- Associated Press - Tuesday, July 21, 2015

Dos residentes del sur de la Florida han sido arrestados bajo sospecha de vender medicamentos con receta que supuestamente habían sido robados de envíos a farmacias o mayoristas legítimos, de acuerdo con documentos de la Corte Federal.

Jorge Moreno y Luis Antonio Rivera fueron detenidos el 16 de junio después de que vendieron medicamentos recetados robados a dos informantes y un agente federal encubierto, de acuerdo con una denuncia penal presentada en el Tribunal Federal de Miami.

El caso es el más reciente que involucra medicamentos robados en el sur de la Florida. Más de una docena de personas han sido arrestadas en la región en los últimos tres años en relación con robo de medicamentos con receta y sin receta de camiones que transportaban la mercadería a mayoristas o minoristas como Target o Wal-Mart.

Miembros de estas bandas criminales más tarde venden ilegalmente en pequeños supermercados comunitarios o por teléfono a minoristas, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, los cargamentos de medicinas desviadas, según personas familiarizadas con los casos.

En casos previos, los fármacos robados han sido en gran parte remedios de venta libre, tales como Mucinex, que es un jarabe para la tos. El caso que implica a Moreno y Rivera se refiere a productos que requieren receta médica. Estos incluyen marcas como Abilify para la depresión, Crestor para el colesterol y Spiriva para síntomas de enfisema.

Chris Kelly, vocero de FDA, dijo que la agencia no haría comentarios sobre el caso.

“FDA, por política, no hace comentarios sobre investigaciones en curso”, dijo Kelly en un correo electrónico a el Nuevo Herald. “Los referimos solamente a lo que está públicamente disponible en la denuncia penal”.

La denuncia penal presentada por un agente especial de investigaciones penales en Miami de la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) no vinculó el caso a los robos anteriores, pero sugirió que el método de venta ilegal era similar.

“Los sujetos bajo investigación explicaron que podían obtener grandes cantidades de medicamentos con receta de diversas fuentes para ser vendidos por una fracción del costo de adquisición legitimo al mayoreo”, según la denuncia penal.

La intensificación de la investigación tuvo lugar el 6 de abril, cuando agentes de FDA monitorearon y grabaron conversaciones durante una reunión entre Rivera y un supuesto cómplice no identificado en el popular restarante Rancho Luna del 45 y la avenida 22 del noroeste, un popular restaurante en el barrio de La Pequeña Habana, en Miami.

El propósito de la reunión fue para que Rivera pudiera presentarle a uno de los informantes a un presunto cómplice, según la denuncia. Agregó que Rivera describió a su presunto cómplice como dueño de una farmacia que podía suministrar medicamentos recetados descontados en un 40 por ciento del costo legitimo de adquisición al por mayor.

En una reunión posterior el 22 de abril también en Rancho Luna, un individuo luego identificado como Jorge Moreno llegó con una bolsa de color negro y una bolsa marrón. La denuncia dice que Moreno y los dos informantes colocaron las bolsas en el interior del maletero del vehículo de uno de los informantes.

En una tercera reunión que tuvo lugar el 8 de mayo en el restaurante Las Vegas 2 en Plantation Marketplace en el condado Broward, un agente encubierto entregó a Rivera $20,000 en efectivo como pago por la entrega previa de medicamentos con receta desviados, según la denuncia penal.

En reuniones posteriores, también realizadas en Las Vegas 2 y en el Hotel Indigo de Miami Lakes, los sospechosos recibieron pagos adicionales para un total de $119,000, de acuerdo con la denuncia penal.

Siga a Alfonso Chardy en Twitter: @AlfonsoChardy

©2015 El Nuevo Herald (Miami)

Visit El Nuevo Herald (Miami) at www.elnuevoherald.com

Distributed by Tribune Content Agency, LLC.

LOAD COMMENTS ()

 

Click to Read More

Click to Hide