- Associated Press - Saturday, February 14, 2015

Para Gladis Ricart, una inmigrante dominicana, el domingo 26 de septiembre de 1999 iba a ser uno de los días mas especiales de su vida. Era el día de su boda.

Pero la celebración con su familia y amigos pronto se convertiría en tragedia cuando Agustín García, un ex novio de Gladis, entró a su residencia en Richfield, New Jersey, con una pistola calibre 38 en la mano.

García le disparo a Gladis tres veces frente a sus damas de honor, en lo que su defensa legal argumentaría más tarde que fue “un crimen pasional”.

El caso desató una ola de indignación en la comunidad.

Josie Ashton, también dominicana, se sintió profundamente conmovida y decidió conmemorar la muerte de Gladis caminando desde New Jersey hasta Miami con su vestido de novia.

“Yo misma soy sobreviviente de la violencia doméstica. Cuando vi la noticia, no podía creer que estuvieran culpando a Gladis por su propia muerte. Y sentí que tenía que hacer algo” Dijo Ashton. “Es un error justificar el abuso de cualquier forma”.

Siguiendo la causa de Asthon, cientos de mujeres comenzaron a marchar cada año con la intención de crear conciencia sobre las serias consecuencias de la violencia doméstica y promover las relaciones sanas.

Con el tiempo, la marcha de las novias se convirtió en un movimiento internacional que hoy tiene lugar en varias ciudades de Estados Unidos, en Puerto Rico y República Dominicana.

Este año, la marcha tuvo lugar el viernes en la Universidad Barry en Miami Shores, desde donde aproximadamente 300 estudiantes de varias universidades del sur de la Florida y escuelas secundarias, caminaron un total de seis millas mientras proclamaban “¡No vamos a aguantar más!”

Stephanie Wong, hija de Ashton y estudiante de Psicología, es la vicepresidente de la Organización Nacional de la Mujer, que patrocina la caminata.

“Esto lo hacemos para que las personas abusadas encuentren un espacio para alzar sus voces. Muchas víctimas de violencia doméstica continúan sufriendo abusos porque no saben qué hacer, o porque les da vergüenza hablar sobre su situación”, dijo Wong.

Según cifras de la Policía Estatal de Florida (FDLE), sólo en el año 2013 se presentaron más de 100,000 casos de delitos por violencia doméstica, incluyendo asesinatos, violaciones y acoso agravado. De estos casos, hubo 557 arrestos.

Como en el caso de Gladis, muchas de las víctimas no denuncian a sus perpetradores hasta que es demasiado tarde.

“Pero el abuso no es sólo hacia las mujeres”, dijo Ashton “Hemos visto muchos casos de hombres que son maltratados y sienten que no pueden denunciar. El machismo de nuestra cultura nos hace pensar que las mujeres debemos ser sumisas, y que los hombres deben ser rudos”.

Ashton acompaña su ajuar de novia con un velo negro, una camisa de manga larga y lentes oscuros.

“La personas que han sido maltratadas suelen esconder los moretones y las marcas de esta forma”, explicó,

En los programas de educación alrededor de la marcha, la ponencia de la doctora Holly Jacob, fundadora de la Iniciativa para los Derechos Cívicos Cibernéticos, llamó la atención de los jóvenes sobre la “porno venganza” también conocida como pornografía no consentida o violación cibernética. Esta es una nueva modalidad de violencia, en la que el abusador distribuye fotografías o videos de la víctima sin su consentimiento.

“Acciones como éstas pueden destruir la vida de una persona, y también sirven para perpetuar relaciones abusivas mediante el chantaje y la humillación pública”, dijo Jacob, quien fue víctima de este tipo de abuso por parte de su ex novio.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide