- Associated Press - Monday, November 24, 2014

Una campaña para reformar la política de reválida profesional de médicos inmigrantes fue anunciada la pasada semana por Solidaridad Sin Fronteras (SSF), una organización con sede en Hialeah que ayuda a los profesionales de la salud a reinsertarse en su campo laboral.

De tener éxito la campaña Ready to Help (Listos para Ayudar), los médicos podrán rendir un solo examen de reválida en lugar de los cuatro que deben tomar actualmente. Además podrán realizar una residencia de dos años como voluntarios al servicio del estado de la Florida en áreas necesitadas, lo cual suplantaría el sistema actual de residencias en los hospitales, explicó el médico cubano Julio César Alfonso, fundador de SSF.

“El país está inmerso en una reforma de salud que ni siquiera cuenta con el 50 por ciento de los profesionales que necesita”, dijo Alfonso. “Además, varios estados están buscando alternativas para contrarrestar el déficit de médicos que enfrentan, e incluso California propuso reducir la carrera de medicina a tres años”.

Sin embargo, Alfonso enfatiza que pese a que desde el 2006, a través del Cuban Medical Professional Parole Program –un sistema de visas para los profesionales de la salud que el gobierno cubano envía a trabajar en misiones a terceros países–, el gobierno de Estados Unidos está importando médicos de alta calidad.

Hasta la fecha, 5,250 profesionales de la salud cubanos han entrado al país a través del programa, 1,275 de ellos en el año fiscal 2014, según cifras proporcionadas por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS).

“El problema es que esos médicos están subutilizados”, afirma Alfonso. “Nuestro objetivo es impedir que esos profesionales que están en contacto directo con la práctica médica, personas que están trabajando en África, en Venezuela, y otras partes del mundo, lleguen aquí, a un país que está necesitado de médicos, y se desvinculen de su carrera”.

Rehenes del gobierno

El Cuban Medical Professional Parole Program considera víctimas de tráfico humano a los médicos que el gobierno de Cuba envía en contingentes, muchas veces bajo coerción, a trabajar en misiones a otros países, una práctica que se ha convertido en una de las fuentes de divisas más importantes del régimen de la isla.

“No son personas cualquiera, son rehenes que el gobierno de Cuba exporta y les paga un promedio de $20 al mes”, dijo a el Nuevo Herald el congresista Mario Díaz-Balart. “De esta manera el gobierno cubano está alquilando personas, lo cual es inaceptable”.

El pasaporte oficial que el gobierno cubano les proporciona a los médicos en misiones es válido solamente para viajar desde y hacia Cuba. Los médicos que desertan de las misiones en Venezuela a menudo cruzan ilegalmente la frontera hacia Colombia, exponiéndose a extorsiones y peligros, para solicitar el parole en la embajada de Estados Unidos. De los que desertan de misiones en Bolivia, muchos cruzan la frontera hacia Perú.

Una vez que llegan a Estados Unidos, los médicos cubanos deben seguir los mismos procedimientos de reválida establecidos para los médicos de otros países.

“Muchos no ingresan a Estados Unidos por miedo a no poder ser los profesionales que somos”, dijo Erlis Torres, un médico cubano recién llegado que se acogió al parole profesional en la embajada de Estados Unidos en Colombia, después de escapar de una misión en Venezuela.

Torres esperaba encontrar trabajo como asistente médico (medical asisstant) en una feria de empleo en la sede de SSF, en Hialeah.

“Como asistente médico aquí voy a estar mucho mejor. En Venezuela nos están explotando. En realidad estamos haciendo más política que medicina”, dijo el joven médico, quien apoya la campaña de reforma de la política de reválida.

Proponen un nuevo examen

La propuesta a la legislatura de la Florida busca cambiar temporalmente los Exámenes para la Licencia Médica de los Estados Unidos (USMLE), por el Examen de Propósito Especial (SPEX), el cual se utiliza en varios estados para reevaluar a médicos que han estado cierto tiempo sin ejercer. Ese examen, asegura Alfonso, “también es complejo y es en inglés, pero no es tan costoso ni tan enrevesado para un profesional recién llegado”.

Los Exámenes para la Licencia Médica de los Estados Unidos (USMLE), implementados desde principios de los 90, se dividen en tres etapas.

La primera consiste en un examen de ocho horas donde los médicos deben responder 44 preguntas por hora, y tiene un costo de poco más de $800. Las preguntas comprenden las ciencias básicas, o sea, la primera parte de la carrera de Medicina.

“Debe ser el examen más difícil del mundo”, dice Duvier Gómez, un médico especialista cubano que llegó a Miami hace un año y estudia para los exámenes. “Es una prueba muy extensa, difícil, y mucho contenido que uno vio hace mucho tiempo”.

La segunda etapa se divide en dos partes, una teórica y una práctica. La parte teórica cuesta unos $800, y la práctica alrededor de $1,400 y sólo se realiza en cinco lugares en todo el país, por lo que los médicos deben pagarse además sus pasajes y alojamiento.

El tercer paso se realiza durante la residencia.

Según Gómez, los exámenes USMLE son muy diferentes a la medicina de análisis que él estudió, donde las evaluaciones consistían en hacer un resumen sobre una patología.

“No creo que un examen evalúe a un médico”, dice Gómez. “Puedes tener un mal día y salir mal”.

Los intentos legislativos para conseguir que los médicos extranjeros obtengan sus licencias utilizando estándares especiales no son nuevos en la Florida. Desde la década de los 60, un curso especial de un año supervisado por la Universidad de Miami permitía a los médicos cubanos exiliados obtener sus licencias.

A partir de 1990, los médicos debían tomar un curso de 505 horas administrado por la Asociación Internacional de Médicos de la Florida (FIMA) antes de hacer los exámenes de reválida, y una ley de 1998 al 2002 permitió a médicos cubanos y nicaragüenses hacer una residencia especial bajo la supervisión de un médico licenciado.

Pero el relajamiento en el proceso de selección para estudiar medicina en Cuba desde finales de los 90, fomentado por la masiva exportación de médicos a terceros países, así como un pobre desempeño en los exámenes de reválida en varios países, han generado preocupación sobre la calidad del cuidado de la salud suministrado por los médicos cubanos.

En el curso escolar 2013- 2014 el Ministerio de Educación de la isla ofreció 12,705 plazas universitarias para estudiar Ciencias Médicas, la cuales contrastan con 1,538 plazas para Ciencias Sociales y Humanidades, y apenas 1,202 plazas para Ciencias Naturales y Matemáticas.

Desde el 2003, las carreras de enfermería y tecnología de la salud se ofrecen sin necesidad de exámenes de ingreso a las universidades cubanas.

Según Alfonso, de ser aprobado el cambio por la legislatura, su organización está dispuesta a ofrecer cursos de capacitación y entrenamiento a los médicos que participen del programa.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide