- Associated Press - Saturday, October 18, 2014

Cuando el urbanizador Jeff Berkowitz necesitó que los votantes de Miami aprobaran este verano su rascacielos SkyRise Miami, financiado con fondos privados, encontró un aliado y vocero para su campaña en el alcalde de Miami Tomás Regalado. Pero ahora que está pidiendo millones en fondos condales, puede que tenga un oponente encarnizado.

El viernes, Regalado se distanció de SkyRise e hizo un llamado a los comisionados del Condado Miami-Dade para que rechacen la solicitud de fondos públicos de Berkowitz, diciendo que él y el urbanizador hicieron campaña bajo la promesa de que el rascacielos de 1,000 pies, ubicado detrás de Bayside Marketplace, sería construido con fondos privados. Si la comisión condal votara a favor de dar a Berkowitz los $9 millones aprobados el jueves por un comité de desarrollo económico del Condado, el urbanizador recibiría un subsidio financiado por los impuestos a la propiedad.

“No podemos continuar haciendo las cosas de manera diferente de lo que prometemos a la gente”, dijo Regalado al Herald. “No se trata de los $9 millones. Se trata de un asunto moral”.

Berkowitz dijo que los fondos que él está pidiendo financiarían en realidad mejoras a la infraestructura pública. El urbanizador dijo que él está cumpliendo su promesa de que la Ciudad de Miami no gastará fondos públicos en SkyRise, a pesar de que por lo menos un anuncio de campaña financiado por SkyRise en el que aparecía Regalado y en el cual se afirmaba categóricamente que los contribuyentes no tendrían que pagar nada.

“El cien por ciento del dinero del EDF [Fondo de Desarrollo Económico] se dedicará a la infraestructura pública”, dijo Berkowitz. “No al rascacielos”.

Durante casi un año, Berkowitz ha promovido SkyRise, un rascacielos en forma de horquilla en una parcela de terrenos públicos detrás de Bayside, como un lugar que incluirá un pequeño parque temático, un club nocturno y un anfiteatro. Berkowitz, Regalado y promotores regionales de negocios han promovido el proyecto como la versión de Miami de la Torre Eiffel, y Berkowitz ha estimado que el proyecto contribuirá cada año más de $1,000 millones a la economía local.

Berkowitz ha publicitado además el proyecto de $420 millones como una empresa que será financiada con fondos privados. Le dijo al Herald que se esperaban unos $270 millones de inversionistas extranjeros a través del programa de visas EB5, $50 millones de un inversionista institucional de gran escala, $70 millones de inversionistas convencidos personalmente por Berkowitz y otros $30 millones del propio urbanizador.

Pero en el pasado Berkowitz ha tratado de conseguir fondos públicos para su rascacielos. Pidió $10 millones al estado, el cual no le dio un centavo luego que el gobernador Rick Scott vetara una asignación de $2 millones hecha por la Legislatura. Y, en febrero, Berkowitz presentó una solicitud al Condado por una subvención de desarrollo económico de $15 millones de un fondo de $75 millones aprobado hace 10 años por los votantes del Condado.

Esta solicitud al Condado, sin embargo, no fue incluida en la lista de aprobación por la administración condal hasta después del referéndum de agosto en Miami, en el cual el 68 por ciento de los votantes apoyaron el proyecto Skyrise, que estaba vinculado a una enmienda de arrendamiento y a mejoras para Bayside. Durante esa campaña, Regalado, Berkowitz y la operadora de Bayside, General Growth Properties, dijeron a los votantes que el acuerdo traería a la Ciudad de Miami millones en pagos iniciales, millones más en pagos aumentados del arrendamiento, y sin costo alguno al público, aunque todos afirman que esta última promesa significaba que la ciudad como tal no tendría que invertir fondos públicos.

“Esto significa más renta y un pago por adelantado de $10 millones para la Ciudad de Miami”, dijo Regalado en un anuncio en español pagado por Friends of Bayside Marketplace. “Los contribuyentes ganan sin poner un centavo”.

Regalado afirma ahora que él no estaba enterado de que Berkowitz estaba solicitando dinero al Condado, y que se alegra de que Scott haya vetado el financiamiento del proyecto por parte de la Legislatura porque él pensaba que eso ayudó a vender SkyRise. El dice que él no trató de despistar al público, y que no cree que Berkowitz lo haya engañado. En cualquier caso, Regalado afirma que él fue mal informado.

Pero el alcalde afirma que dar media vuelta y pedir $9 millones al Condado que elevarían los impuestos a la propiedad - aunque probablemente eso apenas signifique unos centavos para el contribuyente promedio - es el tipo de medida que “contribuye al cinismo que los votantes sienten con respecto al gobierno”. El dijo que había puesto eso en claro cuando Jack Osterholt, funcionario del alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez a cargo de los programas económicos, le pidió semanas atrás que enviara una carta de apoyo a la solicitud de Berkowitz.

“Yo no tengo control sobre el Condado, pero sí considero que el Condado debe tener en cuenta por lo que votaron las personas de Miami y lo que se les dijo”, dijo Regalado.

Osterholt dijo el viernes al Herald que Regalado se negó a enviar una carta de apoyo, pero dijo que Giménez no considera esos fondos un subsidio a un proyecto privado. Tres comisionados de Miami - Keon Hardemon, Marc Sarnoff y Francis Suárez - firmaron y enviaron cartas de apoyo.

“La posición del alcalde es que él no está invirtiendo dinero en SkyRise. El está invirtiendo dinero en las áreas verdes y los pasos alrededor de SkyRise que probablemente serán usados incluso si nunca se llega a construir SkyRise”, dijo Osterholt.

En total, la solicitud al Condado de Berkowitz muestra que el proyecto tiene $35 millones en costos de infraestructura, incluyendo $4.5 millones para iluminación del lugar, $2.2 millones para un paseo público junto a la bahía y mejoras en la calle, $3 millones para la marina de la Ciudad y otros $18.6 millones para el garaje de Bayside y “otro garaje”.

Berkowitz admitió en la audiencia del jueves que una discusión sobre el impacto de SkyRise sobre el impuesto a la propiedad hubiera podido cambiar en parte el diálogo acerca del proyecto. Pero él puso en duda que estuviera aumentando los impuestos a la propiedad.

“Yo no considero que estoy pidiendo dinero de los fondos de los contribuyentes“, dijo. “Hace diez años, los votantes hablaron, ellos [votaron] a favor de autorizar el gasto de fondos para proyectos importantes. Hasta donde yo lo veos, somos el primer proyecto que califica por ese tipo de financiamiento”.

El viernes, él agregó: “Que [Regalado] sugiera que no deberíamos tener derecho a fondos de desarrollo económico que los votantes han aprobado para proyectos importantes como SkyRise, eso no está bien”.

El redactor del Miami Herald Douglas Hanks contribuyó a este reportaje.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times is switching its third-party commenting system from Disqus to Spot.IM. You will need to either create an account with Spot.im or if you wish to use your Disqus account look under the Conversation for the link "Have a Disqus Account?". Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide