- Associated Press - Sunday, June 28, 2015

Frente a un obstáculo más en la lucha por ser el anfitrión de un polémico Boat Show en Marine Stadium en Virginia Key, trabajadores de la ciudad de Miami encontraron el mes pasado una solución sencilla: cortar los manglares.

Sólo hay un problema. Cortar manglares sin permiso es ilegal.

Un regulador ambiental de Miami-Dade descubrió el error a finales de mayo cuando se presentó a revisar una gran cantidad de escombro de árboles justo al oeste del estadio. Más de 300 pies de la costa había sido despojada de árboles, incluyendo manglares rojos y negros que proporcionan una valiosa protección contra la erosión y refugio para los peces jóvenes y las aves que anidan. Un administrador de la ciudad le dijo que el trabajo se estaba haciendo para preparar el área para el Boat Show Internacional.

Para los críticos del Boat Show, que se han quejado amargamente sobre llevar a cabo el show internacional tan cerca de la frágil vida marina y los pastos marinos, donde pastan los manatíes, el error subraya sus preocupaciones acerca de los posibles impactos que el show tendrá en la Bahía de Biscayne, celebrado hace años en el Centro de Convenciones de Miami Beach.

“Cada alumno de quinto grado conoce el valor de los manglares”, dijo la alcaldesa de Key Biscayne Mayra Peña Lindsay.

Se le ordenó a la ciudad dejar de trabajar de inmediato. El condado está elaborando planes de cómo restaurar los manglares y mitigar la destrucción de algunos 2.000 pies cuadrados de dosel, dijo la portavoz del condado Tere Florin. Todavía no está claro si la ciudad se enfrentará a multas.

Cuando se le preguntó acerca de la eliminación ilegal, el administrador de la ciudad Daniel Alfonso dijo: “Sí he oído que cortamos algunos manglares. Si hicimos algo mal, vamos a tratar de hacer lo correcto”.

En anticipación de la demostración de febrero, la ciudad está gastando $16 millones en los terrenos latentes del estadio. La Asociación Nacional de Fabricantes Marinos, que alberga el espectáculo, ha dado a la ciudad $3 millones para mejoras eléctricas y ha gastado otros $3 millones en muelles temporales.

Se espera que el espectáculo, que también debe obtener una autorización del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EEUU para seguir adelante, atraiga a una multitud de 100.000 personas con 1.500 barcos. Alrededor de 500 de eso barcos se van a anudar a los muelles flotantes, que abarcan 268.400 pies cuadrados. Otros 800.000 pies cuadrados de carpas albergarán proveedores.

Funcionarios del Cuerpo han advertido que los muelles, que podrían dejarse en su lugar por hasta tres meses, podrían bloquear la luz del sol y afectar a la línea marítima en unas 55,45 hectáreas de la bahía.

Funcionarios de Key Biscayne también se preocupan por el riesgo a la vida marina del área por el tráfico de barcos, incluyendo un plan para que los taxis de agua transporten a los visitantes.

“Tener una línea de conga de taxis de agua durante la temporada alta para los manatíes simplemente plantea la pregunta: ¿qué están pensando”, dijo Lindsay.

De acuerdo con un memo del 12 de junio, John Ricisak, supervisor del departamento del condado de Miami-Dade por los recursos de costas y humedales, visitó el lugar a finales de mayo y encontró que cortaron 330 pies de costa, dejando sólo un árbol de uva de mar y parches de manglar negro.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide