- Associated Press - Wednesday, January 21, 2015

Docenas de iracundos residentes -algunos portando fotografías del tamaño de carteles del jefe de policía de North Miami Beach J. Scott Dennis llenas de agujeros de balas- abarrotaron el ayuntamiento de North Miami Beach el martes por la noche para protestar enérgicamente contra la práctica del departamento de policía de utilizar fotos policiales de afroamericanos como blancos para el entrenamiento de los agentes.

Los residentes exigieron la renuncia de Dennis y le demandaron a la ciudad que pidiera disculpas por este tipo de práctica, que salió a la luz después que un miembro de la Guardia Nacional de la Florida, que estaba en el campo de tiro Medley el mes pasado en medio de un entrenamiento, vio una fotografía de su hermano acribillada de agujeros de bala en un latón de basura.

Después de casi dos horas de los más diversos comentarios del público, el concilio aprobó una resolución para prohibir de forma permanente esta práctica y revisar los reglamentos del departamento de policía. Dennis llegó al salón alrededor de una hora después de los comentarios, pero no se dirigió a la multitud congregada hasta las 10 p.m.

“Necesitamos hacer una declaración a este nivel, como los representantes electos de esta ciudad, de que ese tipo de práctica es inaceptable”, dijo el alcalde George Vallejo.

Ana García, administradora de la ciudad, le pidó perdón a todo el mundo.

“Cometimos un error enorme”, dijo García. “Les pedimos perdón desde lo más profundo de nuestros corazones”.

Entre los participantes que hablaron estaba Lisa Kelly. La fotografía de su hijo, Tyquan Kelly, se usó como blanco en la nefasta práctica de tiro. Era una foto de hace nueve años, dijo Kelly.

“Lo único que quiero es que la policía que hizo esto pida disculpas”, pidió Kelly.

Antes de la reunión, hubo una manifestación de protesta afuera del departamento de policía, en un acto organizado por la organización de Miami Power U. El grupo habló sobre perfiles raciales, desigualdad y justicia.

“Las vidas de los afroamericanos sí importan”, dijo Schanetta Scroggins, afroamericana de 18 años, quien narró cómo fue seguida por un patrullero de la raza blanca cuando conducía hacia Target en un Mercedes Benz. El agente la detuvo y le preguntó si el auto le pertenecía, dijo la estudiante de la secundaria North Miami Beach, quien agregó que pensaba estudiar Medicina en la universidad. “Me sentí ultrajada”.

Las prácticas de tiro de la policía de North Miami Beach acapararon titulares de prensa a nivel nacional y su escrutinio se inició luego que Valerie Deant, sargento de la Guardia Nacional de la Florida, encontró una foto de su hermano Woody Deant en la basura. Deant llevó la foto donde aparecen varios afroamericanos, entre ellos su hermano, al departamento y pidió una explicación. La fotografía de Deant fue tomada hace 15 años; Deant dijo que su hermano cumplió cuatro años de cárcel, pero en la actualidad está casado y es un padre de familia trabajador.

El jefe Dennis, quien habló después de la reunión, dijo: “Me siento muy mal por todo lo sucedido. Pido sinceras disculpas por lo que hizo mi departamento. Se trata de un programa de entrenamiento que existía mucho antes que yo llegara, pero en cuanto supe lo que estaba ocurriendo, lo terminé y se convirtió en una resolución”.

El concejal Frantz Pierre, sin embargo, dijo no quedar satisfecho con la resolución que se tomó. Y pidió la renuncia de Dennis.

La reportera del Miami Herald Patricia Sagastume contribuyó a este reportaje.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide