- Associated Press - Wednesday, July 15, 2015

Los comisionados de Miami-Dade eliminaron la posibilidad de tasas del impuesto a la propiedad más altas para el 2016, aunque continúa el debate sobre si el Condado puede permitirse una rebaja de impuestos en medio del gran alza del valor de la vivienda.

La desigual votación del martes no fue más que un preludio al proceso del presupuesto que se desarrollará este verano, mientras los comisionados y el alcalde Carlos Giménez batallan sobre cómo gastar los casi $7,000 millones que se espera que el mayor gobierno local de la Florida recaude durante el año fiscal que comienza el 1 de octubre.

Giménez dijo que él propondría una tasa más baja del impuesto a la propiedad para cuando termine su propuesta de presupuesto en septiembre. Algunos comisionados están luchando por conseguir el máximo posible de financiamiento para expandir los servicios, mientras que otros afirman que los residentes merecen conservar parte de la abundancia actual del condado.

“Me siento complacida de que muchas de las cosas que yo quería están siendo financiadas”, dijo la comisionada Audrey Edmonson. “Desafortunadamente, muchas de estas mejoras no son más que el restablecimiento de los servicios al nivel al que estaban años atrás”.

“Es hora de devolver al menos parte de su dinero a los contribuyentes”, dijo el comisionado Juan C. Zapata. “Aquí siempre nos gusta gastar cuando es tiempo de vacas gordas”.

Si la tasa del impuesto a la propiedad se mantiene fija, es probable que muchos vean facturas de impuestos más altas debido al aumento del valor de sus propiedades.

Miami-Dade tiene que aprobar notificaciones sobre la propuesta de tasa de impuesto para el presupuesto que serán enviadas el mes que viene. Debido a requisitos de notificación establecidos por las leyes estatales, los comisionados pueden bajar la tasa cuando se adopte el presupuesto final en septiembre. Pero subir la tasa provocaría una segunda camada de notificaciones por correo, lo cual se considera tan costoso e intimidante que los comisionados trataron su votación del martes sobre la limitación de la tasa como su única oportunidad para aumentar el impuesto.

Ningún comisionado habló a favor de esa opción, y el paquete legislativo que mantiene fija la tasa de impuesto fue aprobada, con sólo un voto en contra, de Zapata, con respecto a las resoluciones sobre dos impuestos a la propiedad a nivel de condado: uno para financiar el gobierno en general y otro que paga la deuda autorizada por los votantes.

De acuerdo con la votación, Miami-Dade cobraría un máximo de $976 por cada $100,000 del valor gravable de la propiedad, el mismo de este año. Eso incluye la tasa condal de $467 y el impuesto para la deuda condal de $45 por cada $100,000, conjuntamente con cuatro impuestos que sólo se cobran a una parte de las propiedades del condado: servicios metropolitanos para áreas no incorporadas ($193 por cada $100,000), servicios contra incendios ($242), bibliotecas ($28) y la deuda por los servicios contra incendios ($1).

Antes de la votación de los comisionados, miembros del público tuvieron la oportunidad de hablar al panel de 13 miembros sobre las tasas propuestas. La mayoría de los comentarios fueron hechos por activistas a favor de los animales vestidos de rojo, representantes del movimiento conocido como Pets’ Trust. Ese fue el nombre dado al impuesto especial a la propiedad propuesto para los servicios a animales del Condado, el cual fue aprobado por los votantes en una pregunta no vinculante en la boleta en el 2012. Los comisionados se negaron a adoptar el impuesto especial, y los líderes de Pets Trust buscan apoyo todos los años durante el proceso del presupuesto en busca de ingresos dedicados al mismo.

“¿Están diciéndome que no debo molestarme en votar?”, preguntó Mary Roy, de 18 años, recién graduada de secundaria en Miami. “Estamos aquí para decirles que estos animales necesitan fondos”.

El presupuesto de Giménez aumenta el financiamiento de Servicios a Animales en un 5 por ciento a $17.4 millones. “Nuestra comunidad expresado repetidas veces, tanto aquí como en el colegio electoral, su apoyo a nuestros animales. A nuestras mascotas”, dijo la comisionada Daniella Levine Cava. “Tenemos que asegurarnos que dedicamos los recursos significativos que se necesitan para terminar con el problema de la sobrepoblación de mascotas tan pronto como sea posible”.

Se pronostica que el aumento del valor de la propiedad brinde a Miami-Dade ingresos significativamente mayores en el 2016, gracias en parte a la nueva construcción y en parte a la recaudación de más impuestos de propiedades inmobiliarias existentes. Si Miami-Dade quisiera generar la misma cantidad de ingresos por concepto del impuesto a la propiedad como en el 2015 de las propiedades inmobiliarias existentes, tendría que cobrar alrededor de $59 menos por $100,000 de valor gravable, según cálculos del Condado. Esa tasa más baja es conocida como la tasa en retroceso, según la definen las leyes estatales.

La propuesta de presupuesto de $6,800 millones de Giménez incluye toda una lista de servicios expandidos, entre ellos horarios de operaciones más largos para las bibliotecas, una lancha contra incendios adicional en la Bahía de Biscayne, devolver beneficios de compensación a trabajadores no sindicalizados, más recorte de césped en parques y calles, y más novatos para la policía, el cuerpo de bomberos y el departamento correccional del Condado. Además, el mismo añadiría $5 millones a la reserva de emergencia del Condado.

Enfrentado a la reelección en el 2016, Giménez ha presentado su presupuesto como una justificación de sus cinco años de mandato, que comenzaron en el 2011 con su reversión de un aumento de impuestos diseñado para proteger a Miami-Dade del colapso del mercado de la vivienda. Sus críticos, entre ellos la candidata a la alcaldía Raquel Regalado, afirman que el presupuesto es una manera en que Giménez quiere atribuirse el mérito de resolver los problemas creados por sus propias medidas de austeridad.

El presupuesto se benefició además del aumento del valor de las propiedades, y Giménez comenzó el proceso del año pasado proponiendo grandes recortes de empleados. Las perspectivas mejoraron en el transcurso del verano del 2014, y el alcalde había eliminado la mayoría de las reducciones más severas de servicios y empleos para cuando los comisionados adoptaron el presupuesto del 2015.

En declaraciones recientes, Giménez sugirió que las perspectivas del presupuesto del 2016 presupuesto podrían mejorar lo suficiente para permitir la expansión de los servicios o un posible recorte de la tasa de impuestos. El martes, él reiteró que su propuesta de presupuesto sufrirá probables cambios antes de que los comisionados lleven a votación el plan de gastos.

“Mi administración seguirá trabajando durante el verano para determinar si existen otros ahorros que podamos identificar o si podremos mejorar los servicios sin aumentar la tasa de impuesto en general”, afirmó.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide