- Associated Press - Tuesday, December 16, 2014

A pesar de haber atropellado mortalmente a un ciclista y darse a la fuga en el viaducto Rickenbacker, Michele Traverso fue condenado a cumplir un tiempo mínimo de cárcel y arresto domiciliario en su condominio de Key Biscayne.

Pero no aprovechó esa oportunidad.

El lunes, sin embargo, un enfurecido juez de Miami-Dade condenó a Traverso a 28 meses más de prisión después que el agente de libertad provisional que lo atiende descubrió que estaba fuera de su casa. La excusa que Traverso dio fue que quería dar un paseo por la playa con su novia.

“En algún momento tiene que aceptar su responsabilidad”, dijo el juez de Circuito de Miami-Dade William Thomas durante la audiencia. “Estremece la conciencia de la corte que esté delante de mí otra vez. Este señor ha tenido todas las oportunidades para convertirse en un ciudadano cumplidor de las leyes”.

El sorprendente giro del caso cierra una noticia seguida muy de cerca en todo el país, que hasta llevó a los legisladores de la Florida a aprobar sentencias más severas para los choferes que abandonan el lugar de un accidente. Traverso, vestido con el mono de los reos en el estrado de los acusados, pareció quedarse pasmado con la decisión. Escondió las manos entre sus palmas.

“Está muy decepcionado, y disgustado consigo mismo”, dijo su abogado, Ramón de la Cabada.

De la Cabada calificó la sentencia “un poco excesiva”. En total, el juez condenó a Traverso a 48 meses, aunque ya ha cumplido 20 meses tras las rejas tras su arresto inicial.

La viuda del ciclista Aaron Cohen dijo que le pareció una sentencia justa que envía un “fuerte mensaje” a los conductores sobre las consecuencias que trae huir del sitio de un accidente.

“Era algo muy simple quedarse en casa cuando había que hacerlo”, le dijo Patty Cohen a los reporteros tras la audiencia. “Se trata de una persona adulta a la que el sistema le ha dado más de una oportunidad. ¿Cómo es capaz de violarlas?”.

Traverso atropelló y le dio muerte a Cohen en el viaducto Rickenbacker en febrero del 2012, un accidente que provocó demandas de seguridad por parte de la ávida comunidad de ciclistas de Miami. Aunque los investigadores sospecharon que Traverso había estado bebiendo, nunca pudieron probar que manejaba ebrio porque escapó del lugar, entregándose al día siguiente.

En enero del 2013, Traverso se declaró culpable de abandonar el sitio de un accidente en el que hubo un muerto. Se enfrentaba a una sentencia máxima de 30 años tras las rejas.

Su abogado argumentó que Traverso padecía de un desorden inmunológico potencialmente fatal y tenía que estar fuera de la cárcel para recibir tratamiento. El juez Thomas lo sentenció a la sentencia obligatoria mínima de 22.6 meses de prisión.

La familia y defensores de Cohen criticaron la sentencia como demasiado leve. El caso tuvo incluso un efecto más grande: el senador de la Florida Marco Rubio, republicano por Miami, utilizó la sentencia como una razón para obstaculizar la nominación del juez al tribunal federal.

A pesar de un amplio apoyo entre los líderes local y la comunidad legal del sur de la Florida, la Casa Blanca terminó por darle la nominación a Thomas.

En Tallahassee, ciclistas iniciaron una campaña para endurecer el castigo del delito de dejar el sitio de un accidente. La campaña funcionó.

La Ley de Protección de Vida Aaron Cohen, que entró en vigor tras firmarse el año pasado, impuso una sentencia obligatoria mínima de cuatro años de cárcel para los automovilistas que son hallados culpable de haber dejado el sitio de un accidente donde alguien pereció. De igual modo, la ley aumentó la sentencia obligatoria mínima de dos a cuatro años de cárcel para el chofer embriagado que huye después de un choque fatal.

De no haber ocurrido el cambio en la ley, Traverso habría seguido bajo arresto domiciliario durante dos años, permitiéndole salir del condominio sólo para ir a la escuela y a trabajar.

Sin embargo, el pasado 6 de diciembre, un agente de libertad provisional hizo una visita temprana a la casa de Traverso en Key Biscayne y lo encontró “en el momento que trataba de regresar a toda prisa al edificio de apartamentos” después de una presunta caminata por la playa.

“Aunque tenga el lujo de tener la playa como su patio trasero, se suponía que no debía ir allí”, le dijo al juez la fiscal Denise Georges.

Georges sugirió que Traverso tenía la costumbre de salir de la casa por otras razones.

En su cuenta de Facebook, Traverso recientemente “compartió” una foto en Internet de un trago de tequila con un texto donde “le pide disculpas” a su hígado. En marzo, utilizó a Facebook para “entrar” en el club Nikki Beach en South Beach.

De la Cabada insistió que Traverso únicamente fue a la playa esa mañana porque sus padres no permiten que su novia entre al condominio. Y que realmente no hay ninguna prueba de que visitó un nightclub.

“Es algo estúpido pero no es una violación”, dijo de la Cabada de la publicación en Facebook.

El juez no se inmutó.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times is switching its third-party commenting system from Disqus to Spot.IM. You will need to either create an account with Spot.im or if you wish to use your Disqus account look under the Conversation for the link "Have a Disqus Account?". Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide