- Associated Press - Thursday, August 20, 2015

Cuatro ecuatorianos y dos colombianos están a la espera de ser enjuiciados en el Tribunal Federal de Miami después de ser detenidos en el Océano Pacífico abordo de embarcaciones que se sospecha transportaban cocaína.

Los seis acusados -los colombianos Aureliano Banguera Alegría y Miyer Atanael Quiñones Angulo, así como los ecuatorianos Juan Carlos Cheme Montano, Luis Antonio Valencia Chasing, Jefferson Arroyo Borja y Marlon Fabián Quiñónez Benítez- se han declarado, o proyectan declararse, inocentes, según documentos judiciales y personas familiarizadas con el caso.

Son el grupo más reciente de extranjeros vinculados al narcotráfico en ser procesados en Miami después de haber sido detenidos en alta mar. Durante los últimos años, grupos de extranjeros -en su mayoría sudamericanos- han sido transportados por avión al sur de Florida para ser juzgados por cargos de tráfico de drogas después de haber sido detenidos, mientras viajaban en embarcaciones en el Atlántico, Caribe o el Pacífico.

Estas detenciones han aumentado gradualmente a medida que embarcaciones de patrullaje de los Estados Unidos han intensificado sus operativos en las presuntas rutas marítimas de los narcotraficantes.

Aunque los seis acusados en los dos casos recientes fueron detenidos en dos operaciones de interceptación separadas, las circunstancias de los operativos fueron similares.

El primero de los dos casos recientes comenzó el 28 de junio, cuando un avión estadounidense avistó una lancha rápida en aguas internacionales a unas 157 millas al sur de la frontera entre Guatemala y El Salvador, de acuerdo a unn denuncia penal presentada en la Corte Federal por un agente de la Agencia de Lucha Contra las Drogas (DEA).

El escampavías Stratton del Servicio Guardacostas de Estados Unidos, que patrullaba la zona, envió un helicóptero y un barco más pequeño para investigar y abordar la lancha, según la denuncia.

Cuando el barco de la Guardia Costera se acercó a la lancha rápida su tripulación se dio cuenta de que por un lado la lancha tenía pintado el nombre del puerto ecuatoriano de Manta -pero cuando se estableció contacto con las autoridades ecuatorianas estas no pudieron confirmar que tenían jurisdicción sobre la lancha, según la denuncia.

Como resultado, los tripulantes de la embarcación de la Guardia Costera decidió abordar la lancha rápida, registrarla e interrogar a los tres individuos a bordo: Banguera, Cheme y Valencia. La denuncia, dice que los nueve fardos encontrados a bordo contenían unos 495 kilos de cocaína.

El 20 de julio, dice la denuncia, los tres detenidos fueron trasladados a Panamá donde fueron puestos en un avión con destino a Fort Lauderdale, donde agentes de la DEA los arrestaron.

Este es la primera vez que un documento de la corte en un caso de interceptación de una embarcación por drogas en alta mar revela cómo es que los detenidos son transportados al Sur de la Florida.

Las denuncias penales previas, simplemente decían que los detenidos eran arrestados a su llegada al sur de Florida, pero no daban detalles de cómo eran transportados aquí.

La segunda interceptación se produjo el 13 de julio cuando el Stratton detectó una lancha rápida a unas 160 millas al sur de la costa guatemalteca.

Cuando el Stratton envió una pequeña embarcación a investigar, la lancha rápida se detuvo. Un grupo de abordaje encontró 13 fardos que contenían 680 kilos de cocaína, de acuerdo con una denuncia penal de la DEA.

A continuación, el equipo de abordaje detuvo a los tres tripulantes a bordo: Quiñones Angulo, Quiñónez Benítez y Borja.

Juan de Jesús González, abogado de Quiñónez Benítez, dijo que su cliente es inocente.

“Este hombre nunca antes había salido de Ecuador”, dijo González. “En realidad es solo un jornalero muy pobre que se encontraba a bordo de un bote con otros dos caballeros, que presuntamente transportaba cocaína, frente a la costa de Guatemala”.

Glenn Bruce Kritzer, abogado de Quiñones Angulo dijo que el gobierno federal no tiene buena evidencia contra su cliente.

“Es es otro caso más en el que el gobierno de los Estados Unidos se ha extralimitado, interceptando botes que claramente iban de un punto en América Central a otro punto en América Central y que no se dirigían a los Estados Unidos.” Dijo Kritzer.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide