- Associated Press - Saturday, December 13, 2014

Hace dos años, los comisionados de Miami prestaron poca atención cuando, durante una discusión sobre los costos de remolques, Tim del Rosal les dijo que sus compañías de remolque estaban perdiendo dinero ante empresas piratas de remolque.

Sin embargo, la policía sí le prestó atención.

El problema no era solamente con las compañías piratas: tres patrulleros de Miami y dos asistentes de servicio público fueron relevados de sus cargos bajo sospecha de que aceptaron sobornos de compañías de remolque que enviaron a lugares donde ocurrieron accidentes de tráfico. Estas compañías no tienen contratos con el municipio.

A principios de este mes, agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) y detectives de la policía de Miami, iniciaron una pesquisa después de las declaraciones de Del Rosal en 2013, y confrontaron a los cinco implicados con evidencias de que, en efecto, aceptaron los sobornos.

“Cinco personas han sido relevadas de sus cargos. Y, según creo, se espera que sean encausadas”, dijo Manuel Orosa, jefe de la policía de Miami.



Dichos agentes y asistentes, dijeron los investigadores, le informaron los accidentes a las empresas ilícitas en vez de notificar a las compañías que tienen contratos con la ciudad, y posteriormente recibieron miles de dólares de las empresas que ayudaron.

Dos de los tres policías de Miami ya confesaron diciendo que recibieron dinero, pero el tercero, junto con los auxiliares de servicio público, no lo ha hecho, según pudo saber el Miami Herald. Sin embargo, hasta el momento, ninguno ha dado suficiente información para ampliar la pesquisa a otros agentes del departamento, le dijo una fuente al Herald.

Los tres agentes relevados de sus cargos con salario fueron identificados como Michael Bode, Artice Peoples y Julio Ruiz.

El viernes, los intentos para hablar con los miembros del Sindicato de la Policía que representan a los agentes fueron infructuosos. Javier Ortiz, presidente de la Orden Fraterna de la Policía, le dijo al periodista Jim Defede, de CBS 4, asociado noticioso del Herald, quien fue el primero en reportar el presunto soborno: “Estamos esperando para ver exactamente cuáles son las alegaciones”.

La fuente de la policía le dijo al Herald que los papeles en el complot de soborno no eran sino “la punta del iceberg”, y luego agregó: “Es algo tan prevalente que está en todas partes”.

La investigación se ha ampliado a otros cuatro agentes en otros tres departamentos en el Condado Miami-Dade.

Orosa no quiso mencionar los nombres de las compañías de remolque que se cree están envueltas en el caso. Solamente dijo que el operativo conjunto entre el FBI y su departamento todavía está en curso.

“Hay una investigación relacionada con agentes de policía que tenemos en servicio”, dijo.

Miami tiene contratos con ocho compañías de remolque que han dividido la ciudad en cinco sectores. La forma en que se supone trabaja es cuando una persona se ve envuelta en un accidente automovilístico puede llamar a un camión grúa, o dejar que sea la policía quien lo haga por ella. Si la policía es quien hace la llamada, el despachador llama a una de las ocho compañías para que responda.

Aunque los costos varían, en la mayoría de los casos el contratista cobra $92 cada vez que remolca un auto, y la ciudad gana $26. El ingreso total en costos de remolque que la ciudad hizo el año pasado no estaba disponible el viernes por la noche, si bien se cree que debe estar cerca de las decenas de miles de dólares.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Sign up for Daily Newsletters

Manage Newsletters

Copyright © 2019 The Washington Times, LLC.

Please read our comment policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide