- Associated Press - Sunday, October 26, 2014

Raúl Cortada, 81, guardó sus tijeras y se retiró después de cortar pelo por 53 años en la esquina de Red y Bird Road, cerca de la ciudad de Coral Gables.

Cortada comenzó a cortar pelo en Cuba y luego consiguió trabajo en la barbería Red Bird Barbershop cuando se vino a Estados Unidos en 1961. El fue el primer barbero de habla hispana en presentarse por ese establecimiento.

Después de cortar cabello por más de cinco décadas, Cortada se despidió recientemente de sus compañeros de trabajo para pasar más tiempo con su familia.

“Yo viví enamorado de mi trabajo,” dijo Cortada. “Me voy un poco triste pero feliz de haber pasado los mejores años de mi vida en esta profesión.”

Cortada siguió trabajando en el salón aunque ha cambiado de dueño cuatro veces y ha visto como el lugar se ha transformado: la barbería se convirtió en un salón unisexual y la comunidad que predominantemente hablaba inglés se ha convertido más mixta.

“Era una comunidad de americanos retirados; luego llegamos nosotros los cubanos,” dijo Cortada.

El comenzó a involucrarse en la barbería de su padre, Alberto, el Santiago de las Vegas, un vecindario en la afueras de la Havana. Cortada ayudaba a su padre desde pequeño y se fascinó del ambiente del lugar.

“Soy muy social y me encanta conversar con la gente,” dijo.

Como varias personas en la misma situación, Cortada y su familia se fueron de Cuba para empezar una nueva vida en el Sur de la Florida. Él quería asegurar un mejor futuro para su esposa y sus hijos.

“Nunca me olvidaré de como me violaron mis derechos - es un sistema cruel,” comentó Cortada. “Tuve que abandonar mi país.”

Cortada tuvo que dejar la barbería de su padre y todo le quitaron todo de valor cuando estaba en el aeropuerto en Cuba.

Empezando desde cero, él comenzó trabajando en un Winn-Dixie en Cayo Hueso por unos meses. Después subió en un autobús Greyhound hasta Jacksonville para tomar su examen de barbero.

Cortada dice que todo valió la pena. Ahora ve como sus hijos se han vuelto unos profesionales educados y ahora ve como sus nietos aprovechan las mismas oportunidades.

“Soy agradecido a este país por las oportunidades y la libertad,” dijo Cortada. “He tenido una vida muy feliz y me siento muy bendecido por haber trabajado aquí.”

Cortada fue formando una lista de clientes leales a través de los años, incluyendo altos ejecutivos y jugadores profesionales de los equipos de Miami.

“Él es muy atento con sus clientes. Los adora,” dijo Estrella González, la nueva dueña del salón. “El tiene una vocación que viene por dentro.”

Cortada no planeó retirarse, pero con la edad y uno problemas de salud, no puede seguir al mismo ritmo.

“Tengo artritis en las rodillas, y como barbero, estoy parado por varias horas al día,” comentó Cortada.

También tiene la tensión baja y un compañero de trabajo lo llevó al hospital hace unas semanas.

Algunos de sus clientes lo han visitado en el salón y lo han llamado para desearle lo mejor.

“Yo me he cortado el pelo aquí por 30 años, siempre con Raúl. El es un profesional muy particular,” dijo John Sabina, presidente de Sabina Insurance Group. “El es como familia, yo confío en él.”

Narciso De la Vega, un barbero del salón y uno de los dueños anteriores, ha trabajado con Cortada por más de 26 años y dije que es extraño tener que despedirse de alguien que fue como un segundo padre.

“Ahora es más silencioso. Estamos perdiendo a un personaje,” dijo De la Vega. “No es fácil cuando te acostumbras a tener a alguien ahí.”

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide