- Associated Press - Thursday, September 17, 2015

El alcalde condal Carlos Giménez recibió el jueves un fuerte apoyo al prepuesto del 2016, que no aumenta los impuestos pero sí eleva el gasto, así como gastos agregado a última hora bajo presión de grupos ambientalistas que se quejaron de que el plan original no tomaba en cuenta el aumento del nivel del mar.

“Me alegra ver que se modifique el presupuesto”, dijo la comisionada Daniella Levine Cava. “Necesitamos hacer las cosas más rápido y hacer más”.

El presupuesto de $6,800 millones aumenta las horas de operación de algunas bibliotecas del condado, contempla usar una segunda embarcación de bomberos en la Bahía de Biscayne, contempla más contrataciones en las cárceles, amplía aumentos de sueldo a empleados no sindicalizados y altos funcionarios, y echa atrás reducciones en el corte del césped en parques de Miami-Dade. El dinamismo del mercado de la vivienda ha hecho aumentar los ingresos por concepto de impuestos a la propiedad por encima de los pronósticos, generando $120 millones más este año, a pesar de que el impuesto general a la propiedad permanece en $976 por cada $100,000 de valor gravable.

Los comisionados aprobaron la mayoría del presupuesto del alcalde Giménez en una votación de 11 a 2, en la que Xavier Suárez y Juan C. Zapata votaron en contra. “Usted dijo que era un conservador desde el punto de vista fiscal”, le dijo Zapata a Giménez. “Yo me considero fiscalmente conservador y no creo que este presupuesto sera fiscalmente conservador”.

Giménez recibió las mayores críticas a su presupuesto de grupos ambientalistas, quienes usaron una audiencia celebrada anteriormente este mes para criticar al gobierno condal por sólo mencionar el aumento del nivel del mar sólo una vez en el voluminoso plan de gastos, y en la lista de proyectos para parques que no están financiados.

Esas críticas continuaron el jueves, aunque Giménez ya había cumplido una exigencia de grupos ambientalistas de crear un nuevo cargo para impulsar las medidas contra el cambio climático. El alcalde anunció que el nuevo cargo, que tendrá un sueldo de $75,000, en un memorando a principios de esta semana, y comenzó la tarde del jueves anunciando que había aumentado en $300,000 el presupuesto dedicado a combatir le cambio climático. Ese dinero, aprobado por los comisionados en la votación sobre el presupuesto, financiará obras de ingeniería para ayudar a Miami-Dade a preparar sus carreteras, puentes y otra infraestructura para un aumento del nivel del mar.

La infusión de $300,000 fue una victoria parcial para los grupos ambientalistas, que habían presionado al condado a que invirtiera $500,000 en ingenieros.

Aunque algunos ambientalistas agradecieron a Giménez los fondos adicionales, otros se quejaron de que no era suficiente. Algunas de las críticas más fuertes provinieron de alumnos de secundaria que se presentaron en el Ayuntamiento.

“¿Cuándo este gobierno va a tomar esta amenaza con seriedad?”, preguntó Miranda Pertierra, de 17 años y alumna de último año de la secundaria Coral Reef.

Al subir al podio, Jacob Coker-Dukowitz, de Miami, dijo a los comisionados: “Tengo muchas notas… cuando comencé a escribir esto, se empezaron a salir las lágrimas, porque sé que incluso las proyecciones más optimistas que tenemos prácticamente garantizan que perderemos una parte significativa de los Everglades, mis hijos nunca verán lo que existe ahora. Probablemente los Cayos quedarán inhabitables, mis hijos nunca conocerán de lo que yo disfruto ahora”.

“Eso es aterrador”, dijo.

Cuando el presidente de la comisión, Jean Monestime, le preguntó a Giménez sobre la posibilidad de gastar más de $300,000 en la contratación de ingenieros, el alcalde le respondió que “parte del problema que tenemos es que, con el aumento del nivel del mar, no contamos con una solución. Así que incluso su tuviéramos mil millones de dólares ahora mismo, no sabríamos dónde gastarlos porque no hay una solución en este momento”.

Giménez sugirió que el condado debe aliarse mejor con instituciones universitarias locales para investigar el cambio climático y expresó confianza en que habrá avances.

“Lo enfrentaremos, lo derrotaremos, y espero que mis hijos y mis nietos estarán viviendo aquí en el Condado Miami-Dade”, dijo Giménez.

El presupuesto del 2016 es el último que debe aprobarse antes de las elecciones para la alcaldía del condado el próximo año. Suárez estudia la posibilidad de postularse contra Giménez, y Zapata también ha mencionado en público la idea de postularse. Cuando lo eligieron inicialmente en el 2011, Giménez rápidamente echó atrás un impopular aumento del 13 por ciento impuesto el año anterior, además de reducir servicios y realizar despidos para compensar los ingresos perdidos. Giménez presentó su presupuesto del 2016 como un momento de cambio para Miami-Dade, con un aumento del gasto en una burocracia menos abultada.

“Todo esto es posible debido a los sacrificios que hicimos en los últimos cuatro años”, dijo Giménez, que fue comisionado condal.

El presupuesto contempla que Miami-Dade aumente su fondo para emergencias por primera vez bajo su gobierno, un pago de $5 millones como parte de un plan a largo plazo para hace que el fondo, que en este momento tiene $43 millones, a $100 millones para el 2020.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide