- Associated Press - Thursday, October 16, 2014

Anthony Bosch, antiguo dueño de una clínica de antienvejecimiento de Coral Gables, pretendió actuar como si fuera médico cuando de forma ilegal le vendió esteroides a estrellas de Grandes Ligas (MLB) y a peloteros de secundaria del área.

Después que comenzó a cooperar con la pesquisa de la Agencia de Lucha Antidrogas (DEA) en agosto, Bosch también le mintió en repetidas ocasiones a agentes federales sobre su consumo habitual de cocaína. Durante varias reuniones relacionadas con la investigación, Bosch le dijo a los agentes de la DEA que no estaba consumiendo ninguna droga ilegal.

Sin embargo, Bosch espera que un juez federal le devuelva la fianza que le revocó, a pesar de haber dado positivo por cocaína dos veces tras su arresto y admitir ante un funcionario de libertad provisional de la corte que desde hacía cuatro años consumía día a día la droga.

“La única razón por la que le dijo la verdad sobre su consumo de cocaína al funcionario de libertad provisional fue porque fue atrapado con las manos en la masa”, dijo el abogado Frank Quintero, que representa a otro acusado que Bosch señaló.

Bosch, de 51 años, que en determinado momento fue el rey de las clínicas de esteroides del sur de la Florida, planea declararse culpable el jueves de un cargo de conspiración para distribuir fármacos ilegales. De igual modo, Bosch, conocido con el apodo de “Dr. T”, ha ayudado no sólo en la pesquisa de la DEA, sino también en la investigación de la MLB del uso de esteroides prohibidos. Su crucial papel como testigo de MLB llevó a la suspensión de 14 peloteros, entre ellos la estrella de los Yankees de New York Alex Rodríguez, quien fue estudiante de secundaria de Miami-Dade, y este año fue suspendido por toda la temporada.

A pesar de su ayuda, las erráticas declaraciones de Bosch sobre su consumo de cocaína podrían provocar que siga en un Centro de Detención Federal de Miami hasta que sea enviado a la prisión.

La semana pasada, el juez de Distrito Darrin P. Gayles en Miami ordenó que Bosch fuera encarcelado de inmediato. Con anterioridad, Bosch había salido en libertad con una fianza de $100,000 bajo condiciones que no consumiera fármacos ilegales y que se le hiciera exámenes de orina sin previo aviso.

“Simplemente no tengo confianza de que vaya a ir”, dijo Gayles en una audiencia celebrada el pasado 6 de octubre.

Guy Lewis, el abogado defensor de Bosch, y ex fiscal federal de Miami, así como el veterano fiscal federal Pat Sullivan, le pidieron al juez que reconsidere su decisión.

Lewis solicitó que Bosch fuera puesto en libertad bajo la llamada “fianza razonable”, lo que le exigiría vivir en un centro privado de tratamiento para abuso de drogas donde también recibiría consejería, según un documento judicial.

Bosch firmó un acuerdo de culpabilidad donde admitió las actividades delictivas que cometió en la clínica de su propiedad, Biogenesis of America.

Acusado de vender of más de 5,000 unidades de testosterona a peloteros profesionales y de secundaria, Bosch se enfrenta a una condena de entre tres años y medio y cuatro años y medio de cárcel, según reglamentos federales de sentencia. Accedió a ayudar a la DEA y a la fiscalía en la investigación, lo que podría hacer más leve su sentencia.

Bosch también ayudó a la MLB al darle los nombres de los clientes de su clínica, algo que provocó en la industria un sensacional escándalo.

Ninguno de los clientes de Bosch ha sido acusado.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide