- Associated Press - Tuesday, December 16, 2014

El jurado empezará sus deliberaciones el martes por la mañana para decidir si Juan Felipe Martínez, el agente de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), es culpable o inocente de 12 cargos de extorsión y soborno.

La jueza federal, Cecilia Altonaga, entregará el caso a los integrantes del jurado luego que el lunes la Fiscalía Federal y los abogados de Martínez presentaran sus argumentos de cierre tras un juicio en el que testificaron más de 40 testigos durante más de cinco semanas.

Martínez se declaró inocente luego que un gran jurado emitió un encausamiento con los 12 cargos, de los cuales tres son las acusaciones principales.

Estas son:

Que entre julio del 2010 y marzo del 2011, Martínez y cómplices conspiraron para extorsionar aproximadamente $1.9 millones de parte de ejecutivos de una empresa colombiana de construcción a cambio de que ésta no apareciera en una lista que el gobierno federal utiliza para identificar personas, o entidades, involucradas en narcotráfico o terrorismo.

Que en el 2010, Martínez y aliados obtuvieron $140,000 de un narcotraficante colombiano a cambio de varios favores incluyendo permisos especiales migratorios que permitieron que la mujer, hija y abogada del delincuente pudieran visitarlo en un centro de detención federal en Miami luego de que fuera extraditado desde Colombia.

Que entre finales del 2009 y marzo del 2010, Martínez obtuvo unos $150,000 en efectivo y regalos de un colombiano que había estado involucrado en narcotráfico y lavado de dinero – todo a cambio de obtener un permiso especial migratorio para su hija y mantener contento al agente por temor a ser deportado si no lo complacía.

“Después de cinco semanas de juicio y 43 o 44 testigos, el gobierno ha probado su caso ante ustedes”, dijo a los jurados la fiscal federal Karen Gilbert en su argumento de cierre. “Por ende, el acusado debe ser encontrado culpable. El es un mal policía que vendió su insignia a cambio de dinero”.

Citando un ejemplo de cómo los testigos del gobierno sustentaron el caso de la extorsión contra los ejecutivos de Gerenciar, la compañía constructora de Pereira, Colombia; Gilbert dijo que la evidencia mostraba que Martínez había recibido por lo menos $290,000 en dos pagos – uno por $180,000 en Nueva York y uno por $110,000 en Miami.

Pero Silvia Piñera Vázquez, la abogada principal de Martínez, exhortó a los integrantes del jurado a absolver al acusado de todas las acusaciones porque en ningún momento, dijo, el gobierno logró probar su caso.

“El gobierno se equivocó”, dijo Piñera a los jurados en su propio argumento de cierre. “Juan Martínez es inocente de todos los cargos”.

Estuvo de acuerdo Piñera con el gobierno de que hubo una conspiración en el caso así como extorsión y sobornos – pero no por parte de Martínez.

Piñera dijo que el líder de la conspiración fue José Miguel Aguirre Pinzón – un colombiano que era informante del gobierno y que fue el que – según testigos en el juicio – instigó la extorsión contra Gerenciar.

En ningún momento, dijo Piñera, ningún testigo del gobierno observó a Aguirre entregar dinero a Martínez proveniente de la extorsión a Gerenciar. No hay ningún testigo que los haya visto juntos en Nueva York donde Martínez, según la fiscalía, recibió $180,000 de Aguirre.

En cuanto al presunto pago por $110,000 en el centro de diversiones Bayside Market Place en Miami, Piñera dijo que tampoco hubo testigos que explicaran porque Aguirre dejó ese monto en el auto de Martínez el 29 de marzo del 2011. El episodio desencadenó la investigación que llevó a las acusaciones contra Martínez.

Aguirre no testificó porque está en Colombia tras ser deportado luego de declararse culpable de sobornar a un funcionario y pasar 18 meses en prisión.

Fueron agentes de la Agencia de Lucha contra las Drogas (DEA) los que observaron cuando Aguirre dejó una bolsa con $110,000 en efectivo en el auto de Martínez el 29 de marzo del 2011.

Y aunque la fiscalía dijo que los $110,000 se derivaban de la extorsión a Gerenciar, ninguno de los testigos que presentó el gobierno – incluso el agente de la DEA – hizo tal afirmación.

Uno de los agentes de la DEA que interrogó ese día a Martínez, dijo que éste le dijo inicialmente que no sabía por qué Aguirre había dejado la bolsa de dinero en el auto, o de donde provenía.

Poco más tarde, en un interrogatorio de la DEA más amplio, Martínez dijo que Aguirre le había pedido guardar el dinero porque no quería tenerlo consigo en su hotel.

En otro interrogatorio con un agente del Departamento de Seguridad Interna (DHS), Martínez dijo que una abogada de Miami le había entregado un cheque a Aguirre como pago de honorarios por haberle referido un cliente y que éste había cobrado el cheque y puesto el efectivo en la bolsa que dejó en el auto.

La jueza Altonaga dijo a los integrantes del jurado que después de que les de instrucciones de cómo interpretar la ley, estos podrán comenzar a deliberar para llegar a un veredicto.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide