- Associated Press - Thursday, October 16, 2014

No, no es que su calendario esté en la página equivocada: parece que estamos en el 2010. LeBron James está en Cleveland, aviones de guerra estadounidenses están lanzando bombas en Irak… y la gasolina está regresando a $3 el galón, o menos.

El crecimiento de la producción de petróleo en Estados Unidos, la disminución de la demanda a nivel internacional y, tal vez lo más importante, la primera guerra de precios de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEC) en 30 años, se han combinado para hacer bajar enormemente los precios de la gasolina. En todo el país, la gasolina ha bajado 21 centavos por galón durante el mes pasado y podría bajar otros 20 centavos o más para noviembre, afirman analistas de la industria.

“Durante la última semana, hemos visto muchas gasolineras en la Florida vendiendo gasolina por $3 el galón o incluso menos”, dijo el portavoz de la AAA estatal Mark Jenkins. “Y, a medida que pasen las semanas, vamos a verlo más a menudo”.

Esos precios de gasolina a $3 el galón no han alcanzado todavía al sur de la Florida, pero ya estamos cerca. La pesquisa de precios de AAA muestra que varias gasolineras en Miami y Hialeah están ofreciendo la gasolina regular por $3.09 el galón, y docenas de ellas por debajo de $3.20. El precio promedio en todo el estado, según la AAA, es $3.21.

“El precio ha bajado, el precio se está viniendo abajo”, dijo Jenkins. Siete estados ya han roto el límite mágico de $3 - asegúrese de llenar el tanque si pasa por Missouri, donde el precio de $2.88 es el más bajo del país - y, si el promedio nacional baja a ese límite, sería la primera vez desde diciembre del 2010.

Los precios de la gasolina casi siempre bajan en otoño, cuando terminan las vacaciones de verano y las refinerías cambian a la calidad más barata del combustible para el invierno. Pero prácticamente todo el mundo está de acuerdo en que esta bajada abrupta es algo mucho más profundo.

“Este año hay un montón de catalizadores potenciales sobre la mesa para hacer de esta la bajada más significativa en largo tiempo, y posiblemente la más duradera”, dijo Patrick DeHaan, principal analista de petróleo del website GasBuddy.com. “Probablemente llegará a su límite a mediados de diciembre, pero podría demorar mucho en llegar a una subida significativa”.

Por lo general, las revueltas políticas en el Medio Oriente –como la guerra civil en curso en estos momentos en Siria e Irak– hacen subir astronómicamente los precios del crudo. Pero eso no ha sucedido, en parte porque el mejoramiento de la extracción de petróleo ha hecho de Estados Unidos el principal productor de petróleo en el mundo, y en parte porque las crisis económicas en Europa y China están reduciendo la demanda.

“Lo realmente impredecible, no obstante, es la OPEC”, dijo DeHaan. Cuando Arabia Saudita anunció el año pasado que iba a bajar los precios a hasta $1 el barril, Irán e Irak declararon enseguida sus propias rebajas. La presión por bajar los precios ha continuado desde entonces, y culminó el martes con una rebaja del 4.5 por ciento en un solo día en la Bolsa Mercantil de Nueva York, la mayor rebaja en un solo día en más de dos años.

Las razones por la rebaja de precios saudita no están claras todavía. Muchos analistas, entre ellos DeHaan, consideran que se está gestando un acuerdo entre Arabia Saudita y Estados Unidos para forzar la rebaja de los precios con objeto de castigar a Rusia, una importante productora de petróleo, por su intervención armada en Ucrania.

“Es fácil imaginar que nos sentamos con los sauditas en un sofá y dijimos: ‘Hola, mis amigos, los rusos no están prestando atención a nuestras sanciones económicas. Tal vez ustedes puedan ayudarnos’”, dijo DeHaan. “Un acuerdo como ese no sólo castigaría a los rusos, sino también a otros países productores de petróleo con los que Washington no se lleva, como Irán y Venezuela”.

Un acuerdo similar entre los sauditas y el presidente Reagan en 1985 provocó la guerra de precios anterior de la OPEC. Se cree que la misma costó a lo que era entonces la Unión Soviética hasta $20,000 millones al año y lanzó su economía en una picada de la que nunca se recuperó.

Cómo reaccionará el resto de la OPEC a la guerra de precios es sólo una de diversas variables difíciles de predecir que podrían afectar cómo bajarán los precios del petróleo y cuánto tiempo se mantendrán bajos. Otra es la creciente preocupación con respecto al ébola.

“Es muy difícil saber cómo reaccionarán los consumidores a medida que nuevos casos de ébola se declaran en diferentes países”, dijo DeHaan. “Si todo el mundo quiere quedarse en casa y mantenerse alejado de otra gente, eso reducirá aún más la demanda de la gasolina. Pero eso podría también afectar al resto de la economía si dejan de comprar. Este es un asunto que tiene demasiadas facetas”.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide