- Associated Press - Friday, February 6, 2015

Hace varios años, a Ron Magill, director de comunicaciones del Zoo Miami se le pidió hacer un comercial de televisión para el canal Animal Planet sobre los animales oriundos de Australia y querían que en él apareciera un amigo peludo.

Magill tenía el candidato perfecto para lo que querían: Cobber, un oso koala macho que llegó al zoológico cuando sólo tenía cuatro años.

Aunque a la mayoría de los koalas les molestan las cámaras y no les gusta que los despierten cuando duermen, Cobber abrió los ojos, emitió un pequeño rugido y pareció incluso estar sonriendo.

“Le gustó llamar la atención”, dijo Magill el jueves, horas después que Cobber murió. “Era como un niño disfrazado de koala”.

Magill dijo que Cobber tuvo que ser puesto a dormir debido a lo mala que tenía la salud. Si bien la mayoría de los koalas machos viven solamente 10 años, Cobber tenía 19 y comenzó a padecer una serie de problemas geriátricos, entre ellos rigidez en los miembros y falta de aire.

“Cuando se le hizo la autopsia, supimos que tomamos la decisión correcta”, dijo Magill. “Fue una decisión muy difícil que tomar, pero estaba sufriendo”.

Cobber lledó al Zoo Miami en abril de 1999 cuando el zoológico todavía se llamaba Metrozoo. Cobber, cuyo nombre en jerga australiana es “amigo”, era realmente “amigo de todo el mundo”, dijo Magill.

“Uno trata de no encariñarse mucho con los animales, pero con Cobber era difícil no hacerlo”, dijo Magill. “Le gustaba estar rodeado de gente”.

Cobber pasaba la mayor parte de los días durmiendo -los koalas pasan unas 18 horas diarias durmiendo- comiendo hojas de eucalipto y colgado de ramas y troncos de árboles para que los visitantes al parque disfruten del encantador espectáculo.

A medida que envejecía, le costaba más trabajo ir de un lado a otro. El jueves, Cobber fue exhaustivamente examinado y los veterinarios del parque determinaron que lo mejor era sacrificarlo humanamente tras notar un gran padecimiento cardíaco y una artritis muy avanzada.

“Vivió casi dos veces lo que viven los koalas machos”, dijo Magill. “Nos sentimos muy alegres y orgullosos que pueda haber tenido una vida feliz en el Zoo Miami”.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC

Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times is switching its third-party commenting system from Disqus to Spot.IM. You will need to either create an account with Spot.im or if you wish to use your Disqus account look under the Conversation for the link "Have a Disqus Account?". Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide