- Associated Press - Tuesday, August 4, 2015

Hace casi una década, Elvis Pino fue el cabecilla de un grupo de aficionados policiales que empezaron a parar a los conductores, responder a la escena de los delitos y robar equipos de los carros de la policía de Miami-Dade.

El estuvo incluso implicado en un plan para asesinar al fiscal y a los detectives que estaban tratando de parar a su grupo. Finalmente, Pino pasó cinco años tras las rejas antes de salir de las cárceles de la Florida el año pasado.

La libertad de Pino fue fugitiva. El ha sido encarcelado de nuevo, esta vez por alegaciones de haber distribuido cientos de imágenes de pornografía infantil.

Investigadores afirman que en julio Pino usó su teléfono celular para enviar esas imágenes a 50 personas a través de un mensaje de texto de grupo. Pero algunos de los números telefónicos habían sido cambiados y pasados a nuevos suscriptores, quienes reportaron de inmediato las imágenes a las autoridades.

Detectives rastrearon las imágenes y detectaron que provenían de Pino, de 28 años, quien será encausado formalmente el viernes en el tribunal de circuito de Miami-Dade.

Pino, de Hialeah Gardens, enfrenta cargos de mayor cuantía de transmisión de pornografía infantil. Su abogado defensor no respondió el martes a solicitudes de que comentara al respecto.

En el 2006, Pino formaba parte de un grupo de amigos que estudiaban en la secundaria Barbara Goleman Senior High que habían fallado en su intento de hacerse agentes de la policía, aunque a menudo ponían fotos de sí mismos en falsos uniformes en Myspace.com, que era entonces el website más popular de medios sociales de Internet.

Pino y sus amigos fueron acusados de robarse un van y un camión del Equipo de Respuesta Especial de Miami-Dade estacionados en una estación en el Doral. Ellos se robaron además luces estroboscópicas, recipientes de sustancias químicas y puyas que se usan para perforar las gomas de los carros que huyen de la policía.

No se robaron armas de fuego, porque estaban encerradas dentro de la estación. Pino y sus amigos también robaron tiendas de teléfonos celulares y vendieron equipos policiales a otros criminales, según las autoridades.

Luego de su arresto, Pino dijo a los detectives que él y sus amigos se dedicaban a patrullar y a menudo enviaban a policías reales a llamadas falsas para desviarlos de robos en curso. Algunos de los jóvenes también paraban autos en el tráfico y respondían a situaciones delictivas.

Pino, quien usaba el sobrenombre de “Asteroide Uno” (“Asteroid One”), enfrentó asimismo un cargo de asalto lascivo. Detectives afirman que él se hizo pasar por detective de asuntos internos de Hialeah – con tarjetas de negocios y todo – para engañar a la familia de una niña de 13 años, y se le acusa de haber tenido sexo con ella.

Su caso salió en un reportaje del Miami Herald del 2007 sobre falsos policías.

Mientras estaba en espera de juicio, Pino – tras consultar con un santero – trató de hacer que uno de sus cómplices asesinara al fiscal y a los dos detectives principales de su caso. Pero el cómplice era realmente un informante de la policía.

Enfrentado a la posibilidad de nuevos cargos, Pino se declaró culpable de inmediato de toda una variedad de delitos de mayor cuantía, entre ellos hacerse pasar por un agente de la policía, robo con allanamiento de morada y robo de mayor cuantía.

Pino salió de la cárcel en enero del 2014.

En total, Pino envió como mínimo 300 imágenes por medio de su teléfono celular, según un reporte de arresto hecho por la detective de Miami-Dade Jeanette Azcuy. La policía afirmó además que él envió un mensaje de texto libidinoso a una compañera de trabajo.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide