- Associated Press - Thursday, October 2, 2014

Una semana antes de esperarse que una marea alta estacional penetre en Miami Beach, el principal asesor de ciencias de la Casa Blanca visitó el miércoles la ciudad para elogiar a los dirigentes regionales por su trabajo en el cambio climático.

“Lo que ocurre… aquí es realmente un modelo de lo que necesitamos ver en todo el país”, dijo John Holdren ante una audiencia de unas 650 personas en la Sexta Cumbre Anual del Liderazgo en el Clima del Sureste de la Florida, que se celebra en el Centro de Convenciones de Miami Beach.

Holdren, quien el mes pasado estuvo en The Daily Show después de un breve altercado con la Comisión de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes sobre el deshielo polar, obtuvo una recepción mucho más calurosa en la reunión, que contó con una amplia audicencia del gobierno, la industria privada y las organizaciones sin fines de lucro.

La cumbre, parte de un pacto forjado hace cuatro años entre cuatro condados del Sur de la Florida, sirve como una conclusión anual y como un grito de batalla para responder a las amenazas de cambio climático. El evento de dos días tiene una docena de paneles sobre la política y el planeamiento públicos.

Este año, la conferencia coincide con un renovado impulso para responder al cambio climático. Activistas acudieron la semana pasada a Manhattan para una marcha que precedió a una cumbre de las Naciones Unidas donde el presidente Barack Obama destacó al Sur de la Florida como una de las regiones más vulnerables del país. Y el miércoles, el senador federal Bill Nelson dijo a fideicomisarios de la Cámara de Comercio del Gran Miami que planeaba mostrar la semana próxima a un grupo de senadores las inundaciones en el Boulevard Las Olas en Fort Lauderdale.

En su mensaje, Holdren mencionó una lista de riesgos relacionados con el clima, desde la elevación de las temperaturas hasta el empeoramiento de las tormentas. A sólo unos pies por encima del nivel del mar, el Sur de la Florida es particularmente vulnerable tanto a las inundaciones como a la contaminación con agua salada de los suministros de agua.

Debido a que rocas calizas porosas se encuentran debajo de la Florida, puede ser difícil el control de las aguas, dijo al grupo Tommy Strowd, director de operaciones para el Distrito de Drenaje Lake Worthy y ex subdirector del Distrito de Manejo del Agua del Sur de la Florida. El sistema de canales y estructuras de control de inundaciones construido hace medio siglo para drenar los Everglades que cubrían gran parte del Sur de la Florida sólo empeoró las cosas.

Para responder a las amenazas, la Casa Blanca ha tomado un número de pasos, desde establecer límites para el carbón en las plantas de electricidad a comprometer $1,000 millones para la restauración de los Everglades, manifestó el consejero de política Mike Boots, quien preside el Consejo de la Casa Blanca sobre Calidad Ambiental. En marzo, la administración también dio a conocer datos federales que espera estimulen a los científicos y a la industria privada a presentar soluciones.

“No podemos darnos el lujo en esto, así que los necesitamos… para que sigan actuando con valentía”, dijo Boots al grupo.

Holdren manifestó posteriormente que considera al Sur de la Florida como líder en el tema, porque es una de las pocas regiones que ha logrado un pacto.

“No es que el Sur de la Florida sea el único lugar, sino que es realmente una gran colaboración”, comentó Holdren. “Hemos progresado mucho, pero aún tenemos mucho por hacer”.

El redactor del Miami Herald David Smiley contribuyó a este reportaje.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide