- Associated Press - Tuesday, August 25, 2015

Este verano, el equipo de defensa legal del senador federal Bob Menéndez y un acaudalado facultativo del sur de la Florida acusó al Departamento de Justicia de presentar un caso de corrupción “contaminado” contra los dos amigos.

Ellos argumentaron que la pesquisa se basó inicialmente en alegaciones “falsas” con fines políticos de que ellos habían tenido sexo con prostitutas menores de edad.

El Departamento de Justicia respondió esta semana, asegurando que esas “alegaciones específicas” habían sido “corroboradas” –o sea, probadas– durante los primeros pasos de la investigación, aun cuando el demócrata de Nueva Jersey y el doctor Salomón Melgen no fueron encausados por ese delito en el caso de corrupción presentado en Newark.

Sin embargo, la fiscalía federal en Miami, que pasó revista inicial a las acusaciones sexuales presentadas anónimamente ante los dos, concluyó que la evidencia presentada por el FBI era tan endeble que nunca presentó una acusación al respecto al gran jurado aquí en el 2013, según fuentes policiales.

No obstante, la investigación de alto perfil ganó impulso de nuevo cuando la sección de integridad pública del Departamento de Justicia presentó cargos de tráfico de influencia contra Menéndez y Melgen en abril.



El encausamiento acusó al veterano legislador de ayudar a Melgen en su disputa multimillonaria contra Medicare y otros favores políticos a cambio de toda una serie de regalos por parte del médico de Palm Beach que incluyeron varios viajes no reportados en un avión privado a la mansión de Melgen en un área turística de la República Dominicana.

En respuesta a una moción de la defensa de que se desestimara el encausamiento, la fiscalía del Departamento de Justicia se mostró indignada ante alegaciones de haber presentado pruebas engañosas de corrupción al gran jurado en Newark, luego de que la imputación inicial de que los acusados habían tenido sexo con prostitutas menores de edad resultó carecer de fundamento.

En su acta, la fiscalía citó numerosos testimonios de testigos ante un gran jurado y declaraciones hechas al FBI, pero esos documentos estaban sellados en las actas judiciales.

En su respuesta, la fiscalía del Departamento de Justicia escribió que “los cargos de corrupción no están contaminados por alegaciones no probadas de que ellos solicitaron prostitutas menores de edad”.

“Al presentársele alegaciones específicas y corroboradas de que los acusados Menéndez y Melgen habían tenido sexo con prostitutas menores de edad en la República Dominicana, el gobierno investigó esas graves alegaciones de manera responsable y diligente”, escribió la fiscalía.

“El encausamiento presentado aquí [en Newark], por supuesto, sólo presenta cargos de corrupción y no incluye alegación alguna de solicitación de prostitutas mejores de edad”.

No obstante, el Departamento de Justicia dio detalles de alguna de la información reunida sobre las alegaciones relacionadas con la prostitución presentadas en contra de Menéndez, hijo de inmigrantes cubanos, y Melgen, nacido en República Dominicana.

“Algunos testigos presenciales describieron una fiesta a la que asistió el acusado Melgen en Casa de Campo, donde el acusado Melgen tenía una residencia y que el acusado Menéndez visitaba a menudo, en la que participaban prostitutas”, escribió la fiscalía en el acta judicial.

“Lo que es más, el acusado Melgen ha traído a numerosas chicas jóvenes de Estados Unidos y otros países en su avión privado a la República Dominicana”, escribieron. “De hecho, uno de los pilotos del acusado Melgen describió a ‘chicas jóvenes” que ‘parecían prostitutas’ y que habían viajado varias veces en el avión privado del acusado Melgen”.

La oficina de Menéndez criticó duramente el encausamiento del Departamento de Justicia, diciendo que su respuesta equivalía a un ataque rastrero contra el senador.

“No hay una sola pizca de evidencia que corrobore alegación alguna de que el senador tuviera nada que ver con prostitución –de cualquier edad, en cualquier momento– y el gobierno lo sabe”, dijo al Miami Herald la portavoz de Menéndez Patricia Enright. “Corroboración no es credibilidad, y alegaciones no son pruebas.

“No hay razón alguna para que el gobierno blinde un desglose de varias páginas de estas alegaciones ya desacreditadas, a no ser que se proponga distraer de los verdaderos puntos débiles del caso, los cuales fueron expuestos en detalle por el equipo legal del senador”.

El abogado de Menéndez, Abbe Lowell, y los de Melgen, Kirk Ogrosky y Matt Menchel, dijeron en un comunicado que responderán a la posición del Departamento de Justicia antes de la fecha límite del mes que viene. “Nos mantenemos firmes con respecto a las mociones y tenemos confianza en que ambos acusados serán vindicados”, afirmaron.

Algunos abogados defensores dijeron estar estupefactos de que el Departamento de Justicia haya dicho que las alegaciones sexuales estaban “corroboradas”, término legal que significa probadas o verdaderas.

El prominente abogado defensor criminalista del sur de la Florida David O. Markus dijo que la declaración del gobierno era “escandalosa”.

“Al darse cuenta de haber sido sorprendido en una situación embarazosa, el gobierno está insistiendo en las acusaciones escandalosas –y falsas– de prostitución de menores por medio de repetirlas”, dijo Markus.

“El mismo admitió luego que semejantes cargos no existían, ya que fueron refutados y nunca fueron presentados ante el gran jurado”, dijo Markus. “¿Para qué entonces repetirlos como si fueran legítimos, excepto para calumniar y levantar falso testimonio contra los acusados?”

“Al recurrir a insultos como estos, la respuesta del gobierno pone al descubierto las debilidades presentes en todo su caso”.

Pero el ex fiscal del Departamento de Justicia Joseph A. DeMaria no se mostró sorprendido por la respuesta del gobierno.

“Cuando un acusado acusa a su vez al gobierno de conducta impropia, la respuesta generalmente detalla toda la evidencia acusadora que ha reunido el gobierno”, afirmó DeMaria, quien trabaja como abogado en Miami. “Es por eso que acusar de este modo al gobierno puede resultar muy arriesgado”.,

DeMaria dijo además que la palabra “corroboración” tiene diferentes significados en las leyes criminales.

“La corroboración en la etapa de investigación es un estándar mucho más bajo que en la etapa de encausamiento”, dijo. “Aunque es cierto que el gobierno debió ser más cuidadoso en su uso de la palabra corroboración en su respuesta, el tribunal federal comprenderá el contexto de la misma”.

La investigación federal a Menéndez y Melgen comenzó hace tres años, cuando un informante misterioso cuya identidad no ha sido dada a conocer hizo una denuncia al FBI sobre supuestas orgías sexuales con chicas menores de edad en la residencia de placer del médico en Casa de Campo.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Sign up for Daily Newsletters

Manage Newsletters

Copyright © 2020 The Washington Times, LLC.

Please read our comment policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide