- Associated Press - Tuesday, July 21, 2015

Una jueza de la Corte Civil de Miami-Dade determinó el lunes que la ciudad de Hialeah deberá indemnizar a cientos de empleados por salarios atrasados y vacaciones obligatorias sin pago, y restaurar sus beneficios en un caso que ha estado peleándose en las cortes desde el 2010.

Ese año, el entonces alcalde Julio Robaina y los concejales municipales aprobaron una rebaja de un 8 por ciento en los salarios de los empleados, más un 7 por ciento en recortes por vacaciones no pagadas; y congelaron los aumentos para reducir los gastos en el presupuesto. La ciudad buscaba ahorrarse unos $1.8 millones con los recortes de sueldo que le ayudara a cerrar un hueco de unos $6 millones en su presupuesto del 2010.

Líderes del sindicato local 161 de la Federación Americana de Empleados Estatales, Condales y Municipales (AFSCME), que representa a los empleados generales de Hialeah, decidió pelear la medida por considerarla ilegal, alegando que el gobierno municipal implementó el contrato sin alcanzar un acuerdo en las negociaciones.

Los empleados llevaron el caso primero frente a la Comisión de Relaciones de Empleados Públicos de la Florida (PERC), que se pronunció a favor de los empleados y del sindicato. El gobierno local disputó esa decisión ante la Tercera Corte de apelaciones de la Florida, y un juez también falló a favor de restaurar los beneficios de los empleados.

Ahora la jueza de la Corte de Circuito de Miami-Dade, Bronwyn C. Miller, dictaminó que la Ciudad debe “anular” las imposiciones del contrato del 2010 y restaurar todos los beneficios al nivel que se encontraban antes de ese año. O sea, devolver a los empleados el dinero que dejaron de cobrar debido a los recortes. El martes, un vocero del gobierno municipal dijo que la Ciudad apelará nuevamente la decisión.

“Ayer (lunes), la jueza dio un fallo a favor del sindicato de los empleados generales de la Ciudad, AFSCME. No creemos que este fallo sea el correcto”, dijo Arnie Alonso, jefe de despacho del alcalde Carlos Hernández, mediante un correo electrónico. “La Ciudad de Hialeah tiene y sigue explorando todas las opciones legales disponibles; incluyendo apelar a una corte superior”.

David Alonso, el vicepresidente del sindicato AFSCME en Hialeah, criticó la posición del gobierno municipal.

“¿Hasta qué punto ellos van a seguir apelando cuando ya han perdido en tres cortes distintas cinco veces?”, cuestionó Alonso. “Estamos hablando de un daño grave que deben reparar sin dar más excusas. Muchos empleados tuvieron muchos problemas financieros, tuvieron que hacer cambios en sus seguros médicos para mantener a sus familiares asegurados, han tenido que tomar y pagar préstamos y las cosas se les han puesto difíciles”.

Alonso dijo que en este momento no existe una cifra concreta de la cantidad de dinero que Hialeah tendría que pagar a los empleados, ya que la cifra ha aumentado en los cinco años que el caso ha estado pendiente en las Cortes. Algunos empleados incluso ya se han retirado. Ahora el sindicato deberá buscar un grupo independiente para que calcule la cantidad de dinero que cada empleado afectado deberá recibir, dijo Alonso.

Eric Johnson, vicepresidente del sindicado de bomberos de Hialeah y quien ha seguido de cerca el caso, consideró que el fallo de Miller omo una “gran victoria” para los empleados municipales y los residentes.

“La Ciudad piensa que ellos pueden apelar, pero no pueden apelar, ya esto pasó por las Cortes y se les ha ordenado pagar varias veces”, dijo Johnson. “Esto es una victoria también para los contribuyentes de Hialeah que no tendrán que correr con más gastos legales para este caso”.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide