- Associated Press - Tuesday, January 27, 2015

Para Rosana Araujo, una licencia de conducir significa no volver a ser víctima de violencia doméstica.

“Te da miedo llamar a la policía por no tener documentos”, dijo esta uruguaya de 46 años y madre de Damián, de 13 años.

Araujo, junto a otros inmigrantes indocumentados y activistas se presentaron el lunes ante la Delegación Legislativa de Miami-Dade para pedirles a los legisladores su apoyo a un proyecto de ley que otorgaría licencias de conducir en la Florida sin importar el estatus legal de las personas.

Luisana Pérez, miembro de la campaña Drive Safe Sunshine State, explicó que la legislación no sólo beneficiaría a los indocumentados, la propuesta también tendría un impacto económico y mejoraría la seguridad vial en el estado.

“Es importante que todos los conductores en nuestras carreteras sean identificados y que hayan pasado las pruebas necesarias para poder manejar”, dijo Pérez. “Además, la ley significaría más ingresos para la Florida a través de la adquisición de seguros viales, nuevas placas y un gran estímulo al campo automotor”.

La Delegación Legislativa de Miami-Dade está compuesta por 45 miembros, incluyendo seis senadores y 18 congresistas estatales.

Drive Safe Sunshine State o Maneje Seguro, es una campaña llevada a cabo por una coalición de organizaciones pro-inmigrantes, de derechos civiles, abogados, políticos, empresas e instituciones religiosas con el fin de aprobar la Ley de Transporte y Seguridad Vial de Florida (SB300).

El proyecto de ley, impulsado por el senador estatal republicano René García, proporcionaría una licencia especial a aquellos inmigrantes que provean un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN, por sus siglas en inglés) y documentación apropiada de sus países de origen.

En mayo del 2013, el gobernador Rick Scott vetó un proyecto de ley sobre la emisión de licencias de conducir que había sido aprobado por la Cámara de Representantes de la Florida por un voto de 115-2 y de forma unánime en el Senado estatal.

Si bien proyectos similares han fracasado durante los últimos cuatro años en la Legislatura de Florida, García cree que su enfoque en la seguridad vial y en la economía estatal lograrán convencer a políticos de Tallahassee.

“Los opositores piensan que es abrirle la puerta a los que no tienen documentos, esa no es nuestra motivación. La motivación es asegurarnos que estas personas estén manejando legalmente”, dijo García. “El costo de tener choferes sin seguros en la carretera es perjudicial para la Florida”.

Once estados, incluyendo Utah, Nuevo México, Nevada y California, han aprobado leyes para otorgar identificación estatal a inmigrantes indocumentados.

Según datos del Departamento de Seguridad Nacional, hasta 730,000 indocumentados en Florida podrían beneficiarse de esta ley. Pérez dice que si un 50% de esas personas obtienen licencias, el gobierno estatal recibiría alrededor de $8.7 millones en ingresos.

Más allá de su propia seguridad, Araujo dice que le gustaría poder conducir para mejorar su calidad de vida y la de su hijo.

“Quiero poder llevarlo a la escuela, poder llevarlo al médico sin depender de otra persona”, dijo Araujo. “Me gustaría poder dejar de limpiar casas y crecer como persona”.

El proyecto de ley SB300 será discutido en el Subcomité de Asignaciones de Transporte, Turismo y Desarrollo Económico del senado estatal luego del comienzo de la sesión legislativa en marzo.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide