- Associated Press - Sunday, December 14, 2014

Un hombre que reside en Miami ha sido arrestado en relación con una investigación federal sobre una organización de narcotraficantes que enviaba cocaína y heroína de contrabando a bordo de vuelos comerciales provenientes de América del Sur.

Freddy Garay Cavallos fue detenido por agentes federales el mes pasado y acusado de hacer depósitos “estructurados” en cuentas bancarias para evadir el límite de $10,000 que dispara alertas para avisarle a las autoridades de que se podría estar produciendo una posible operación de lavado de dinero.

El caso es uno de tres registrados en las últimas semanas en Miami-Dade en los que agentes federales desarticulan redes de distribución de narcóticos y armas.

El 11 de noviembre, tres hombres fueron arrestados en un estacionamiento de la cadena de tiendas Target en Miami Gardens y luego fueron acusados ??de vender cocaína. Y el 18 de noviembre, dos hombres fueron arrestados en Miami bajo cargos de venta de metanfetaminas.

El caso Cavallos comenzó hace dos años cuando Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), una unidad de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), comenzó a seguirle los pasos a una organización de tráfico de drogas que enviaba heroína y cocaína a Miami a bordo de vuelos desde Colombia, Ecuador y Venezuela, de acuerdo a una denuncia penal de HSI radicada en la Corte Federal de Miami.

Un gran avance en el caso tuvo lugar el 13 de septiembre cuando agentes federales se incautaron aproximadamente 4 kilogramos de cocaína en una bolsa Nike negra en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) después de recibir información de que la carga ilícita se encontraba a bordo de un avión de American Airlines procedente de Guayaquil, Ecuador, según dice la denuncia de HSI.

Luego, en una operación encubierta, agentes de HSI, de la Administración de Lucha contras las Drogas (DEA) y de la Policía de Miami-Dade vendieron la cocaína a su destinatario que pagó $15,000 y luego acordó convertirse en informante cuando fue detenido. Seis días más tarde, el 19 de septiembre, el informante recibió una llamada de un hombre en Ecuador que le dio instrucciones para ponerse en contacto con otro sospechoso en el caso, identificado en la denuncia como Jeffrey Robalino, para entregarle los $15,000.

Aún bajo vigilancia encubierta, el informante se reunió con Robalino en el motel Red Roof Inn de LeJeune Road y le entregó los $15,000. Robalino expresó sorpresa, diciendo que esperaba recibir $70,000. Sin inmutarse, Robalino tomó la cocaína que quedaba en la bolsa Nike que había llegado de Ecuador y le dijo al informante que tenía la intención de venderla, dice la denuncia.

Robalino entonces llamó a otro de los sospechosos, Garay, y le advirtió que esperaba haber recibido $70,000, dice la denuncia. Después, Robalino abordó un SUV Land Rover azul del 2011 y se marchó. A pocas cuadras, los agentes federales lo detuvieron y le confiscaron los $15,000 que el informante le había entregado, dice la denuncia.

Un presunto cómplice, identificado como Juan Nolberto López, fue arrestado y acusado de conspiración para distribuir cocaína, dice la denuncia. Los investigadores se enteraron más tarde que Robalina y Garay eran ejecutivos de compañías de transporte de carga con vínculos a Ecuador, dice la denuncia.

Agrega que después que los ejecutivos de estas empresas, Garay y Robalina, abrieron cuentas bancarias pusieron en estas 115 depósitos en efectivo entre el 8 de mayo del2012 y el 30 de junio 30 del 2014. Cada depósito era de menos de $10,000. Los depósitos eran por lo general de $9,800 o $9,700.

El segundo caso empezó a principios de octubre, cuando un informante de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) proporcionó información a un agente especial que un individuo conocido como Chico, identificado después como el sospechoso Juan Membreno Robelo, había ofrecido vender grandes cantidades de cocaína enviada desde las Bahamas.

Una denuncia penal de ATF dice que el 13 de octubre Membreno se reunió con el informante en el estacionamiento del club nocturno Coco’s, en el sector noroeste de Miami-Dade y le presentó a dos hombres que se encontraban dentro de un SUV Mercedes-Benz gris y que estos ofrecieron vender varios kilos de cocaína a un precio de $29,000 por kilo. Esa noche, Membreno regresó a Coco’s con el informante y de allí se dirigió al estacionamiento de una tienda automotriz donde se encontraron con los dos presuntos sospechosos de las Bahamas -Henson Miller y Terrance McQueen.

Los tres coincidieron después en reunirse en el estacionamiento de una tienda de la cadena Target en Miami Gardens, donde el 11 de noviembre los agentes federales los detuvieron.

El tercer caso se inició en octubre del 2013, cuando un informante dijo a agentes federales que dos sospechosos, Frank Sesma Bague y Luis Batista, eran distribuidores de drogas y armas de fuego en Miami.

Bajo la dirección de los agentes federales , el informante contactó a Sesma en noviembre del 2013 para organizar la compra de metanfetaminas. Sesma, en una conversación telefónica con el informante, accedió a hacer la venta, de acuerdo con una denuncia penal presentada en una corte federal de Miami por un agente de la Agencia de Lucha Contra las Drogas (DEA).

El informante y un agente encubierto luego acudieron a la casa de Sesma en Miami.

“Sesma salió y se encontró con el informante y el agente encubierto, que estaban en el mismo coche frente a su casa”, dice la denuncia. “Después de una breve discusión, el informante entró a la casa de Sesma con él”.

Unos minutos más tarde, Sesma y el informante regresaron al auto en el que el agente encubierto seguía esperando. “El informante llevaba una bolsa de plástico que Sesma le había dado”, según la denuncia. “Dentro de la bolsa, envueltos en plástico transparente, había una onza de metanfetaminas en forma cristalina”.

Sesma también vendió al informante un revólver calibre 38 y cinco balas, a un precio de $1,800 dólares por todo, dice la denuncia. Durante compras posteriores, Sesma presentó al informante y al agente encubierto a un vecino, identificado en la denuncia como Luis Batista, quien también estaba involucrado en el negocio ilícito, según la queja. Ambos fueron posteriormente detenidos y acusados en la Corte Federal?.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Copyright © 2019 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide