbano, la Ciudad de Miami busca crear un distrito histórico en el área, para preservar edificios antiguos o de un valor arquitectónico especial.

El martes la Junta de Preservación Histórica y Ambiental de la Ciudad de Miami votó a favor de que personal de la oficina de preservación municipal prepare un reporte final de designación histórica del llamado Distrito Histórico Riverview. El distrito especial abarcaría unos 94 edificios y casas, en su mayoría construidos entre los años 1920 y 1960.

La zona de poco más de dos cuadras entre las calles 3 y 5 y las avenidas 9 y 10 del suroeste, forma parte de unas 32 cuadras que la Ciudad busca rezonificar para permitir edificios mas altos y uso comercial limitado.

Alrededor de una docena de personas acudieron a la reunión de la Junta de Preservación Histórica el para expresar sus preocupaciones sobre la designación. La mayoría de los asistentes pidió que se expandiera considerablemente el Distrito Histórico para que incluya mas edificios y casas que ellos consideran deben ser preservados. Aunque varios propietarios de edificios del área hablaron ante la junta, no hubo participación de algún residente de la zona que resultaría directamente afectada por los cambios, en su mayoría ocupada por inquilinos.

Un reporte de la oficina de preservación histórica dice que la colección de edificios que serian designados históricos ilustra como desde su creación al principio del Siglo XX, el vecindario ha dado la bienvenida a varias comunidades inmigrantes que han llegado a Miami, mas recientemente a los cubanos en los 1980 y a centro americanos que ahora llaman el vecindario su hogar.

Los miembros de la Junta aprobaron además una resolución para que la oficial de preservación histórica estudie expandir el distrito histórico en el área, o crear uno o más distritos históricos adicionales.

“Creo que es un poco patético que solo se consideren dos bloques y medio”, opinó Clotilde Luce, de Miami Beach, quien dijo que el desarrollo urbano acorralaría el área designada histórica. “Eso destruiría la escala tan elegante que tienen [los edificios]. Para entonces ustedes permitirían que la gente sea desplazada y perderían el carácter [del vecindario]”.

La Junta de Zonificación y Planificación de Miami ya había denegado la propuesta del cambio de zonificación con un voto de 4-4, aparentemente debido a la falta de un plan para la protección histórica de edificios.

El 22 de enero los comisionados de Miami aprobaron preliminarmente el cambio de zonificación, que cuenta con el apoyo de inversionistas y propietarios del área, que ven una oportunidad de desarrollar a menor escala que en áreas como Brickell. Pero la propuesta ha causado el descontento de activistas y algunos residentes, quienes temen que el carácter del barrio cambie, y que se convierta en una zona muy cara para vivir y los residentes más pobres terminen desplazados.

El Comisionado del distrito Frank Carollo y el Director de Planificación municipal Francisco García sostienen que el cambio busca mejorar el inventario de edificios en malas condiciones y mejorar la calidad de vida y el desarrollo económico de la desmejorada zona.

Los dueños de edificios que sean designados históricos podrían vender derechos de desarrollo y reinvertir el dinero en la mejora de los edificios, sostiene García. Varios edificios antiguos del área que seria designada histórica ya están siendo remozados.

Tom Brennan, de Coral Gables y propietario de edificios dentro del segmento propuesto como histórico, dijo que estaba confundido por el plan, ya que no entendía como el podría salir beneficiado.

“Yo escucho todo esto de vender tus derechos [de desarrollar] pero me preocupa que es lo que voy a recibir a cambio”, dijo Brennan. “Yo proveo viviendas para residentes con sección ocho [de bajos ingresos], y ellos me están diciendo que no están interesados en cambiar esto o aquello porque son personas de recursos limitados”.

Por otro lado, algunos propietarios no están interesados en que sus edificios sean incluidos en la designación histórica.

Neisen O. Kasdin, un abogado de usos de terreno que representa a una compañía con varias propiedades en la zona acudió a pedir en nombre de su cliente que los edificios sean excluidos. Kasdin dijo que los edificios sobre la calle 3 del suroeste, no encajaban con la designación ya que no aportan características arquitectónicas especiales, y que no valdría la pena vender los derechos de desarrollo para remodelarlos.

“Una oportunidad para desarrollar [en el terreno] crearía buenas viviendas con espacio de estacionamiento apropiado por que hay suficiente espacio para eso”, dijo Kasdin. “Contribuiría a la revitalización del este de La Pequeña Habana”.

Los miembros de la Junta de todos modos aprobaron la consideración para el distrito histórico e instruyeron a la oficial de preservación Megan Schmitt a estudiar el área para agregar más propiedades a la designación histórica, antes de presentar un reporte final en abril.

Ese mismo mes, el cambio de zonificación de la zona ira a una votación final ante la Comisión de Miami.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide