- Associated Press - Wednesday, October 1, 2014

Al igual que millones de otros mexicanos, Reynaldo Garay Covarrubias entró ilegalmente a los Estados Unidos y se quedó para trabajar.

Eso ocurrió a mediados de la década de 1990. Eventualmente, Garay trajo a su esposa a Estados Unidos y la pareja se ubicó en Miami , donde nacieron sus dos hijas, Guadalupe y Esmeralda.

Pero la relativa estabilidad de la vida de Garay en el sur de Florida, aún en las sombras como indocumentado, quedó destrozada la tarde del 12 de septiembre cuando unos 10 funcionarios de inmigración se aparecieron por su casa en Kendall. Garay, de 48 años, fue detenido y llevado a un centro de detención para inmigrantes. Más tarde, la familia se enteró de que Garay estaba recluido en Krome en el oeste del Condado Miami-Dade. Cuatro días después de su detención, Garay fue deportado a México, dijo la familia.

El caso, uno de entre muchos que involucran la deportación de extranjeros indocumentados, arroja luz sobre los procedimientos en gran medida no públicos que utilizan las autoridades migratorias para detener y expulsar a inmigrantes.

En los centros de detención para inmigrantes, el nombre y ubicación de un detenido están disponible — pero no la razón por la qué está detenido o si se encara deportación o ha sido deportado. Las autoridades federales de inmigración citan privacidad como razones por las que no revelan públicamente detalles de casos específicos.

El abogado de inmigración de Garay en Miami, William Sánchez, dijo que su cliente pudo haber sido deportado de forma inapropiada porque no pudo encontrar evidencia de algún procedimiento de deportación en el tribunal migratorio o alguna orden de deportación – final o pendiente – que haya sido emitida previamente por algún juez de inmigración.

Sánchez también dice que los funcionarios de inmigración nunca respondieron a sus preguntas sobre el caso.

“Hicieron caso omiso de nuestras solicitudes”, dijo Sánchez durante una reciente entrevista en su oficina. “Cuando verificamos los informes en el computador, no encontramos ninguna deportación. Debió haber habído una audiencia en corte”.

Sánchez dice que también verificó un sistema telefónico automatizado del tribunal de inmigración que proporciona información sobre los casos de extranjeros que estén en proceso de deportación o que hayan recibido ordenes de expulsión. El sistema no tiene ninguna información acerca de Garay.

En la tarde del martes, las autoridades federales de inmigración emitieron un comunicado dicendo que Garay había sido deportado por haber entrado al país ilegalmente despues de haber sido expulsado previamente.

“El señor Garay fue removido de los Estados Unidos en el 2008 por la Patrulla Fronteriza,” dice el comunicado. Las autoridades de inmigración identificaron posteriormente el señor Garay como objetivo de la ley de inmigración debido a su reingreso ilegal a los Estados Unidos mientras se encontraba detenido en la cárcel del Condado Miami-Dade por cargos locales. Un equipo de funcionarios de inmigración posteriormente arrestaron al señor Garay en su residencia el 12 de septiembre. Tras su detención, al señor Garay se le entregaron documentos relacionados con la reactivación de su deportación anterior. El señor Garay se negó a firmar los documentos, cosa que fue registrada por el funcionario de inmigración que le hizo entrega de los formularios. Las autoridades de inmigración posteriormente expulsaron al señor Garay a México en la mañana del 16 de septiembre”.

Sánchez dice que ahora está tratando de obligar a las autoridades de inmigración a traer de vuelta a Garay desde México y mejorar el sistema de suministro de información a los abogados de inmigración sobre sus clientes y sus casos.

Entrevistas con miembros de la familia Garay indican que estaban al tanto de que Garay había sido deportado anteriormente. Si no apeló la orden de deportación previa o la Junta de Apelaciones de Inmigración confirmó la orden inicial, entonces las autoridades de inmigración tenían potestad de deportarlo sin más trámite.

Eso está bien, dice el abogado, pero los funcionarios de inmigración deberían haber proporcionado esa información cuando se les preguntó acerca de Garay. En cambio, dice Sánchez, sólo hubo silencio de parte de la las autoridades migratorias. No hubo comentario de parte de las fuentes federales sobre este punto, pero indican que si la familia hubiera contactado a Sánchez más pronto el abogado hubiera tenido máas tiempo para evitar o posponer la expulsión. Es posible que Garay fue deportado antes de que Sánchez se apareciera por Krome el martes.

Garay llegó por primera vez a Estados Unidos a mediados de la década de 1990, ingresando al país de manera ilegal, según su esposa. Algún tiempo después de su arribo como indocumentado, solicitó residencia bajo el programa de amnistía aprobada por el presidente Reagan en 1986, dijo su esposa. Tal programa cubría en gran medida solamente a inmigrantes sin papeles que hubieran estado en el país antes del 1ro de enero de 1982.

En algún momento, las autoridades de inmigración lo deportaron por no tener papeles, dijo su esposa.

Sin embargo, el abogado de Garay dijo que no pudo encontrar ningún registro previo sobre deportación alguna. Garay también podría haber sido procesado penalmente por regresar a los Estados Unidos sin autorización.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide