- Associated Press - Friday, October 10, 2014

En el tiroteo de palabras desatado el viernes durante el primer debate entre el gobernador republicano de la Florida Rick Scott y su rival demócrata Charlie Crist, no hubo diferencia tan marcada como la que surgió cuando los candidatos hablaron sobre Cuba.

Quedó claro que Crist quiere que Estados Unidos levante el embargo económico contra Cuba porque cree que ha fracasado en traer cambios a isla tras 55 años de gobierno castrista en La Habana. Pero Scott reiteró su respaldo a la medida al afirmar que es un buena herramienta de política exterior apoyada por opositores prominentes en la isla.

Aunque ninguno de los dos candidatos dijo realmente nada nuevo, el debate marcó un hito histórico porque su realización resultó ser una afirmación de ambos candidatos de que los votantes hispanos son no solo importantes sino potencialmente decisivos en la reñida contienda por la gobernación de la Florida en la elección del 4 de noviembre.

Este fue el primero de tres debates, y ambos candidatos aceptaron hacerlo en el canal hispano Telemundo 51, un contundente testimonio de que los votantes que saben hablar español bien podrían ser el factor que determine si Scott se reelige por otros cuatro años o si Crist lo derrota y gana la gobernación para los demócratas.

El debate mismo se realizó en inglés, pero Scott inició y cerró su presentación hablando español, marcado con fuerte acento pero claro.

Además de Cuba, todos los temas candentes que han definido la campaña entre Crist y Scott, salieron a la palestra: la importancia de los votantes hispanos, la enmienda a favor de la marihuana medicinal, el rechazo de la Florida a la expansión del Medicaid, licencias de manejo para inmigrantes indocumentados, aumento al salario mínimo y los matrimonios gay.

Pero fue sobre el tema de Cuba que las mayores diferencias entre ambos candidatos quedaron claras.

Las declaraciones sobre Cuba vinieron cuando la periodista de NBC6, Jackie Nespral, les preguntó si recomendarían que el gobierno federal levantase el embargo económico contra Cuba impuesto desde la década de 1960.

Scott respondió diciendo que las cosas deben de quedarse como están.

“Yo creo en el embargo”, dijo Scott. “He aquí mi razón: los hermanos Castro son terroristas. Son terroristas. No hay democracia en Cuba. Hay violaciones de derechos humanos en Cuba. Las personas que están en el terreno, las Damas de Blanco, [el disidente Jorge Luis García Pérez] Antúnez, dicen que debemos mantener el embargo. Debemos mantener el embargo para que todo mundo sepa que Cuba no es una democracia. Cuba es un estado terrorista”.

Scott dijo también que el castigo de Estados Unidos contra Cuba debe continuar porque el régimen de la isla está ahora interviniendo en los asuntos internos de Venezuela.

“Lo que los hermanos Castro están haciendo ahora en Venezuela, es llevando el problema de Cuba a Venezuela”, apuntó Scott. “Están apoyando al régimen de [Nicolás] Maduro y vemos cómo los opositores pacíficos que protestan están siendo asesinados, arrestados en Venezuela. Por eso no apoyo para nada levantar el embargo hacia Cuba. Creo en la democracia, creo en la libertad, creo en defender nuestra posición para asegurarnos de que los hermanos Castro cambien, y si no cambian, cuando se mueran uno tiene que estar junto a las Damas de Blanco y con ‘Antúnez’ para estar seguros de que tengan un asiento en la mesa, para que puedan hablar de democracia”.

Crist, por su parte, dijo que favorecía ponerle fin al embargo porque consideraba que se trata de una política fracasada.

“Yo entiendo que tenemos un gobierno terrible en Cuba”, declaró Crist. “Es una dictadura totalitaria y un régimen que ha estado ahí por por más de 50 años. Nuestra política para tratar de cambiar eso es tener un embargo. Tristemente, el embargo no ha funcionado”.

Señaló que mantener tal política es realmente reflejo de una enfermedad mental.

“La definición de locura es hacer algo una y otra vez esperando un resultado diferente”, apuntó. “Sobre este tema, con el paso del tiempo, es claro que el embargo no ha cambiado las cosas. Los hermanos Castro aun siguen allí y eso es un tragedia. Pero la tragedia adicional es que el pueblo de isla continua sufriendo. Cuba, según dicen todos los relatos, está atrapada en un túnel del tiempo en la época de los años 50, donde la gente siguen manejando Studebakers. El pueblo sufre, los disidentes sufren, y creo que es obvio para la mayor parte de la gente, que hacer un cambio y tener una política diferente, no una que apoye a los hermanos Castro, claro está, sino que apoye al pueblo de Cuba, sería una mejor ruta a seguir”.

En otro tema de interés para los hispanos, los candidatos hablaron sobre licencias de conducir para inmigrantes indocumentados, aunque la pregunta que se les hizo quizás no fue precisa y por ende no generó la respuesta adecuada.

La polémica se basa en si Scott y Crist apoyan la propuesta de activistas que defienden los derechos de los inmigrantes de que la legislatura estatal apruebe una ley que de a los que no tienen papeles migratorios licencias de conducir para que dejen de manejar ilegalmente. Pero la pregunta que se les hizo fue si estaban dispuestos a permitir que los jovenes inmigrantes conocidos como Dreamers pudieran tener licencias de conducir.

Scott respondió que los Dreamers que tienen ya estatus legal bajo el programa federal que les protege contra la deportación pueden solicitar una licencia de conducir, y de inmediato pasó a hablar de la ley que firmó que permite que los estudiantes indocumentados puedan matricularse pagando colegiaturas reducidas. Crist, por su parte, dijo que apoyaba licencias para Dreamers, pero agregó que también apoya que se otorguen licencias para los que no tienen estatus migratorio.

“Si no puedes manejar para ir a la escuela o al trabajo, entonces buena suerte al tratar de conseguir un empleo”, dijo Crist. “Es una equivocación no darles licencias de conducir”.

Los candidatos también discutieron sus posiciones divergentes sobre la expansión del Medicaid, una propuesta que fue rechazada por la legislatura estatal aunque Scott había dicho originalmente que estaba dispuesto a aceptar fondos federales para tal expansión para cubrir a más beneficiarios.

En su respuesta, Scott pareció referirse a su posición inicial pero no dijo si insistiría en el programa rechazado por la legislatura estatal.

Crist, por su parte, dijo que aunque tuviera que firmar una orden ejecutiva ampliaría el Medicaid de inmediato si se conviertiera en gobernador.

El debate tuvo lugar en los estudios de Telemundo 51 y NBC6 en Miramar en el Condado Broward. El siguiente se realizará al miércoles en el recinto del Broward College en el Condado Broward. El tercero y último tendrá lugar el 21 de octubre en Jacksonville.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide