- Associated Press - Saturday, September 19, 2015

Francis Dávila descubrió que los límites son solo una ilusión después de ver un grupo de personas con discapacidades físicas interpretar un complejo baile, algunos en silla de ruedas. El reconocido DJ participaba en una actividad benéfica en su natal Guatemala con la Fundación de Artes Muy Especiales, cuando la inspiración tocó su puerta.

“Cuando estuve en esta actividad y vi bailar a estas personas fue algo que de verdad tocó mi vida, me cambió, y quise hacer una canción y un video que fuera un tributo a ellos”, expresa Dávila, quien en el 2012 ocupó el puesto 63 en la lista de los 100 Disk Jockeys más populares del mundo.

Dávila se encuentra en Miami promocionando We Can Be Anything, canción que ya ha tenido gran éxito en Latinoamérica por su mensaje positivo de superación personal y su emotivo video que incluye una impresionante coreografía por parte del grupo de danza Alas de libertad.

El video, dirigido por Giuseppe Badalamenti, logra captar de manera mágica el espíritu vencedor de los integrantes de la compañía de danza mientras dan todo en el escenario del Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias en Guatemala al ritmo de la música electrónica que Dávila compuso especialmente para ellos.

“Esta ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. A pesar de cualquier obstáculo que nosotros podamos ver, ellos viven la vida de una manera muy intensa y nos demuestran que no hay ninguna limitación,” comenta. “Yo quería compartir el mismo sentimiento que tuve al tener esta vivencia con toda la gente que ha seguido mi música a través de los años”.

Dávila inició su carrera produciendo música en el 1998 y desde entonces ha viajado alrededor del mundo tocando sus populares temas de fiesta como Follow The Night y Life Can Be pero ahora dice que quiere usar su música como una plataforma para crear conciencia.

“Canciones de fiesta hay demasiadas. Ya he estado en eso por muchísimos años y creo que ahora estoy en una etapa donde estoy listo para dar mensajes claros y directos que inviten a la gente a ser personas mejores”.

Sus canciones positivas llegan a buena hora para Guatemala, un país que ha vivido durante los últimos meses una frágil situación política y económica.

En mayo Dávila lanzó Rise, una canción que invita a levantarse contra la opresión, y al poco tiempo sus compatriotas guatemaltecos empezaron a salir a las calles exigiendo justicia en el caso de corrupción aduanero conocido como “La Línea”.

“Estamos viviendo un momento muy difícil pero también puedo decir que es un momento muy bueno porque esta crisis ha permitido que Guatemala se una y se levante ante los sistemas que han tenido oprimida a la gente”, dice el artista.

El 3 de septiembre, el presidente Otto Pérez Molina renunció a su puesto tras recibir una orden de captura en su contra por cargos de defraudación aduanera, asociación ilícita y cohecho pasivo. Pérez Molina actualmente se encuentra en prisión y está siendo investigado, junto a más de 40 funcionarios incluyendo a la ex vicepresidente Roxana Baldetti, por liderar una mafia de corrupción aduanera que le robó millones de dólares al fisco.

“Guatemala se unió, protestó y logró que los tribunales llegaran a condenar a nuestro presidente y nuestra ex vicepresidenta por todas las malversaciones de fondos que han realizado”, señala. “Hay mucha esperanza, hay mucha unidad y creo que estamos listos para vivir el mejor momento de Guatemala”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide