- Associated Press - Monday, October 20, 2014

Centenares de devotos, la mayoría de ellos vestidos con atuendos morados, se congregaron el domingo en una parroquia de Kendall para celebrar la procesión del Señor de los Milagros, una de las imágenes más veneradas de la comunidad católica del Perú.

El también llamado Cristo Moreno o Cristo de Pachacamilla fue cargado por cuadrillas de fieles que recorrieron las instalaciones de la parroquia Good Shepherd [El Buen Pastor], en el oeste de Kendall, un popular enclave de inmigrantes peruanos en Miami.

“Esta procesión es una gran expresión de nuestras tradiciones culturales y religiosas”, dijo Julio Prosopio, mayordomo general de la Hermandad del Señor de los Milagros en Good Shepherd. “Esta procesión nació en el Perú y ahora es diseminada en diferentes ciudades del mundo, entre ellas Miami”.

Tras recaudar fondos de los feligreses, la hermandad establecida en Kendall logró preparar una nueva imagen del Señor de los Milagros – similar a la que se encuentra en la iglesia las Nazarenas, en Lima –, y que el domingo estrenó su recorrido por la parroquia Good Shepherd, destacó Meerweir Valdivia, capataz de la agrupación religiosa.

Según la tradición católica, la imagen original del Señor de los Milagros fue pintada en 1661 por un esclavo angoleño en la pared de una iglesia en el vecindario limeño de Pachacamilla y sobrevivió a devastadores terremotos.



El cónsul de Perú en Miami, César Enrique Bustamante, resaltó la masiva participación de fieles que acudieron primero a una emotiva misa de casi dos horas y luego a la procesión festejada fuera de la iglesia localizada en el 14187 de la calle 72 del suroeste.

“Este es un acto de fe de la comunidad católica peruana que forma parte de nuestra historia”, dijo Bustamante, quien acudió como uno de los invitados especiales de la procesión, junto con su esposa María del Carmen.

El paso de la estrenada imagen del Señor de los Milagros en Kendall fue acompañado por una treintena de sahumadoras que purificaban el recorrido con humo aromático. Una de ellas es Milagros Soberón, una empleada de limpieza de hogares que desde hace una década participa en Miami de las procesiones de la venerada imagen, junto con su madre, Consuelo Ticona, de 79 años, y que a pesar de encontrarse en silla de ruedas continúa participando en el ritual religioso.

“Me hice sahumadora por la devoción que siento”, dijo Soberón. “Soy la quinta generación de una familia que tenemos fe y creemos en el Señor de los Milagros”.

Otra sahumadora es Elizabeth Chinchay, quien se encargó de realizar una alfombra de flores en el asfalto de la parroquia en honor al Señor de los Milagros.

“Empecé a hacer la alfombra de flores la noche del sábado, como a las 10 p.m, […] tuve que pintar mucho aserrín de diferentes colores y terminé la madrugada del domingo, como a las 2 a.m., muy cansada pero contenta”, dijo Chinchay. “Fue un honor hacerlo, un acto del respeto y cariño que siento por nuestro Señor de los Milagros”.

Entre los miembros de las cuadrillas de cargadores del Señor de los Milagros figuraba Jesús Purizaga, ex arquero de la selección de fútbol de Perú, que reside en Miami desde hace más de una década.

“Soy cargador del Señor de los Milagros desde hace cinco años y lo hago con mucho orgullo”, dijo Purizaga. “Suelo trabajar todos los domingos, pero esta es una fecha especial en la que me entrego a él por todo lo que ha hecho por mí y por como me sigue bendiciendo como inmigrante”.

Siga a Enrique Flor a través de Twitter en @kikeflor

—-

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

Sign up for Daily Newsletters

Manage Newsletters

Copyright © 2021 The Washington Times, LLC.

Please read our comment policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide