- Associated Press - Wednesday, April 1, 2015

Cuando la sección de Asuntos Internos de la policía de Miami Beach comenzó a investigar al agente del departamento Gary Haughton por apoderarse de una bolsa negra de un sospechoso de robo, Haughton accedió a devolver la bolsa, según indican documentos judiciales.

Sin embargo, cuando Haughton llevó a los detectives a su apartamento, se encontraron con una sorpresa. La bolsa negra hallada en su dormitorio era diferente, y en realidad pertenecía a otro hombre que el agente había arrestado con anterioridad por hurto.

El departamento colocó a Haughton bajo licencia administrativa con derecho a salario mientras detectives y fiscales lo investigan por robarle a por lo menos dos hombres estando de servicio.

La existencia de la pesquisa quedó revelada en una orden de registro que se presentó recientemente en una corte de Miami-Dade. El cargo potential: robo en gran cuantía.

La investigación es el problema más reciente que enfrenta un departamento de policía empeñado en restaurar su imagen tras una serie de embarazosos episodios en los que se han visto involucrados agentes, entre ellos uno que tuvo lugar el mes pasado, donde un sargento fue despedido por emborracharse mientras trabajaba.

Eugene Gibbons, abogado de Haughton, no devolvió las llamadas que se le hicieron para conocer sus comentarios. Haughton, que trabaja en el departamento desde el 2006, estaba asignado a patrullar la zona de Lincoln Road en South Beach. Fue allí que en octubre, arrestó a Glenn Mayes por robar en la tienda Macy’s.

Cuando fue arrestado, Mayes declaró que tenía con él un celular Samsung, audífonos, una bolsa negra, una billetera y $280 en efectivo. Pero los artículos nunca llegaron al cuarto de propiedades de la policía de Miami Beach ni al almacén de evidencias.

Mayes se quejó a Asuntos Internos. Por ley, los agentes de la policía pueden ver detalles de un caso en su contra antes de ser interrogados. Haughton revisó su expediente el 10 de marzo.

Entró en una oficina de Asuntos Internos con su abogado, quien luego le dijo a los investigadores que, en efecto, Haughton tenía la “bolsa negra”, que había estado en la estación de policía.

El documento no explica por qué Haughton se tuvo que demorar más de cuatro meses para entregar la bolsa de un sospechoso.

Haughton le permitió a los sargentos de Asuntos Internos Jim Nash y Thomas Payne incautar la bolsa que estaba en su apartamento de Dania Beach.

Pero de inmediato los investigadores se dieron cuenta que la bolsa era de un estilo completamente distinto. Adentro, había una billetera negra, $1,606.36 en efectivo y tarjetas de identificación pertenecientes a un hombre llamado Luis Carcamo.

Un registro reveló que en noviembre, Haughton arrestó a Carcamo por apoderarse del bolso de una mujer y esconderlo en su mochila en el Ritz-Carlton Hotel, de South Beach. A la mujer se le devolvió la cartera pero las pertenencias de Carcamo nunca llegaron al cuarto de propiedades de la policía.

La investigación cobró importancia hasta convertirse en una pesquisa criminal. El pasado 12 de marzo 12, detectives le entregaron la orden de registro a Haughton cuando estaba en su patrullero estacionado en la estación de Miami Beach. Dentro del maletero, se encontró un celular Samsung y otros artículos dentro de una bolsa de Macy’s.

Ahora los investigadores deberán determinar a quién pertenece el teléfono y dónde está la bolsa de Mayes.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide