- Associated Press - Thursday, December 11, 2014

Reguladores estatales tomaron control de una compañía de administración del cuidado de la salud de Coral Gables con el plan de liquidarla después de alegar que Florida Healthcare Plus no es financieramente sólida.

Este fue el golpe final a una empresa a cuyos ex ejecutivos se acusó el mes pasado de exportar ilegalmente millones de dólares en beneficios del Medicare a expatriados estadounidenses retirados que viven en América Latina.

El actual equipo de administración, que asumió en enero, declinó hacer comentarios debido a que los reguladores estatales están ahora a cargo de la compañía de cuatro años de antigüedad.

El Departamento de Servicios Financieros obtuvo una orden de una corte de circuito en Tallahassee para colocar a Florida Healthcare Plus bajo bancarrota estatal, el primer paso antes de vender los activos de la empresa.

Florida Healthcare Plus, con unos $130 millones en ingresos anuales recaudados del progama federal Medicare, financiado por los contribuyentes, tiene unos 200 empleados que perderán pronto su trabajo. La compañía tiene 10,000 beneficiarios del Medicare que el estado debe transferir aora a otras compañías de administración de servicios de salud.

El actual equipo administrativo dijo que el estado suspendió en el otoño la inscripción en Florida Healthcare Plus debido a que no cumplió con el requerimiento de capitalización de $3 millones. La falta de reservas informadas fue sólo de $49,000, dijeron funcionarios de la compañía, pero esto provocó eventualmente la absorción de la empresa por parte del estado.

En una entrevista antes del fallo del miércoles de la Corte, el abogado de la compañía, Jaime Guttman, dijo que los reguladores estatales de seguros se mostraron irrazonables, porque Florida Healthcare Plus estaba preparada para cambiar las cosas en el próximo año.

Guttman agregó que la compañía le estaba pagando a los suministradores médicos y satisfaciendo a los beneficiarios de Medicare, mientras llevaba a cabo serias discusiones con inversionistas potenciales para mejorar sus reservas financieras.

“El estado se muestra inflexible”, dijo el martes Guttman al Miami Herald.

En enero pasado, se contrató a la veterana ejecutiva de negocios Susan Rawlings Molina para ayudar a hacer rentable a la compañía de Coral Gables, que administraba planes del cuidado de la salud tanto para pacientes de Medicare como de Medicaid.

Molina dijo que pronto descubrió que Florida Healthcare Plus hacía grandes pagos sospechosos a una pareja de proveedores médicos, y ordenó auditorías internas y externas.

Si pasamos rápidamente a noviembre, los fiscales federales acusaron a seis ex empleados y otras cinco personas de inscribir ilegalmente a beneficiarios con falsas direcciones en la Florida, para que pudieran recibir millones de dólares en el cuidado de la salud mientras vivían como expatriados retirados en Nicaragua y la República Dominicana.

Aunque no se acusó a la compañía misma de algo incorrecto, sí se imputó a media docena de ex empleados, incluyendo al jefe de operaciones Pedro Hernández y al director de mercadeo Abram Rodríguez, de ser miembros de una red criminal internacional que timó en $25 millones al programa federal Medicare para la tercera edad, y al estatal Medicaid para los discapacitados y pobres.

El día de los arrestos, agentes federales hicieron una redada en las oficinas de la compañía para confiscar registros y otras pruebas. El 19 de noviembre, los fiscales federales buscaron también congelar los activos bancarios de Florida Healthcare Plus, lo que hubiera destruido instantáneamente a la compañía.

Pero Molina y el abogado de la compañía, Guttman, persuadieron a los fiscales que detuvieran la acción de congelamiento de esos activos, al explicar que en agosto, Florida Healthcare Plus había informado de las acciones delictivas al Medicare y a la Oficina estatal de Regulación de Seguros - tres meses antes de que se diera a conocer la acusación formal. Sin embargo, los funcionarios de Medicare nunca informaron a los fiscales federales, quienes investigaban desde hacía tres años esta estafa sin precedentes.

“Ellos se dieron cuenta que era un error”, dijo Guttman en una entrevista previa.

El fiscal principal Eric Morales dijo que Florida Healthcare Plus, que operaba bajo el plan privado Medicare Advantage, recibió unos $10 millones en pagos del gobierno por tratar de forma ilegal a unos 1,200 beneficiarios en Nicaragua y la República Dominicana.

Otras compañías no identificadas de administración del cuidado de la salud recibieron unos $15 millones de Medicare en el timo internacional, dijo Morales.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide