- Associated Press - Friday, October 10, 2014

Algunos países latinoamericanos han hecho grandes avances en cuanto a la donación y trasplante de órganos, pero otros aún tienen un largo camino por recorrer.

Para analizar maneras de crear conciencia en latinoamericana sobre la importancia de la donación de órganos, 100 especialistas están reunidos en Miami esta semana en el primer Simposio de Trasplante de Organos, organizado por la Sociedad de Trasplantes de América Latina y el Caribe (STALYC), la Universidad de Miami y el Miami Transplant Institute.

Los organizadores del evento, que se celebra el 9 y 10 de octubre en el Hotel Conrad Miami, en Brickell, esperan poder convertirlo en un simposio anual.

“Estamos mirando la manera en que podamos optimizar el uso de mas donantes y que mas pacientes usen la alternativa de trasplantes”, dijo Alejandro Niño Murcia, un doctor colombiano y presidente de la STALYC. “Falta educar a la comunidad, inculcar que se puede generar vida después de la muerte”.

Murcia explicó que hay países en América Latina que aún no cuentan con programas de donación de trasplantes.

“La región en general es muy limitada en la parte de donaciones”, dijo Murcia. “En unos pocos países se ha avanzado, por ejemplo en Uruguay, que tienen 30 donantes por cada millón de habitantes, o en Argentina y Colombia”.

De acuerdo con la Fundación Americana de Trasplantes, en Estados Unidos unas 28 personas mueren cada día por falta de órganos disponibles para trasplantes, y la lista de espera nacional es de más de 13,000 personas.

Existen dos maneras de realizar donaciones. Las donaciones en vida casi siempre provienen de familiares o amigos cercanos que están dispuestos a ayudar a salvar la vida de un ser querido — usualmente de pacientes con deficiencia renal.

Las donaciones después de la muerte solo se pueden realizar una vez se haya declarado una muerte cerebral y requieren de la aprobación de familiares del fallecido. Los órganos de un donante fallecido pueden salvar la vida de hasta ocho personas, de acuerdo con reportes de la Fundación Americana de Trasplantes. Ademas la donación de los tejidos de un cadáver pueden ayudar a 100 pacientes.

“La disyuntiva es sencilla, aunque suene dura”, opinó Murcia. “No tiene ningún sentido ir a un cementerio o a un crematorio, cuando se puede cambiar la vida a muchas personas con su decisión de donar”.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide