- Associated Press - Sunday, August 9, 2015

Un grupo de urbanizadores demandó a cuatro vecinos de Hialeah por difamación e interferencia en el desarrollo de un millonario complejo de apartamentos de alquiler en el oeste de esa ciudad.

Una de las vecinas acusadas es Tania García, quien en julio registró su candidatura para el escaño que Vivian Casals-Muñoz ocupa en el Concejo de Hialeah, de acuerdo con la demanda civil presentada el viernes ante el Onceno Distrito Judicial de Miami-Dade.

“Nosotros estamos demandando a estas personas porque están retrasando un proyecto que en realidad beneficia a la comunidad”, dijo Alex Ruiz, representante del grupo empresarial, en entrevista telefónica con el Nuevo Herald. “Lo que ellos buscan es beneficiar su propia agenda política”.

García dijo sentirse sorprendida con la demanda, la cual calificó como una forma de pretender intimidarla, tanto a ella como a sus vecinos Pedro Romero, Miguel Angel González y Agustín González. Todos ellos presentaron en julio una apelación ante la División Administrativa de Audiencias del gobierno estatal contra el proyecto inmobiliario Villa de Las Palmas.

“Ellos quieren intimidarnos por no quedarnos callados ante el abuso que están cometiendo contra nuestra comunidad”, dijo García. “Nosotros tenemos todo el derecho, bajo la ley, de apelar la decisión del Concejo”.



A inicios de junio, el Concejo de Hialeah aprobó por mayoría el cambio de zonificación –de “baja densidad” a “mediana densidad”–, del terreno localizado en el 3500 de la avenida 10 del oeste. La medida provocó la airada protesta de vecinos que acusaron a los cinco concejales que votaron a favor del proyecto, y al alcalde Carlos Hernández, de “haber traicionado a la comunidad”.

Ruiz enfatizó que la demanda fue una medida legal del grupo empresarial independiente de la apelación presentada por los vecinos ante el gobierno estatal.

El alcalde Hernández ha dicho que respalda el proyecto inmobiliario porque alienta a que generaciones de familias jóvenes permanezcan en Hialeah, en vez de establecerse en ciudades vecinas como Miami Lakes, Doral, Miramar o Pembroke Pines.

Con una inversión de $35 millones, el complejo contará con 240 apartamentos y cerca de 700 parqueos, destacó Ruiz. Además, aseguró que los urbanizadores invertirán en el mejoramiento del sistema de bombeo de agua y alcantarillado en todo el vecindario.

Sin embargo, las criticas vecinales se han enfocado en que el complejo de apartamentos se desarrollará en una zona consolidada de Hialeah, de casas unifamiliares y de calles extremadamente estrechas.

Ruiz indicó que hace unos meses García había difamado al grupo de urbanizadores y de manera específica al empresario Maurice Cayón.

“Ella dijo que el grupo [de urbanizadores] y el señor Cayón compraron a los concejales y que los mantenían. Lo dijo en un reportaje de un canal de televisión local, hace unos meses”, dijo Ruiz. “¡Eso es ridículo!”.

A fines de mayo, el consultor político David Custin acusó a la concejal Casals-Muñoz de haber vendido su voto. Ella votó a favor del proyecto a pesar de haber expresado su previo rechazo. Custin no ha sido demandado por los urbanizadores.

García dijo que el grupo inmobiliario es un importante donante del Comité de Acción Política que impulsó la campaña electoral del alcalde Hernández en el 2013. El grupo empresarial donó $31,500 a ese PAC.

“Considero que al recibir miles de dólares para sus campañas electorales, nuestras autoridades municipales están bajo el compromiso de cumplir con lo que los empresarios quieran”, criticó García.

Ruiz también dijo que la estrategia de García busca dilatar la ejecución del proyecto, lo cual afecta a varias empresas locales y obreros de la construcción. Criticó además que García se haya enfocado en difamar el proyecto como tema de su propia campaña electoral.

“Ellos [los vecinos demandados] pretenden aprovecharse de nosotros para su agenda política, e incluso una de ellas está postulándose para concejal”, dijo Ruiz. “Por eso los estamos demando […] tomamos esos ataques muy en serio porque nuestra reputación e integridad son importantes para nosotros”.

García dijo que decidió lanzar su candidatura debido a que los concejales “no escucharon el clamor de los vecinos”. Desde mayo, más de medio centenar de residentes suelen reunirse en el patio de la casa de García –de una a dos veces por semana-, para coordinar acciones contra el proyecto.

García indicó que una sola vez, el ex alcalde Raúl Martínez, enemigo político de Hernández, acudió a una de esas reuniones.

“El vino en junio para aconsejarnos sobre lo que era un revocatorio, porque nosotros no sabíamos cómo hacerlo”, dijo García. “Incluso nos aconsejó que estábamos haciendo muchas cosas a la vez, por lo que decidimos abstenernos de impulsar un revocatorio contra el alcalde y otros concejales, y optamos por enfocarnos en la apelación contra el proyecto”.

El sábado, Martínez calificó la demanda contra García como una “típica estrategia para acallar a la oposición” pero que a la vez permitiría abrir una Caja de Pandora ya que se podría obtener testimonios juramentados para conocer si políticos y urbanizadores se reunieron para coordinar detalles del proyecto.

“Esta demanda es para intimidar a los oponentes del proyecto”, dijo Martínez. “Ellos [los urbanizadores] saben que el cambio de zonificación de ese terreno es inmoral, porque es un área totalmente residencial”.

Siga a Enrique Flor en Twitter: @kikeflor

—-

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

Sign up for Daily Newsletters

Manage Newsletters

Copyright © 2021 The Washington Times, LLC.

Please read our comment policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide