- Associated Press - Saturday, July 18, 2015

David Beckham y sus inversionistas planean comenzar las negociaciones con Miami para construir un estadio de fútbol en terrenos de la Ciudad junto a Marlins Park, descartando sus preocupaciones anteriores acerca de una ubicación que ahora consideran que tiene potencial para ser un próspero distrito de entretenimiento.

La Universidad de Miami no está participando en el plan, aunque el socio de Beckham, Marcelo Claure, dijo que continúan las conversaciones con la universidad para construir un estadio lo bastante grande como para albergar a su equipo de football así como a un equipo de las Grandes Ligas del Fútbol (MLS).

“Evidentemente seguimos en conversaciones con la Universidad de Miami, pero nos dimos cuenta de que se nos está acabando el tiempo”, dijo Claure el viernes al Miami Herald. “La MLS ha sido muy clara: si vamos a traer el fútbol a Miami, tiene que ser ahora”.

El alcalde de Miami Tomás Regalado anunció el acuerdo tentativo el viernes en conferencia de prensa luego de una reunión por video con Claure. Dijo que pediría la aprobación de los comisionados de la Ciudad para comenzar las conversaciones sobre cómo Miami podría brindar el terreno para el estadio financiado con fondos privados de Beckham.

“Este momento es un jalón”, dijo Regalado a la prensa. “Tenemos que trabajar juntos”.

En sus declaraciones, Regalado dijo que él estaba a favor de dejar la decisión en manos de los votantes de la ciudad en un referéndum. En conversaciones anteriores sobre el estadio, un referéndum era considerado un obstáculo, aunque semejantes puntos en la boleta han sido aprobados con facilidad, como en el caso del rascacielos de SkyRise Miami en terrenos de la Ciudad, y una expansión con fondos privados de canchas de tenis en el Crandon Park de Miami-Dade .

Además de que la ubicación del Marlins Park ha sido considerada durante mucho tiempo la opción más realista de Beckham, el anuncio del viernes trajo consigo dos elementos más de información.

El primero: que la UM no está participando. La institución privada tiene todavía 17 años pendientes en su contrato de arrendamiento con los Dolphins de Miami en el Sun Life Stadium, y violar ese acuerdo podría resultarles caro. Albergar a la UM llevaría además al estadio de fútbol de Beckham de 25,000 asientos a unos 40,000, complicando el presupuesto y la logística del diseño.

El viernes, el director de deportes de UM, Blake James, dijo que “siempre nos mantendremos abiertos a todas las opciones”, pero subrayó lo mucho que la universidad ama su sede actual y las renovaciones que se están llevando a cabo en la misma.

“Este es un día fantástico para los fanáticos del fútbol en el área del sur de la Florida. Yo los felicito por salir adelante”, dijo James. “No obstante, nosotros tenemos un contrato con Sun Life Stadium y estamos entusiasmados por abrir nuestra temporada allí el 5 de septiembre, un estadio nuevo en muchos sentidos que mejorará la experiencia de nuestros fanáticos”.

El segundo elemento tuvo que ver con los parámetros de lo que se necesita para construir un estadio de fútbol al lado de Marlins Park. Aunque se habló de desviar el tráfico de la 17 Avenida del suroeste a un alto costo, Claure dijo que su firma de diseño no ve la necesidad de hacer cambios tan dramáticos.

“Podemos poner allí un estadio perfectamente sin tener que hacer grandes desvíos en las calles o las avenidas que rodean” al Marlins Park, dijo Claure al Herald.

Los sucesos del viernes hacen oficial el viraje gradual del equipo de Beckham tras 18 meses de búsqueda de un estadio de fútbol en Miami. Los planes originales de Marlins Park incluian un estadio de fútbol al lado, pero Beckham y sus asociados rechazaron el año pasado esa área por estar “contaminada espiritualmente” por las críticas del financiamiento público del estadio de béisbol.

Cuando la oposición no dejó avanzar sus planes de un estadio frente al mar en el downtown de Miami, el grupo de Beckham acabó rindiéndose a la presión y empezó a tener en cuenta la ubicación del Marlins Park, donde Miami es propietaria de grandes terrenos. En meses recientes, UM sirvió de sede de conversaciones con el grupo de Beckham y el alcalde de Miami-Dade Carlos Giménez sobre un posible estadio conjunto, lo cual dio esperanzas a los fans de MLS de que la cosa estaba avanzando.

En su entrevista, Claure se negó a retractarse de la designación de “contaminación” hechas por su asociado Simon Fuller en mayo del 2014. Pero Claure, presidente ejecutivo de Sprint, se mostor abierto a unirse a los Marlins en una ubicación que dijo podría verse rejuvenecida con la combinación de dos deportes.

“Eso nos parece muy bien”, dijo Claure. “Porque ahora tenemos dos propiedades excelentes una junto a la otra. Nuestra meta es crear un parque urbano increíble alrededor de ambos estadios”.

El terreno en cuestión está al lado del Marlins Park, e incluye lotes propiedad de la ciudad, un complejo privado de apartamentos y algunas propiedades comerciales. Marlins Park reemplazó al Orange Bowl, el estadio de football donde antes jugaban los Dolphins y, más recientemente, los Hurricanes de UM. Dada la nostalgia existente por el estadio demolido y la impopularidad del acuerdo de los Marlins, tanto el grupo de Beckham como los funcionarios electos se refieren por lo general a la ubicación propuesta para el estadio de fútbol como “la antigua sede del Orange Bowl”.

Daniel Alfonso, administrador de la Ciudad de Miami, dijo que la misma podría llevar a cabo la compra de los terrenos privados o su expropiación por la ley de dominio eminente. Él y Regalado afirmaron que el grupo de Beckham financiarían la adquisición de los terrenos para que la Ciudad solamente gaste el tiempo trabajado por sus empleados.

Regalado dijo que el equipo de Beckham enviará una propuesta de calendario para las conversaciones con la Ciudad, y que se pedirá a los comisionados que aprueben las negociaciones. A partir de ahí, la discusión se dedicaría a lo que Miami podría pedir a Beckham por los terrenos, el costo de la adquisición de los terrenos privados, cualquier mejora de infraestructura que se necesite para esa ubicación, y el tema posiblemente contencioso de la propiedad del mismo estadio.

En una entrevista, Regalado dijo que no ha discutido el tradicional arrendamiento de los terrenos con Claure, sino que está pidiendo “beneficios comunitarios” que podrían incluir programas especiales para la juventud, entradas gratis para los residentes y otras ofertas no monetarias. “Mi pedido a Marcelo Claure fue tener muchos beneficios públicos para la Ciudad de Miami, y para los niños de Miami”, dijo Regalado.

El redactor del Miami Herald Barry Jackson contribuyó a este reportaje.

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.


Copyright © 2018 The Washington Times, LLC.

The Washington Times Comment Policy

The Washington Times welcomes your comments on Spot.im, our third-party provider. Please read our Comment Policy before commenting.

 

Click to Read More and View Comments

Click to Hide