- Associated Press - Monday, June 8, 2015

El paquete llegó de Ecuador al Aeropuerto Internacional de Miami y algo traía que le llamó la atención a los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) que estaban de guardia el pasado primero de mayo, de acuerdo con documentos de la corte federal.

Los funcionarios decidieron pasar el paquete a través de una máquina de rayos X y encontraron que se trataba de una computadora portátil cuya pantalla mostraba una “densidad inusual”.

Sacándola de la caja, los funcionarios pasaron la computadora nuevamente por el aparato de rayos X, lo que vieron resolvió de inmediato el misterio: la pantalla ocultaba tres bolsas que contenía un polvo blanco que resultó ser cocaína, aproximadamente 250 gramos.

Es sólo un método más para ocultar los envíos de cocaína. En las últimas semanas, agentes federales han descubierto cocaína oculta en cajas de plátano y yuca, dentro de contenedores enviados desde América del Sur y América Central, o escondida en pequeñas bolsas ubicadas en las ingles de viajeros que han arribado por avión de América Latina y del Caribe.

Al examinar el paquete más de cerca, los investigadores consiguieron una pista. Estaba dirigido a una persona de nombre Ricardo Pérez en una dirección a lo largo de la cuadra 3100 de la calle 23 del suroeste en Miami. Cuando los investigadores verificaron los registros públicos, no pudieron localizar ninguna persona con ese nombre en esa dirección.

Los investigadores se enteraron también que un servicio de entrega proyectaba transportar el paquete a la dirección el 5 de mayo. El servicio de entrega informó a los investigadores que un hombre que se identificó como Ricardo Pérez había llamado preguntando acerca de si el paquete había llegado.

Los agentes federales, acompañados por policías locales, entregaron el paquete en una casa que tenía un letrero al frente que ofrecía lecciones de música, de acuerdo con una denuncia penal presentada por un agente especial de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE).

Un vocero de HSI dijo que no podía hacer comentarios sobre el caso porque la investigación aún estaba en curso. La abogada de Sánchez no pudo ser ubicada para que hiciera comentarios.

Al llegar disfrazados de empleados del servicio de entrega, los agentes vieron a un hombre sentado bajo un dosel al frente de la casa.

Cuando los agentes estacionaron la furgoneta de reparto, el individuo se acercó y se identificó como Ricardo Pérez. Firmó el recibo de entrega y tomó el paquete que contenía el computador portátil con la cocaína oculta en la pantalla, según la denuncia penal.

Fue entonces que los agentes detuvieron al individuo. Cuando un agente le preguntó su nombre, éste respondió: Ricardo Sánchez.

Entonces el agente le encontró un teléfono celular. La denuncia penal dice que Sánchez autorizó al agente revisar los números del teléfono, pero Sánchez señaló que el teléfono no era en realidad suyo ya que apenas lo había encontrado. También le dijo a los investigadores que ese mismo día una persona había venido de una casa vecina pidiéndole recibir un paquete, dice la denuncia penal.

La denuncia no dice si Sánchez finalmente accedió a cooperar con los investigadores y les reveló quien le envió el computador portátil desde Ecuador y si el envío era parte de una conspiración internacional de tráfico de drogas.

Sánchez ha sido instruido de cargos y ahora se encuentra detenido a la espera de ser enjuiciado. Las acusaciones son importar cocaína con la intención de venderla y distribuirla.

Si es encontrado culpable la pena máxima sería de 20 años en prisión.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide