- Associated Press - Wednesday, August 5, 2015

La muerte de otro preso en una cárcel del suroeste de la Florida que ya estaba en la mirilla ha provocado una séptima pesquisa criminal en la misma por parte del Departamento de Policía de la Florida (FDLE).

Quonta Howard, de 35 años, murió a eso de las 6 a.m. del martes en la Institución Correccional Charlotte en Punta Gorda. La muerte de Howard es una de las siete investigaciones abiertas en curso del FDLE en esa cárcel, la cual ha atraído escrutinio público debido a una serie de casos de muertes y abuso a los presos.

El mes pasado, el preso Robert Peterkin fue encontrado muerto en circunstancias que su familia considera sospechosas. La familia dijo que les informaron que Peterkin se había ahorcado, pero que sospechan que hubo algo más siniestro detrás de su muerte.

“Mi hermano nos dijo a mí y a mi hermana mayor que si le pasara algo, los acusáramos a ellos”, dijo su hermana Cecelia Martin al Bradenton Herald el mes pasado.

“El dijo que nada sería lo que parecería ser”.

Estas muertes tuvieron lugar tras el reporte de un gran jurado, dado a conocer el mes pasado, sobre la muerte del preso Matthew Walker, cuya garganta fue aplastada y su cabeza golpeada durante un enfrentamiento con carceleros en la cárcel el año pasado.

La oficina del médico forense clasificó la muerte de Walker como un homicidio, pero ni FDLE ni el gran jurado pudieron determinar quién había sido responsable porque empleados de la cárcel limpiaron la escena del crimen y contaminaron las pruebas. El jurado no pudo encausar a ninguno de los nueve carceleros involucrados en el caso, todos los cuales dijeron no haber visto lo que pasó. Casi todos ellos conservaron su empleo.

También el mes pasado, un ex guardia de la prisión recibió una compensación extrajudicial de $135,000 del estado en conexión con el caso de un preso a quien le sacaron un ojo en el 2008. El agente, John Pisciotta, alegó que había sido amenazado por sus colegas y finalmente despedido por haber reportado lo que sucedió - incluyendo qué guardia sacó el ojo al preso - a las autoridades. A consecuencia de su testimonio, ese guardia fue arrestado, convicto y sentenciado a seis años de cárcel.

En abril, el alcaide de Charlotte, Tim Reid, recibió el premio máximo de dirección del Departamento de Correccionales (DOC) de manos de la secretaria del mismo, Julie Jones, quien elogió sus programas de ayuda a la rehabilitación de los presos. El fue transferido recientemente a la Institución Correccional Suwannee, la cual es objeto asimismo de varias investigaciones criminales con respecto al abuso a los presos.

Funcionarios del DOC declararon que la transferencia de Reid había sido de rutina y que no tenía relación alguna con las muertes o con el reporte del gran jurado, el cual calificó la muerte de Walker de “trágica, estúpida y evitable”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide