- Associated Press - Thursday, October 9, 2014

Un juez federal rechazó la petición de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) de desestimar la demanda de los inmigrantes indocumentados de origen guatemalteco arrestados cuando se presentaron a una oficina de FedEx a recoger sus pasaportes.

El fallo judicial indica que el arresto se realizó sin una orden y sin causa probable, violando “un derecho constitucional claramente establecido”.

En el fallo emitido por el Juez Kenneth L. Ryskamp de la división de West Palm Beach del Distrito Sur de la Florida se le niega a ICE inmunidad calificada ante la demanda de arresto ilegal de Gaspar González y Damaris Vásquez, bajo la Cuarta Enmienda de la Constitución.

González y Vásquez fueron arrestados el 6 de enero del 2010 cuando llegaron a una oficina de FedEx en Riviera Beach a recoger sus pasaportes nuevos emitidos por el gobierno de Guatemala. Los empleados de FedEx habían abierto los paquetes y habían notificado a ICE acerca de los pasaportes.

En ese entonces, FedEx explicó que habían abierto los paquetes como una medida de rutina para tratar de corregir errores en las direcciones, y habían notificado a ICE por sospechas sobre la legitimidad de los documentos. ICE por su parte dijo entonces que había requisado los pasaportes para verificar si eran legítimos, y que detuvieron a los inmigrantes que fueron a buscar sus paquetes luego de que descubrieron que habían violado la ley de inmigración de Estados Unidos.

La ley de inmigración permite que agentes del ICE interroguen y arresten a extranjeros ilegales en Estados Unidos sin una orden si tienen “razón para creer” que el extranjero se encuentra en el país violando alguna ley o regulación y es probable que escape antes de que se pueda obtener una orden para su arresto. “Razón para creer” equivale a “causa probable”.

Sin embargo, según el fallo judicial, “ICE no ofrece justificación para el arresto de los demandantes que no sea el hecho de que los demandantes fueron en última instancia determinados de ser extranjeros ilegales”, y añade que dichas justificaciones no son relevantes para la investigación de la Corte sobre la legalidad de los arrestos.

Según el fallo, la cadena de razonamiento seguida para asumir que González era un extranjero ilegal “no es objetivamente razonable”. La corte rechazó el argumento de ICE de que solamente los pasaportes constituían una base racional para incautar el paquete, y añadió que “causa probable” no se puede justificar solamente por la raza de un individuo.

“Es importante mirar el lenguaje de la orden”, dijo el abogado John de León, quien interpuso la demanda contra FedEx y ICE. “Es un fallo importante porque mantiene los derechos fundamentales y constitucionales de las personas aunque sean indocumentadas”.

Según de León, lo curioso es que en vez de llamar al FBI o a otra agencia de investigación, FedEx contactó a ICE, los encargados de hacer las redadas a los inmigrantes, y atrajeron a sus clientes a la oficina de FedEx para ser detenidos. “Si hubieran querido saber si eran pasaportes falsos hubieran llamado al consulado de Guatemala”, añadió.

El fallo de la corte dice que “nada en los paquetes era obviamente ilegal”, y que “simple diligencia hubiera revelado que una compañía legítima estaba enviando pasaportes de Guatemala legítimos a ciudadanos guatemaltecos viviendo en Estados Unidos”.

Damaris Vásquez, quien iba con su hijo de dos años acompañando a González y otros dos guatemaltecos, se encontraba en su auto en el parqueo de la oficina de FedEx esperando a González cuando fue arrestada.

La orden judicial dice que “es sorprendente” que Vásquez haya sido arrestada solo por llevar a González a la oficina de FedEx. “La redada de inmigración, como se presume, estaba dirigida contra González; Vásquez no tenía un paquete entregado ni era sospechosa de ser un extranjero ilegal antes de los supuestos eventos”.

Excepto Vásquez, quien tiene procesos migratorios pendientes, todos los otros inmigrantes han sido deportados.

La Corte determinó que FedEx, como entidad privada, tiene inmunidad bajo las leyes federales y desestimó la demanda contra la corporación.

De León alega que los sobres fueron abiertos sin una orden judicial, lo cual viola la Constitución de Estados Unidos, y añadió que un paquete enviado hace unos meses a su bufete a través de FedEx por un cliente en el extranjero fue abierto por las autoridades.

Aunque el paquete no tiene ninguna relación con el caso de González y Vásquez, el abogado se quejó ante una Corte Federal de que el gobierno y FedEx, a los cuales estaba demandando por abrir correspondencia, le habían abierto su correspondencia de abogado. “No sé si como amenaza o para amedrentarme”, dijo De León. “Se trata de material privilegiado entre abogado y cliente”, añadió.

Según De León, su queja fue rechazada por la Corte, y el gobierno y FedEx argumentaron que era una inspección de rutina y que no sabían que el paquete estaba dirigido a su bufete porque no decía ‘oficina de abogado’ en el sobre.

“Lo chocante es que sea un procedimiento de rutina que el gobierno esté abriendo todos los paquetes internacionales”, dijo De León. “Uno cree que está protegido en un país donde se respeta la privacidad”.

©2014 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by MCT Information Services

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide