- Associated Press - Thursday, February 12, 2015

El jueves una corte de apelaciones revisará el caso de un ex agente del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Boston hallado culpable de haber asesinado a un hombre de Miami en 1982.

En el 2008, un jurado encontró culpable a John Connolly de haberle proporcionado información sensitiva a mafiosos de Boston que condujo al asesinato de John Callahan, contador de la empresa World Jai Alai. El cadáver de Callahan se halló en el maletero de un automóvil estacionado en el Aeropuerto Internacional de Miami.

La Corte de Apelaciones del Tercer Distrito de Miami escuchará los argumentos orales en el caso el jueves por la mañana.

El homicidio fue uno de las docenas de asesinatos cometidos por el notorio gángster James “Whitey” Bulger y por miembros de la pandilla de Boston conocida como Winter Hill. La corrupta relación de Connolly con Bulger, su informante, se volvió de conocimiento popular entre el mundo del hampa en Boston y se utilizó como entramado para la película ganadora de varios Oscares “The Departed”.

Un juez de Miami-Dade sentenció a Connolly a 40 años de prisión por el asesinato.

Posteriormente, el año pasado, un panel de jueces de la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito, en una decisión de 2-1, desestimó el veredicto de homicidio contra Connolly basándose en un tecnicismo legal. La determinación resultó curiosa ya que tres años antes, el mismo panel de jueces había ratificado la condena del ex agente sin una opinión por escrito.

Sin embargo, en noviembre, en un extraño procedimiento legal, la corte decidió que a los 10 jueces se les debería permitir analizar la condena de Connolly. Desde entonces, Connolly, de 74 años, ha estado preso.

El jurado de Miami encontró culpable a Connolly en el 2008 de un cargo menor: homicidio en segundo grado, que en los años 80 conllevaba solamente un estatuto de limitaciones de cuatro años.

Los fiscales argumentaron que el uso de un arma de fuego durante el delito convertía a un delito en sancionable con cadena perpetua, sin estatuto de limitaciones.

El arma en cuestión era el arma de servicio del FBI que Connolly tenía a su lado cuando reveló la información sensitiva durante una reunión con los gángsters que condujo a la muerte de Callahan.

En mayo, la Corte de Apelaciones del Tercer Distrito determinó que el arma no tenía conexión ninguna con el crimen.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide