- Associated Press - Friday, February 20, 2015

Después de una noche entera de diversión y tragos, un estudiante universitario de Key Biscayne estaba notablemente ebrio cuando atropelló y le dio muerte a un ciclista en Crandon Boulevard, dijo el viernes la fiscal que lleva el caso.

Alejandro Alvarez todavía tenía un nivel sanguíneo de alcohol de .115, muy por encima del límite legal de .08, dos horas después del accidente donde pereció Walter Reyes el mes pasado. Alvarez también dio positivo para consumo de marihuana.

La Fiscalía reveló la evidencia el viernes cuando acusaron formalmente a Alvarez, de 21 años, y estudiante de la Universidad de Maryland, de homicidio culposo en estado de embriaguez y varios otros delitos.

En la audiencia en la corte, la viuda de Reyes, la hija y familiares y amigos llenaron la sala del tribunal. También estaba presente sentado en una silla de ruedas el abogado de Coral Gables Henry Hernández, quien resultó seriamente herido en el accidente que tuvo lugar media milla después de pasar la marina de Crandon Park.

Reyes es la tercera muerte de un ciclista en la vía que conduce a Key Biscayne –la ruta de ciclismo más popular en el Condado Miami-Dade– en cinco años. La tragedia de nuevo ha renovado las peticiones para aumentar las medidas de seguridad a lo largo de Crandon Park y el viaducto Rickenbacker.

En la investigación salió a la luz que Alvarez había estado fiestando toda la noche en el Club Twist, de South Beach, donde consumió por lo menos cinco copas. Se fue del lugar brevemente para llevar a una amiga hasta su automóvil, pero luego regresó.

“Estuvo de fiesta hasta que se fue del club”, le dijo al juez la fiscal Denise Georges.

Según la policía, poco después de las 5 a.m. Alvarez conducía su Volkswagen Jetta del 2014 rumbo a su casa de Key Biscayne cuando se metió en la senda de bicicletas y atropelló a los ciclistas.

Alvarez le dijo a la policía que miraba su celular iPhone para cambiar algunas canciones cuando impactó a los hombres. Asustado, se fue y manejó hasta su casa en Harbor Drive, donde rompió la ventanilla trasera del auto con un palo de golf para “fingir un robo”, dijo la policía.

Sin embargo, Alvarez terminó llamando al 911 y un operador le dijo que volviera al lugar del accidente. La policía notó que “lloraba de una forma histérica” cuando regresó al sitio. Una vez allí, admitió que era el chofer del vehículo arrolló a los ciclistas.

Alvarez negó haber estado bebiendo y, tras fallar una prueba de sobriedad en la vía, se negó a acceder a que le tomaran una muestra de sangre. También olía a alcohol y hablaba con dificultad, dijo la policía.

“No hay palabras para expresar cuánto él y su familia sienten lo que ocurrió”, dijo el abogado defensor de Alvarez, David O. Markus, tras terminar la audiencia. “Todo lo que podemos decir es que en estos momentos nuestras oraciones están con las familias de la víctimas, con la familia de Hernández y Reyes”.

Alvarez, cuya familia vive en una casa valorada en $2.9 millones en Key Biscayne, deberá llevar puesto un monitor electrónico en el tobillo, toda vez que los fiscales dijeron que representa un “riesgo de fuga”. De ser hallado culpable, se enfrenta a una condena de 50 años de cárcel.

De igual modo Alvarez no podrá beber alcohol ni conducir un auto mientras espera el juicio.

Los familiares de Hernández y Reyes declinaron hablar con los medios de prensa. Poco después de finalizada la vista, recibieron condolencias de Patricia Cohen, cuyo esposo, el atleta de triatlón Aaron Cohen, murió atropellado por un vehículo en el 2012 cerca del mismo lugar.

La muerte de Cohen impulsó a los legisladores a aprobar la Ley Aaron Cohen, que le impone una sentencia mínima de prisión obligatoria de cuatro años a los choferes hallados culpables de abandonar el lugar de un accidente fatal. Igualmente, la ley aumenta la sentencia mínima de prisión obligatoria de dos a cuatro años para un conductor ebrio que huye de un accidente donde hubo un muerto.

“Este accidente es escalofriantemente similar al de mi esposo y estoy muy furiosa de que haya vuelto a ocurrir algo así”, dijo Cohen. “Es una tragedia, un verdadero problema cultural. No puedo creer que esta pobre gente tenga que pasar por lo mismo que pasé yo”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times is switching its third-party commenting system from Disqus to Spot.IM. You will need to either create an account with Spot.im or if you wish to use your Disqus account look under the Conversation for the link "Have a Disqus Account?". Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide